Expertos llaman a la calma ante ajuste

Sugiere academia de estudios fiscales que las medidas sean pensadas y sin precipitaciones
Imagen del Capitolio, sede del Poder Legislativo en Estados Unidos. Ayer, el Congreso de ese país aprobó la reforma tributaria presentada por Trump (JOSHUA ROBERTS. REUTERS)
21/12/2017
05:04
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

Tras la aprobación de la reforma fiscal en Estados Unidos que entrará en vigor a partir de 2018, México no debe precipitarse en reaccionar de manera violenta con medidas sin fundamento, consideró la Academia de Estudios Fiscales (AEF) de la Contaduría Pública.

“México no está preparado para bajar tasas de manera violenta y sin fundamento; no hay que precipitarnos en tomar medidas sin pensarlas y analizarlas”, dijo el presidente de la Academia, Óscar Márquez.

En entrevista con EL UNIVERSAL, mencionó que la reforma recién aprobada en Estados Unidos, está provocando mucho nerviosismo que nos puede hacer reaccionar sin evaluar bien las consecuencias con el riesgo de actuar a la ligera.

Dijo que hay muchas voces que se están pronunciando por una respuesta igual que nos lleve a recortar también las tasas impositivas, pero ese no es el único aspecto que se considera a la hora de tomar decisiones de inversión.

Primero hay que tomar en cuenta que Estados Unidos tiene la capacidad de reducir los gravámenes porque es una economía más fuerte y puede soportar un déficit de ese tamaño, aunque no sea sano, dijo.

Mientras que para nosotros es muy delicado cuando dependemos de remesas familiares, la manufactura, recursos petroleros y la captación tributaria.

“Quien amaga con sensacionalismos de bajar los impuestos y que es la medicina que debemos tomar, nosotros no lo compartimos; las voces que sugieren eso nos parece precipitado”, expresó.

Márquez detalló que entre los factores que determinan una inversión, los impuestos están en décimo lugar, porque los inversionistas evalúan más otros elementos como salarios, Estado de derecho, cercanía con el mercado más grande del mundo y tratados comerciales.

“Eso nos ha permitido traer inversión y no tasas de impuestos; si fuera sólo por impuestos, Panamá estuviera quebrado; hay que hacer estudios y ver experiencias en otros países y lo que sucedió durante el mandato de Ronald Reagan se propuso una reforma parecida que generó déficit y no llegó la bonanza esperada y se tuvo que regresar a subir impuestos”, refirió.

Destacó que por esa razón en paraísos fiscales, la inversión extranjera directa, no es representativa.

“El que Estados Unidos baje la tasa de impuestos, no significa que las inversiones en plantas y empresas se van a ir porque hay otros factores como los salarios; allá pagan a 12 dólares la hora y aquí a 12 dólares el día”, ejemplificó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS