El peso ‘no se raja’ y resiste por 12 meses a Trump

En un año, la moneda mexicana ha recuperado más de 25% de su valor; los riesgos en el tipo de cambio ahora son el TLCAN y las elecciones en México
A un año de que Donald Trump ganara las elecciones en Estados Unidos, el peso mexicano registra un repunte de 4% desde que se conoció el resultado electoral, y de más de 15% desde sus mínimos de enero (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
10/11/2017
01:40
Nancy Balderas y Mónica G. Moreno
-A +A

[email protected]

La tarde en que Donald Trump tomó la delantera en las votaciones para convertirse en el presidente electo de Estados Unidos, el peso se desplomó 13%: pasó de 18.5 a 20.74 por dólar.
 

Este era el inicio de una serie de pronósticos que ubicaban al tipo de cambio en 25 pesos para 2017. Desde aquél día han transcurrido 12 meses en medio de los cuales, en su mejor momento, el peso ha llegado a recuperar más de 25% de su valor.
 

El 9 de noviembre, con la resaca del resultado electoral, el peso cayó un 7.7%, pero lo peor aún estaba por llegar. Desde la celebración de la elección hasta la toma de posesión de Trump, la divisa cedió más de un 16% hasta mínimos.

 

El magnate neoyorkino prometió a sus votantes un crecimiento económico de 4.0%, el mayor recorte de impuestos nunca antes visto, construir un muro en la frontera con México y terminar con “el peor tratado comercial de la historia”: el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Sus palabras fueron aplastantes para el peso, la incertidumbre en torno a retórica del entonces presidente electo llevaron a la divisa mexicana a caer a los 22.03 por dólar spot en la víspera de su investidura
en el Capitolio.

 

En sus primeros días como presidente, Trump se dedicó a presionar a las empresas automotrices estadounidenses para que regresaran a su país. Twitter era su principal arma para atacar a México, su socio comercial desde 1994, con quien mantiene un “incómodo” déficit comercial de
63 mil millones de dólares.

 

La incertidumbre para el peso se fue diluyendo conforme transcurrían los primeros y caóticos 100 días de la nueva administración. El rumbo de la moneda mexicana cambió y en julio acumuló una recuperación de más de 25% de su valor.
 

el_economista_2.jpg

 

A un año de la llegada del ‘huracán Trump’, la moneda mexicana logra un repunte del 4% desde que se conociera el resultado electoral y más de un 15% desde los mínimos de enero. Hoy las expectativas apuntan a un cierre de año en 18.70 pesos, según Bloomberg, por lo que en la recta final de 2017 el peso podría apreciarse
otro 2%.

 

Serie de eventos afortunados. Y es que una serie de acontecimientos afortunados para la moneda mexicana estaban por llegar: la falta de organización del gabinete del nuevo presidente y un tono más moderado respecto al TLCAN por parte del inquilino de la Casa Blanca y su equipo calmaron el nerviosismo.

 

Además, el peso comenzó a tener un movimiento más ordenado tras el anuncio de que Banxico y la Secretaría de Hacienda (la Comisión de Cambios) iniciarían un programa de coberturas cambiarias. Como pan caliente, Banxico vende mil mdd de coberturas cambiarias.

 

A esto se suman fuertes golpes para la figura del magnate: James Comey, el ex director del FBI que tuvo a su cargo las investigaciones sobre Rusia y su posible intervención en las elecciones estadounidenses, acusó a Trump de presionarlo para desviar las indagatorias. Más tarde vino el revés en el Senado a la reforma sanitaria que pretendía reemplazar al Obamacare, dejando en evidencia la poca capacidad de Trump para cumplir sus promesas y su exceso de retórica.

 

Durante el segundo trimestre del año el PIB tuvo un crecimiento del 3.0% anual y Hacienda comenzó a cumplir con su compromiso de reducir el ritmo de endeudamiento del país desde más de 50% del PIB. Esto animó a las calificadoras Standard & Poor’s y Fitch a modificar la perspectiva crediticia de México de negativa a estable.

 

Pero el cambio de dirección llegaría de nuevo. Los expertos de SURA Asset Management México señalan que “conforme se moderó el discurso de la presidencia de Estados Unidos con respecto al TLCAN, la divisa registró una apreciación que la llevó a niveles máximos del año. Según han pasado las rondas de negociación, Estados Unidos ha endurecido su postura frente al tratado, reavivando la incertidumbre. Adicionalmente se ha observado un fortalecimiento del dólar por los comentarios de la FED y la propuesta de reforma fiscal del Partido Republicano, por lo cual la moneda mexicana ha sufrido una nueva depreciación”.

 

Hoy, el tipo de cambio supera los 19 pesos por dólar al mayoreo. En efecto, las acciones de Trump presionan a la divisa mexicana, pero la mantienen lejos de los 22 por dólar alcanzados en enero. La “modernización” del TLCAN sigue sobre la mesa, en medio de una confrontación entre los tres países por la insistencia de Estados Unidos en cambios en las reglas de origen y la cláusula de extinción del tratado comercial. Pese al escenario comercial actual, el peso conserva una recuperación del 8% de enero a la fecha, con cual el balance para la moneda mexicana es positivo en 2017, algo que no ocurría desde 2012.

 

Amenazas latentes. El proteccionismo comercial difundido por el empresario convertido en presidente, el avance de su reforma fiscal y el altamente probable incremento de la tasa de referencia de la Fed en diciembre son amenazas latentes para la moneda mexicana.

 

Hay que sumar también la cercanía de las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio en México. Analistas creen que de no lograr un acuerdo antes de que los mexicanos acudan a las urnas, el tipo de cambio llegaría a 20 pesos por dólar. No hay que olvidar la incertidumbre generada por la postulación de los aspirantes presidenciales. Al momento la figura más fuerte es la del partido de izquierda, Morena, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, en su tercer intento por llegar a la Presidencia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios