Competitividad crece, pero inseguridad es su lastre

Según Inegi, también afectan freno a inversión pública y rezago en educación superior
(FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
16/11/2017
03:00
Rubén Migueles
-A +A

[email protected]

La competitividad en México ha crecido durante este sexenio; sin embargo, el freno a la inversión pública, el rezago en educación superior y los problemas de inseguridad han impedido que su avance sea mayor.

De acuerdo con los resultados del Índice Nacional de Competitividad, elaborado por el Inegi y la Secretaría de Economía, el indicador reportó un crecimiento promedio de 1.3% anual en México entre 2013 y 2016.

Seis de los siete componentes que integran al indicador reportaron datos positivos.

Este índice busca medir el conjunto de condiciones necesarias para generar un mayor crecimiento económico, promoviendo la inversión y la generación de empleo.

El único componente que registró un retroceso fue el de instituciones. De 2013 a 2016 reportó una caída promedio anual de 0.1%. En este apartado se mide la eficiencia de gobierno e inseguridad, este último con una baja de 0.5% anual en lo que va del sexenio.

“Es claro que todos los problemas del delito de fuero común, los de robo al transporte, la parte de informalidad que genera atracos y la inseguridad que percibe la población está capturada en este indicador.

“En la parte económica, la falta de seguridad genera costos adicionales a las empresas de hasta 25% en algunos sectores, lo que limita su competitividad”, dijo el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, José Luis de la Cruz.

Uno de los rubros que reportó un avance, aunque en menor magnitud, fue el de Capacidades, que alcanzó un incremento de 0.6% promedio anual de 2013 a 2013. Este indicador involucra la medición de aspectos como educación y salud.

Al interior de este rubro, el subcomponente que mide el tema
de educación avanzada fue uno de los que registró un retroceso promedio anual de 0.9% en el periodo.

De acuerdo con el Inegi, este dato refleja problemas de eficiencia terminal y la tasa de absorción en educación superior, es decir, la capacidad que tiene el sistema educativo para atraer alumnos de nivel bachillerato para que sigan una carrera profesional, así como el porcentaje de los que logran concluir.

Otro componente del índice con un bajo desempeño fue el de innovación, con un incremento promedio anual de 0.2%, y el relacionado con el desempeño macroeconómico, con una tasa de 0.6% por año.

En este último destaca el retroceso de 0.1% anual en el subcomponente de ambiente macroeconómico, cuyas variables más débiles fueron los requerimientos financieros del gobierno, el déficit de cuenta corriente, reinversión de utilidades como porcentaje de la inversión extranjera directa, y la inversión física del sector público.

“Los recortes presupuestales son otros elementos que han golpeado a la inversión pública en grandes obras. Afectan a la inversión privada debido a la correlación que hay entre ambas variables”, recordó De la Cruz.

Avances. Entre los grandes componentes con mayor avance en los últimos cuatro años destacaron medio ambiente e inclusión social, con crecimiento promedio anual de 3.4%.

Le siguieron en orden de importancia eficiencia en los negocios, con un incremento de 3.2%, e infraestructura, con una tasa de 1.1% por año.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS