Calidad e informalidad, reto laboral en el país: OCDE

Deben ser preocupación bajos salarios y desigualdad, dice; se dificulta dar trabajos mejor remunerados a jóvenes
Carencia. México es el único país de la OCDE en el cual no se cuenta con un seguro de desempleo. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
20/03/2018
01:31
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) destacó que los retos estructurales apremiantes de México en material laboral son baja calidad del empleo e informalidad.

A pesar de la baja tasa de desempleo que hay en el país, deben ser preocupación los bajos salarios y la desigualdad de los ingresos, de acuerdo con el capítulo “Reformar el mercado laboral y las políticas sociales” del documento Getting it Right de la OCDE.

“Las dificultades que los trabajadores enfrentan en el mercado laboral son mayores que lo que sugiere la relativamente baja tasa de desempleo de México”, aseguró.

A pesar de que la economía mexicana registra de las tasas de desempleo más bajas, con 3.4%, ese indicador no muestra la realidad laboral, por lo que “el desempeño del mercado no debe juzgarse exclusivamente por el número de empleos disponibles y de personas que integran la fuerza laboral”.

Si bien la economía mexicana se recuperó del impacto de la crisis, las dificultades de los trabajadores mexicanos son mayores a lo que refleja la tasa de desempleo.

Los “retos estructurales apremiantes” o desafíos que detectó la OCDE son: la informalidad, los empleos de baja calidad, el sistema de protección social insuficientemente desarrollado y la enorme desigualdad.

A pesar de que el gobierno actual afirmó recientemente que se han generado 3 millones de plazas en el sexenio, la OCDE informó que la calidad del ingreso en México es de la más bajas entre los países miembros de la organización, “debido al relativamente bajo ingreso promedio y al alto nivel de desigualdad en este rubro”.

“La inseguridad en el mercado laboral, reflejada en el riesgo de desempleo es relativamente baja, pero si considera el riesgo de un salario extremadamente bajo, la inseguridad es mayor que el promedio de la OCDE”, señaló.

México es el único país de la OCDE donde no se cuenta con un seguro de desempleo, lo que lleva a las personas a aceptar cualquier trabajo, en lugar de dedicar tiempo a ver otras opciones.

De acuerdo con el estudio, uno de cada siete mexicanos en edad de trabajar vive con menos de la mitad del ingreso familiar promedio, en comparación con una de cada 10 personas en la OCDE.

“En México, los trabajadores jóvenes, los de mayor edad y los poco calificados suelen experimentar un mal desempeño en cuanto a la cantidad y calidad del empleo”, porque tienen dificultades para acceder a uno de calidad.

En cuanto a la informalidad, la proporción de trabajadores que laboran sin prestaciones representó 56.5% en el segundo trimestre de 2017, la más alta de los países de la OCDE. Esas plazas son las que generalmente ocupan aquellos mexicanos que no cursaron la educación media superior.

Por lo que es necesario, afirmó, que se cuente con políticas públicas para reducir la informalidad, a fin de lograr subir la calidad del empleo en el país.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS