El culto al negro integral

Una década después de lanzar el concepto All Black, Hublot interpreta con el Big Bang Unico Sapphire All Black una nueva forma de negro en el que se fusionan los materiales, las texturas y los acabados.
Big Bang Unico Sapphire All Black
30/06/2016
06:24
Ricardo Balbontín
Madrid
-A +A

Hublot despunta en la relojería como un auténtico fenómeno: una marca creada al gusto italiano que rebasa sus fronteras y encuentra en mercados como el mexicano un territorio virgen para asentar el concepto de relojería de fusión que  le ha hecho tan popular con el paso del tiempo. Fiel a su lema de “sin innovación, no hay futuro”, pronto se destaca por su papel pionero al introducir primero el caucho, luego la cerámica y más tarde la idea total black. Y es que la materia es el terreno más firme en donde se asienta la creatividad de la casa.

Este año la manufactura de Nyon celebra el décimo aniversario del concepto All Black con una pieza que sintetiza y supera el propio planteamiento desde una concepción inédita. Tras haber presentado tan solo unas semanas antes el Big Bang Unico Sapphire –una pieza en zafiro que ha precisado meses de desarrollo y una inversión de varios millones de francos suizos–, Hublot, reincidente y audaz,  propone un reloj que fusiona los contrarios, lo visible y lo invisible, y consagra la quintaesencia del concepto All Black. Big Bang Unico Sapphire All Black está tallado en bloques de zafiro sublimado en negro que conserva las propiedades de la transparencia y que, gracias al esqueletado, deja ver el interior del movimiento manufactura.

Atrás queda todo un recorrido por modelos que han ido asentando el concepto All Black al tiempo que evolucionando su discurso sobre la materia, la mayoría de ellas  en  forma de ediciones limitadas.  El itinerario por estos diez años se inaugura con el modelo Big Bang All Black de 2006, una premonición de lo que sucedería durante la década dorada del concepto All Black, pues es la caja Big Bang la que más se ha prodigado en variaciones sobre el negro. De la cerámica negra y la resina composite se ha dado hoy un salto cualitativo al ser el zafiro negro el que reviste la estructura del último de la saga, del mismo modo en que la invisible transparencia buscada con los primeros modelos se ha convertido hoy en una invisibilidad visible, una forma de expresar un mismo concepto del tiempo: crear un reloj que ve cómo su lectura del tiempo se vuelve ‘invisible’, catapultándolo así al nivel de objeto icónico. Una estética potente y llamativa que ha marcado tendencia.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios