Hacienda: gasolina no se usará con fin electoral

Se entregarán finanzas públicas sanas y la deuda con una tendencia decreciente, asegura; niega que el precio de las gasolinas se vaya a usar con fines electorales durante este año
Miguel Messmacher Linartas Subsecretario de Hacienda y Crédito Público (JUAN CARLOS REYES. EL UNIVERSAL)
08/02/2018
03:00
Leonor Flores y Alberto Verdusco
-A +A

[email protected]

A pesar de la incertidumbre electoral, la economía está creciendo y las finanzas públicas están muy lejos de una situación de fragilidad, afirma el subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Miguel Messmacher.

Dice que no se usará el precio de las gasolinas con fines electorales, pues este año continuarán ajustando el impuesto sin regresar al subsidio para suavizar el costo a los consumidores. “La fórmula es la misma, no ha habido ningún cambio por ser año electoral”, matiza.

En entrevista con EL UNIVERSAL, niega que las finanzas públicas estén prendidas de alfileres, porque aun sin el efecto del remanente del Banco de México (Banxico) se entregarán buenas cuentas y deuda pública con tendencia decreciente.

Lo anterior ha sido reconocido por las calificadoras, analistas y mercados que están convencidos de la sostenibilidad de las finanzas y que hay una mayor confianza de la salud fiscal del país, pondera.

Así, el ganador de las elecciones presidenciales recibirá finanzas públicas sanas y una economía en crecimiento, afirma el funcionario, quien fue ratificado por el Congreso como nuevo subsecretario de Hacienda el pasado 24 de enero.

“Si vale la pena hacer notar que a pesar de un poco de la incertidumbre electoral, la economía está manteniendo un buen dinamismo y en ese sentido, todo apunta a que si bien tendremos o veremos en algún momento distintos ajustes o movimiento en variables financieras por cosas que pasen aquí o por cosas que pasen afuera, la verdad es que el subyacente de la economía es bastante bueno”, asegura.
Perspectivas 2018

En ese contexto, afirma que las perspectivas para la economía en 2018 son favorables como lo anticipa la mayoría de analistas que están elevando sus expectativas para este año.

Pero afirma que en la SHCP no se adelantarán haciendo ajustes a la meta de crecimiento estimada entre 2% y 3%; se esperarán hasta entregar los PreCriterios Generales de Política Económica en abril para ver si es necesario hacer una revisión.

Reconoce que probablemente todavía no se ha disipado todo el efecto sobre la actividad económica vinculada a los desastres naturales, pero asegura que esto parecería que le “está dando la vuelta”.

Otro elemento a favor, apunta, es que por primera vez quizás desde la crisis de 2008, se observa un proceso de aceleración del crecimiento a escala global, como lo reportó el Fondo Monetario Internacional (FMI) tanto para las expectativas de Estados Unidos como de México.

finanzas_publicas.jpg

 

Incluso destaca que lo anterior fue antes de darse a conocer los datos adelantados de crecimiento del cuarto trimestre de México y para 2017 en su conjunto.

Por esa razón, estima que después de que se publique el dato definitivo vendrán las revisiones de los pronósticos de crecimiento para México al alza como se ve por parte de algunos bancos comerciales.

“Algunos economistas en jefe de bancos comerciales están empezando a revisar, todavía ligeramente, al alza sus pronósticos de crecimiento para México, pero ya empezamos en una dinámica positiva”.

Otro elemento que va a estar apoyando a la economía, de acuerdo con el subsecretario, es el consumo interno, que mantiene un buen dinamismo, lo que se puede constatar en la parte del empleo.

Asimismo, destaca como una buena noticia para los trabajadores la actualización de las tarifas del Impuesto Sobre la Renta (ISR), pues representará un aumento de 1% en promedio en los ingresos (de las personas físicas) lo que asegura “tampoco es despreciable”.

“Es también un poquito lo que vamos a estar viendo esos elementos apoyando el consumo que deberá seguir siendo un motor importante”, afirma.

Viento en contra

Hizo ver que el viento en contra que teníamos al parecer no estará presente este año en la parte de manufacturas, a través de las exportaciones.

Refirió que durante 2015 y 2016 la producción en Estados Unidos estuvo en recesión, afectando las exportaciones no petroleras de México, aunado a la caída de las ventas por petróleo.

“En 2017 se empezaron a estabilizar las exportaciones y en 2018 probablemente van a tener un dinamismo muy bueno vinculado a esta aceleración de la economía global que está identificando el Fondo Monetario Internacional”, señala.

Estima que es probable que el año pasado y 2018 serán ejercicios inusuales por primera vez en mucho tiempo, en los que se tendrá un buen dinamismo tanto del sector externo como el interno generando un crecimiento muy balanceado.

No hay que cantar victoria

Sin embargo, el funcionario advierte que este escenario no está exento de riesgos por la incertidumbre en torno a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el proceso electoral en México, entre otros.

“Sigue habiendo incertidumbre y hasta que no se firme [el TLCAN] no podemos cantar victoria, pero se ve que ha habido un avance importante, y ese es un elemento de incertidumbre”, reconoce.

Hay una buena disposición de que Estados Unidos, Canadá y México se sienten a negociar y a modernizar el TLCAN, eso explica los ajustes que se han visto en el tipo de cambio a la baja, menciona.

Además, van seis rondas de negociaciones con tres capítulos concluidos y otros en los cuales participa la SHCP en los que pueden concluirse próximamente.

“En ese sentido, ha habido avances, hemos cerrado capítulos hay una ronda adicional programada, entonces cambiamos de un escenario en donde había mucha incertidumbre de qué iba a pasar con el TLCAN, a uno a donde estamos trabajando y el escenario central es que lleguemos a una conclusión adecuada”, afirma.

Pero sin duda, señala que el factor de incertidumbre más importante en estos momentos, es el proceso electoral.

Sin injerencia electoral

Messmacher asegura que no se usará el precio de las gasolinas con fines electorales y que utilizarán la fórmula del IEPS para suavizar el costo a consumidores.

“Los determinantes del precio de la gasolina son la cotización del petróleo y el tipo de cambio. Lo que vamos a hacer es ajustar el IEPS de gasolinas sin llevarlo a subsidio, a veces subiendo o bajando.

“De tal manera que si el dueño de la estación de servicio, que es quien ahora fija el precio, no quiere repercutir el precio al consumidor puede no hacerlo, porque puede utilizar el hecho de que nosotros suavizamos el impuesto para él a su vez hacer lo mismo con la cotización que transfiere al cliente”, detalla.

Reconoce que en enero pudo haber un costo fiscal por aplicar esta fórmula, pues durante el primer mes del año los precios del petróleo se recuperaron, mientras que el tipo de cambio se apreció.

“En enero es probable que si hayamos tenido un costo fiscal por menor recaudación de gasolina. Para el año en su conjunto aún debemos esperar a ver qué pasa con el tipo de cambio y el petróleo.

“Pero en enero pudimos financiar este costo fiscal porque el mayor precio del petróleo elevó los ingresos por exportaciones de crudo y algo del excedente se usó para suavizar la cotización de gasolina”, dijo.

Afirma que no habrá subsidio a la gasolina porque es una mala política pública, que además de tener efectos negativos sobre el medio ambiente, beneficia más a personas de mayor poder adquisitivo.

¿Quién es Messmacher?

Entrevistado en sus oficinas de la SHCP al sur de la ciudad, el nuevo subsecretario nos platica un poco de su vida profesional y personal, así como los temas que ocupan su mente antes de irse a dormir.

Messmacher es un funcionario hacendario con amplia trayectoria que le ha permitido ocupar diversos cargos.

Como economista en jefe en el sexenio anterior elaboró el Plan Nacional de Desarrollo y el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide).

Como subsecretario de Ingresos tuvo una participación importante en el diseño e implementación de las reformas hacendaria y energética.

Es economista por el ITAM con doctorado en la Universidad de Harvard; ha trabajado en Banxico y en el Fondo Monetario Internacional.

Ahora como subsecretario, admite que las preocupaciones son diferentes y que para ello no sirve encomendarse a Dios sino ponerse a trabajar “durísimo”.

“Hay tres cosas en las que nos tenemos que enfocar muy fuerte, cuando menos en mí labor como subsecretario de Hacienda”, dijo al enumerarlas:

1. Asegurar que las finanzas públicas evolucionen y cerrar (el sexenio) con el compromiso adquirido ante el Congreso de la Unión. “Que pase lo que pase, estemos cumpliendo estas metas fiscales de un déficit más bajo y una trayectoria descendente de la deuda pública y que así vamos a entregar las cuentas”, manifiesta.

2. Asegurar que no haya problemas en el sistema financiero. Al subsecretario, junto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el Banxico y la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas les toca supervisar la salud del sistema financiero.

“Nunca es posible asegurar que no habrá ningún problema, pero obviamente lo que sí tenemos que asegurar es que no habrá un problema sistémico en el sistema financiero mexicano”, pondera.

Estableció que si bien se tiene que asegurar la salud del sistema financiero, reconoce que sus antecesores dejaron un sistema financiero, y en particular bancario, muy sólido; no es problema pero hay que mantener una vigilancia constante.

3. Una labor de promoción del crecimiento, entendida como que el sistema financiero es un elemento clave para el crecimiento y para promover una mayor igualdad y desarrollo social en el país.

“El acceso al crédito de distintas maneras, y al financiamiento sea a través del crédito o de aportaciones al capital o distintos tipos de financiamiento es un insumo bien importante tanto para promover la igualdad para un mejor acceso e igualdad financiera como un mayor crecimiento económico”.

Es decir, que al mismo tiempo de que se garantiza un sistema financiero sano y sólido, se debe reflejar en la aportación que debe hacer desde el punto de vista del crecimiento.

Hombre serio

El subsecretario no es militante de ningún partido político y dedica su tiempo libre a la lectura; ahora está empezando a leer la poesía de Goethe.

“Leo un poco de todo, en especial literatura, pero también mucha historia europea, mexicana, latinoamericana y me gusta mucho el cine, me gusta mucho la música clásica y viajar por el mundo”.

Existe una leyenda urbana de que Mess- macher peleaba por el mejor promedio en el ITAM con otro alumno que también fue subsecretario de Hacienda.

Al respecto, dijo sonrojado: “Yo más bien me concentraba en hacer bien mi chamba, si alguien sacaba mejor promedio la verdad es que no me importaba. Mi promedio fue relativamente bueno ¿cuál fue el mejor? No tengo la menor idea”.

Cuando lo ratificaron en el Senado para subsecretario de Ingresos, lo acompañaron su mamá y una de sus hermanas, quienes también estuvieron presentes ahora que rindió protesta ante el Congreso.

Para el subsecretario su familia es muy importante, porque dentro de su labor como servidor público la clave para él es la educación que le dieron sus padres.

“Mi padre prácticamente toda su vida fue servidor público en distintos cargos (nunca trabajó en la SHCP ni tuvo que ver con el sistema financiero), trabajó sobre todo en planeación urbana, tuvo que ver con el desarrollo de la Central de Abasto en la Ciudad de México, con el primer plan de protección civil en los años 80, después de los sismos, generalmente en labores de planeación”, relata el funcionario.

Su mamá se ha dedicado en los últimos años al trabajo y la promoción de artesanías y textiles mexicanos. ue capacitadora de Conaculta, iba a las comunidades indígenas a dar cursos para teñir textiles.

“Ella ha mantenido mucho contacto con artesanos de comunidades indígenas mexicanas y un poco ayudándolos a colocar sus productos”, menciona.

Su padre era mexicano descendiente de alemanes, y su mamá es polaca de nacimiento y nacionalizada mexicana.

De ahí sus apellidos Messmacher Linartas. “Messmacher es un apellido de origen alemán; emigran mis abuelos en los años treintas a México, y mi papá nace aquí en el país”.

Gracias al ejemplo que le dieron sus padres es que el subsecretario decidió dedicarse al servicio público.

“El ejemplo de mi padre que participó en distintos proyectos públicos importantes, así como lo que ha hecho también mi madre un poco de su trabajo con comunidades indígenas aportando conocimiento y técnicas para ayudar sobre todo a las mujeres a que vayan haciendo y reforzando sus capacidades”.

Tiene cuatro hermanos profesionistas, no todos viven en la Ciudad de México.

En resumen Miguel Messmacher se autodefine como “una persona bastante normal y bastante seria”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS