A cuatro años de la reforma energética

15/03/2018
02:21
Eduardo Barrera Montañez
-A +A

A cuatro años de la promulgación de la reforma energética, cabe preguntarse si ha sido beneficiosa para México o estábamos mejor antes.

De acuerdo con los análisis al interior del IMEF, sin duda alguna dicha reforma ha sido benéfica para el país. Recordemos que veníamos de 75 años de monopolios estatales donde sólo CFE y Pemex tenían el mandato constitucional de atender en exclusiva toda la cadena de valor de las industrias eléctrica y de hidrocarburos, respectivamente. Por ello, lo conseguido en estos cuatro años es loable. Abrir los mercados energéticos mexicanos a la participación privada es una labor titánica que debió haber tomado muchos años y se logró en un periodo muy corto para lanzar la reforma energética en diciembre de 2013.

Las inversiones que se han pactado en las rondas 1 y 2 del mercado de hidrocarburos por más de 170 billones de dólares son el reflejo de la inversión que Pemex hubiera tenido que hacer para desarrollar la producción petrolera y la restitución de reservas de haberse mantenido el monopolio. Esto sin considerar las inversiones tecnológicas y de capital financiero y humano que hubieran requerido.

Y lo mejor de todo esto, es que el gobierno mexicano tendrá importante participación en regalías, utilidades y producción de lo que generen las empresas privadas adjudicadas. Asimismo, se abrió la figura de los farm outs que permiten a Pemex participar como socio en proyectos donde no tenía experiencia relevante y además se beneficia de que le transfieren tecnología de punta para posicionarse mejor en el mercado y anticipar muchos años de evolución y desarrollo.

A consideración del IMEF. Otro gran éxito de la reforma energética son las subastas eléctricas donde la CFE ha logrado fijar precios históricamente bajos no sólo en México, sino a nivel mundial, bajando el costo de la generación eléctrica a niveles inimaginables. En adición, la Secretaría de Energía (Sener) ha logrado que las energías renovables tomen un rol relevante en el mix de generación nacional. Recordemos que tenemos el objetivo de que para 2024, 35% de la generación de nuestro país debe ser limpia. El costo del MW por hora ha disminuido desde 70 dólares promedio antes de la reforma eléctrica, hasta niveles de 17 dólares en la última subasta, situación que favorece a la CFE a fijar precios extremadamente bajos para sus usuarios calificados.

La reforma también ha obligado a las ahora empresas productivas del Estado a evolucionar y a convertirse en empresas eficientes, que generen valor a los mexicanos; sus únicos y principales accionistas. En el caso de Pemex, se le ha obligado a enfocar sus esfuerzos en los negocios rentables como es la actividad upstream y concretar alianzas con la inversión privada para todas esas actividades donde no hemos sido eficientes y donde se pierde mucho dinero, como en la actividad de refinación y petroquímica.

Y si bien, todo esto ha sido positivo para México, ¿dónde nos hemos quedado cortos? En el traspaso de estos grandes beneficios a los consumidores finales, así como en lograr una derrama económica en las ciudades donde se está teniendo toda esta actividad energética.

Para el IMEF, uno de los beneficios tangibles se tendrá que observar en el precio de la electricidad, la cual deberá bajar por cuestiones de oferta y demanda y no por temas políticos. De igual forma, aprovechando la disminución en los costos de generación, se deberá reflejar este beneficio en tarifas más competitivas que permitan el desarrollo del sector industrial y comercial, así como una tarifa residencial más baja que permita mejorar el gasto familiar y la canasta básica, todo ello a favor de la inflación.

Asimismo, queremos ver los grandes beneficios de la liberalización del mercado de combustibles. Esperamos ver un precio de gasolina y diésel que sea competitivo a nivel internacional y que nos permita conocer con detalle y transparencia los costos de producción, importación, almacenamiento, refinación y transportación para saber que estamos pagando un precio justo. 

En conclusión, la reforma ha sido un parteaguas en nuestra historia energética que generará beneficios importantes para México, pero debemos ser pacientes para ver los resultados en los consumidores finales. Cabe mencionar que el 26 de abril, el IMEF profundizará en el tema en su foro anual de Energía. Informes en www.imef.org.mx.
 

 Presidente del Comité Técnico de Energía del IMEF
Email: [email protected]
FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS