Ponte Yolo

Se encuentra usted aquí

¿Cuánto cuesta chocar?

Cuando Julio abrió los ojos estaba de cabeza, el cinturón de seguridad había evitado que saliera de su asiento y frente a él solo había polvo, vidrios rotos y una bolsa de aire.
18/03/2017
11:34
-A +A

No había sido una noche de perdición como muchas otras. La falta de dinero y de ganas los había llevado hasta Satélite para tomarse sólo un par de cervezas. De regreso, Raúl conducía sin hablar y Julio solo miraba de reojo el velocímetro, que cada vez se inclinaba más a la derecha. La media noche y la ausencia de autos motivaba a ir cada vez más rápido.

Sintió el primer jalón, y al intentar frenar, el auto empezó a patinar a mitad del segundo piso del Periférico. “Ya valió madres wey”. En el último volantazo solo pudieron ver cada vez más cerca el muro de contención.

Cuando Julio abrió los ojos estaba de cabeza, el cinturón de seguridad había evitado que saliera de su asiento y frente a él solo había polvo, vidrios rotos y una bolsa de aire. Ahora ambos eran parte de los 378 mil 240 accidentes que se registran al año en la Ciudad de México. Se agarró del toldo y desabrochó el cinturón para poder salir del auto. Le recomendó hacer lo mismo a Raúl.

Tuvieron suerte de no hacerse daño, pero aún más de no haber lastimado a alguien más, pues según datos de la Organización Mundial de la Salud, la mitad de las personas que mueren en accidentes viales son peatones ciclistas y motociclistas.

Como Raúl tenía aliento alcohólico, tuvo que darle una mordida al ajustador de seguros para que dijera que su papá era quien conducía, pidió $1500. Los policías recibieron $5,000 para no proceder ante el Ministerio Público y su hermano tuvo que dar $1,000 a la ambulancia. El hospital más cercano fue el Ángeles Pedregal, ahí les cobraron $3,500 a cada uno sólo para empezar a revisarlos. En unas horas gastaron $11,000 y las consecuencias económicas apenas comenzaban.

Raúl y Julio salieron con nada más que un collarín y un par de golpes, pero quisieron morir cuando en la cara enfurecida de su papá vieron los $14,495 del deducible que debían pagar por el Kia Motors 2016 que se fue a pérdida total.

Todo fue un domingo, día en el que según la OMS se registra la mayor cantidad de víctimas mortales en accidentes viales. Tuvieron todo ese día para pensar, sobre todo, cómo iban a reponer los $36,000 pesos en los que les salió el chiste de sólo ir por unas cervezas.

 

Por Abigail Villagómez

Licenciada en Comunicación, UNAM

 
Emprendimiento, amor, trámites útiles. Historias sencillas para situaciones difíciles

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES