Apoya BDAN proyecto de infraestructura para aguas residuales en Tijuana

El Banco de Desarrollo de América del Norte proporcionará asistencia técnica para financiar un nuevo estudio, mediante el cual se determinarán las mejores opciones para controlar adecuadamente el flujo del río Tijuana
Apoya BDAN proyecto de infraestructura para aguas residuales en Tijuana
Foto: Cortesía BDAN
24/04/2018
17:17
Leonor Flores
-A +A

El Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN)- en el que participan los gobiernos de México y Estados Unidos- y la Comisión de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) firmaron un contrato de recursos no reembolsables por 1.17 millones de dólares para apoyar un proyecto de infraestructura en Baja California.

El proyecto, que tiene un costo total estimado de tres millones de dólares, servirá para reducir el riesgo de fallas en la tubería que pudiera generar derrames de aguas residuales al río Tijuana, un cuerpo de agua transfronterizo.

El BDAN, creado en 1994 y con sede en San Antonio, Texas, es una institución financiera binacional capitalizada y administrada igualmente por los gobiernos federales de los Estados Unidos de América y de México, que tiene el propósito de financiar proyectos medioambientales certificados por la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (COCEF).

Asimismo, el BDAN proporcionará asistencia técnica con recursos no reembolsables por casi 240 mil dólares para financiar un nuevo estudio, mediante el cual se determinarán las mejores opciones para controlar adecuadamente el flujo del río Tijuana, a fin de reducir los impactos negativos a la calidad de agua del océano Pacífico.

El proyecto del colector Poniente se financiará a través del Fondo de Infraestructura Ambiental Fronteriza (BEIF) y el estudio por medio del Programa de Asistencia para el Desarrollo de Proyectos (PDAP). Ambos programas administrados por el BDAN operan con aportaciones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).

El río Tijuana fluye de México hacia los Estados Unidos y desemboca en el océano Pacífico por el estuario del Río Tijuana.

La institución explicó que las aguas del río eventualmente se componen de aguas pluviales, de efluentes de plantas tratadoras localizadas en México, de aguas residuales sin control y de otras cuyas fuentes se desconocen.

Señaló que algunos de estos componentes del flujo pueden deteriorar la calidad del agua del río y ocasionar el cierre de las playas del suroeste del Condado de San Diego, California. 

Debido a los contaminantes en el agua, el río puede arrastrar residuos sólidos y azolves, los cuales pueden afectar la operación de infraestructura crucial.

mg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS