Estos estilos de tuneo arruinan el valor de tu auto

El tuning o tuneo es el campo de la libertad, claro, pero quizás hay un par de cosas que debes reaprender para no darle en la torre a tu inversión en cuatro ruedas
tuneo de autos bien hecho
Esa modificación se ve muy bien, pero el valor que le agrega a tu auto es solo sentimental... A menos que se trate de esta Cayenne.
05/09/2017
13:54
Renzo Alejandro Chiquito
Ciudad de México
-A +A

El tuneo o tuning es la práctica en la que, por definición, no hay reglas. Se modifica lo que ya existe y se navega en territorios sin mapear (¡qué poetas somos!). Si embargo, hoy apuntaremos algunos principios respecto al tuning.

En general, el tuneo se puede hacer para ganar desempeño o para modificar estéticamente ya sea un coche o una moto. Lo primero que hay que tener en mente cuando se habla de tuning es que su punto de partida es una insatisfacción. No nos conformamos con el coche de fábrica; incluso si nuestra marca favorita lanza una versión más potente, es posible que necesitemos más.
 

autopistas_tuning3.jpg

Entonces, no importa si es algo complejo o sencillo, el tuning se trata de cambiar, de personalizar un auto. La industria del tuning tiene alrededor de 20 años y el punto de auge en esta parte del mundo llegó con las películas de Rápido y furioso. Cuando se estrenaron las tres primeras el tuning estaba en todas partes. Las marcas vieron ahí una oportunidad de negocio que sigue hasta el día de hoy.

La cuestión del tuning ha permeado en el industria. Volkswagen, por ejemplo, se dedica a él pero no desde el lado del performance, sino en lo que toca al color de la alfombra, de la piel o vestiduras de los asientos, etc. Algunas otras marcas que han incorporados compañías especializadas en dicha práctica, como es el caso de Mercedes-Benz y su división AMG. Actualmente se ha diversificado: tiene tapetes, rines, volantes, etc. Otro caso similar es el de Volvo, que hace un par de años adquirió Polestar, que era una compañía que mejoraban exclusivamente autos de esa marca.
 

autopistas_tuning5.jpg

Veamos: existen tres tipos de tuning: audio, desempeño y estética.

Audio: consiste en mejorar el sistema de audio del automóvil, y es solicitado por gente que es fanática a la música y que no tiene llenadera; ahora se puede obtener directo de la marca del coche.
Desempeño: es aumentar el caballaje para una mejor velocidad, también consiste en la reducción de la suspensión para una lograr mayor firmeza y, sobre todo, estabilidad en las curvas.
Estético: es la modificación exterior del automóvil (pintura, insertos de madera, rines, vestiduras, escapes y demás detalles que cambien la imagen del vehículo).

Sin embargo, el tuneo tiene su lado negativo, debido a que reduce el valor del automóvil por ser una cuestión de personalización… Es difícil que una persona tenga los mismos gustos que otra.
 

autopistas_tuning4.jpg

Las marcas de autos se esmeran en tener un producto que pueda funcionar en cualquier condición climatológica. Pero cuando se empieza a modificar el desempeño, se castigan otros aspectos como el confort, por ejemplo en el caso de la reducción de la suspensión, el coche resultará incómodo al pasar por un tope pues será más bajo, además de que ya no se contará con una suspensión de serie.

Otro caso es el aumento del caballaje, debido a que se incrementa considerablemente, respecto a lo normal (de fábrica), el consumo de la gasolina; si antes la gasolina duraba días, ahora ya no, se tiene mayor potencia pero menor economización de combustible.

En México, el aumento de la potencia o la simple modificación del motor no proporciona ningún otro tipo de problemas de documentación o de 'segmentación' formal del auto, pero en otros países el hecho de tocar la máquina ocasiona que se esté en la necesidad de pagar más cuotas en el seguro.

Hay gente que cambia las vestiduras de fábrica por unas de pieles de animales exóticos, como por ejemplo, el lagarto; cuando se revende, es difícil que alguien lo adquiera con ese tipo vestiduras, por lo tanto, el auto pierde su valor al volverse menos atractivo para la gente.

Los rines es otro gran ejemplo; cuando se ponen unos de mayor tamaño, hay menos neumáticos que le quedan. Con esta modificación, la suspensión será más firme pero al girar las ruedas y girar en curvas puede rozar en tolvas; el coche comienza a tener vibraciones, lo que significa un asunto de desgaste normal pero prematuro.

En resumen: es raro que el tuneo incremente el valor de un auto. Si tu interés es personalizar + conservar el valor de reventa, quizás lo que más te convenga es reducir las modificaciones a lo estético (y mientras más 'safe', mejor).

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios