Se encuentra usted aquí

26/09/2017
01:03
Mauricio Millán C.
-A +A

Las historias se repiten, México ha vivido una vez más los fenómenos que la naturaleza le impone, por lo cual, estar preparado es una condición básica para un pueblo como el mexicano; las tragedias tienen diferentes rostros, el dolor es intenso y los daños son cuantiosos.

Si bien estas desgracias muestran la fortaleza de un pueblo como México, por su solidaridad y su patriotismo, no por ello dejan de tener costos económicos y efectos colaterales cuantiosos.

En el evento de 1985, Consultores Internacionales S.C. calculó que el impacto económico que se tuvo fue de aproximadamente 5 mil millones de dólares (mdd), cifra que se comprobó años después al esfuerzo económico del país.

Hoy estamos en un hecho similar, pero desafortunadamente ampliado a otras zonas, que van hasta la frontera del sur, incluyendo los estados de Chiapas, Oaxaca, Puebla, Morelos, Guerrero y la Ciudad de México (CDMX), principalmente.

Si bien las metodologías pueden ser cuestionables para poder medir con exactitud el impacto económico que tendrán estos eventos, en una aproximación muy preliminar, de acuerdo con la magnitud de los eventos, se podría calcular que la cifra será alrededor de los 5 mil mdd, llegando a representar un porcentaje cercano a 0.5% del Producto Interno Bruto (PIB), que se distribuirá entre este año y el próximo. De esta forma, el crecimiento esperado del PIB para este año pasaría de un estimado de 2.2% a 1.7%.

Ahora, la pregunta es…

¿Cómo México, con los fondos de emergencia, afrontará el problema a nivel gobierno y privado? El gobierno cuenta con el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) mismo que tiene recursos por 9 mil millones de pesos (aunque hay que considerar que no todo el Fonden es para la reconstrucción o exclusivo para CDMX), cifra que además se puede complementar con el bono catastrófico emitido apenas en agosto por el Banco Mundial por 360 millones de dólares (equivalentes a 6 mil millones de pesos) de los cuales 150 millones de dólares son para terremotos.

No obstante, en este caso, el bono del Banco Mundial sólo es válido para terremotos de magnitud mayor a 7.8 grados en la escala de Richter, lo que aplica para los estados de Oaxaca y Chiapas a raíz del evento con magnitud de 8.2 grados, más no para los estados de CDMX, Morelos y Puebla que vivieron el sismo del pasado 19 de septiembre.

También se cuenta con las donaciones que compañías como Google, Facebook y personalidades del deporte y los espectáculos han realizado, además aún se encuentra en debate la reasignación de recursos que se consideran en la partida presupuestal para el financiamiento a los partidos políticos, donde las propuestas de los propios actores políticos van de una reducción de 20%, pasando por 50% hasta 100%.

Como una referencia, la AMIS pagó en seguros en 1985 a precios actuales 57 mil mdp. Obviamente, lo más costoso para el país es la pérdida de conciudadanos y su impacto en las familias; su ausencia es irreparable.

Sin embargo, la vida debe de seguir y el país tiene que recuperarse económica y emocionalmente; para ello, tenemos la oportunidad primero, de revisar todo lo malo que hemos hecho frente a estos eventos, que NO son cisnes negros, concepto que nosotros hemos usado muchas veces dentro de los estudios de prospectiva para muchos eventos que SÍ podrían serlo, ya que los movimientos telúricos son permanentes en esta zona del mundo; es decir, vivimos en una zona sísmica, lo que conlleva a que tenemos que revisar cada vez más las medidas de protección civil y estar alertas.

Entre los aspectos a revisar, encontramos:

1.- Hoy se ha visto con enojo que muchas de las irregularidades en cuanto a construcciones en la Ciudad de México se debieron a corrupciones, con una responsabilidad criminal considerando que murieron personas. Sería muy lamentable que los dirigentes políticos del país se subieran al carro de la tragedia para medrar con los recursos y los sentimientos de los mexicanos.

2.- Es una buena oportunidad para reconstruir áreas, sobre todo en el sureste del país que demandan una posibilidad de crecimiento diferente.

3.- Los aspectos económicos se tienen que resolver con una gran solidaridad, eficiencia y pulcritud en los manejos de recursos públicos, y hay un punto adicional, que es indispensable considerar, y éste es que brote con fuerza el amor a México y la lealtad a la patria.

Consultores Internacionales S.C. está de luto y solidario a la pena que embarga a miles de mexicanos.

Vicepresidente de Consultores Internacionales S.C.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS