AMóvil regulación debe reducir exclusión

De mantenerse la tendencia, 2 billones de personas seguirán sin conectividad, afirma
Transformación. Carlos Slim Domit dijo que la regulación permite a las empresas adoptar los cambios tecnológicos de la revolución digital (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
13/09/2017
03:05
Carla Martínez
-A +A

[email protected]

Para elevar la cobertura y el uso de banda ancha y evitar que persista la exclusión digital, se requiere una regulación y políticas enfocadas en atender el problema, dijo Carlos Slim Domit, presidente del Consejo de Administración de América Móvil. 

“Depende de emplear una serie de políticas y establecer un diseño de condiciones regulatorias para un problema bien entendido”, comentó Slim Domit durante su participación en el evento GSMA Americas.

Considerando las tendencias actuales, más de 2 billones de personas se mantendrán sin conectividad para 2020. “Un mayor y concentrado esfuerzo debe hacerse para enfrentar esta inaceptable exclusión”.

La revolución digital muestra que se debe ir mano con mano con un nuevo esquema regulatorio que permita a las empresas adoptar estos cambios tecnológicos.

“Allí afuera, un entorno legal y regulatorio está inflando frecuentemente el problema, restringiendo la innovación que aumentará la eficiencia y la efectividad”, dijo.

Slim Domit indicó que los marcos regulatorios deben basarse en el futuro y no en el pasado.

“Deben promover y reconocer las inversiones, innovación y cobertura para alcanzar la penetración, convergencia para todos y el mejor uso del espectro e incentivar la competencia”, expuso el directivo.

Para lograrlo, es necesaria una regulación que sea predecible con un plan de largo plazo, basada en las mejores prácticas internacionales y que respete la ley.

Ante el aumento en el tráfico móvil, es necesario preparar el ecosistema alentando las discusiones para los nuevos marcos que enfrentaremos, comentó Slim Domit.

Sobre la neutralidad de red, dijo que existen dos puntos de vista en cuanto al uso de la infraestructura.

“Requiere un análisis más profundo considerando que lo que promueve temas como educación, salud, cultura, empleo, deben ser neutrales y lo que versa sobre negocios, debe tener una relación comercial ya que la neutralidad representa un costo a los usuarios finales”, expresó.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS