Accesorios ergonómicos, los mejores compañeros de los gamers

Diversas empresas se han esforzado por desarrollar dispositivos y accesorios más ergonómicos, que faciliten la experiencia del juego y reduzcan las potenciales molestias
El jugador típico destina al menos 12 horas semanales a jugar en su consola o PC
28/06/2017
12:30
El Mercurio Chile
-A +A
#Gamers

Pasar varias horas sentado jugando videojuegos frente a una pantalla suele pasarle la cuenta al cuerpo: dedos, muñecas, cuello y espalda son algunas de las zonas más vulnerables entre los fanáticos de las consolas.

Conscientes de este problema, diversas empresas se han esforzado por desarrollar dispositivos y accesorios más ergonómicos, que faciliten la experiencia del juego y reduzcan las potenciales molestias.

Y con un universo de gamers en constante crecimiento, el tema no es menor. De hecho, durante la última Feria E3, celebrada la semana pasada en EU, un amplio sector del Centro de Convenciones de Los Angeles estaba destinado a dar a conocer una serie de soluciones que van desde sillas y cojines, hasta mouses y controles con diseños especiales.

Según un estudio realizado por la Federación Europea de Software Interactivo, el jugador típico destina al menos 12 horas semanales a jugar en su consola o PC. Tiempo más que suficiente para dar pie a lesiones como tendinitis.

"Lo más habitual son problemas por una conjunción de factores, que surgen por acciones repetitivas, como mover el dedo pulgar al manipular el control, la cantidad de fuerza que se imprime al jugar o la postura que se adopta por varias horas", comenta Rodrigo Pinto, especialista en ergonomía de la Asociación Chilena de Seguridad (AChS).

Evitar o reducir lo anterior pasa por no abusar: "Si no hay un tiempo adecuado de descanso, no es posible una recuperación fisiológica y el cuerpo se resiente", precisa el especialista, quien aconseja dedicar 5 a 10 minutos de descanso cada una hora de juego.

El otro factor es contar con un ambiente adecuado para jugar.

Ahí es donde varias empresas se han dedicado, por ejemplo, a diseñar sillas ergonómicas, que se adapten a la anatomía humana.

"Antes incluso de tener un buen computador o una buena consola, para ser un buen gamer es imprescindible tener una buena silla", enfatiza Cindy Liu, de E-Win Racing. Entre su oferta de sillas existen diferentes tamaños y materiales, que se adaptan al peso y talla del usuario. "Una silla demasiado pequeña para alguien alto, por ejemplo, repercute en problemas como dolor lumbar o de cuello, al no tener la opción de reposar la cabeza".

Precisamente, los expertos sugieren que la silla ofrezca un buen apoyo a nivel de espalda y cuello, así como apoyo para los brazos.

Algunas marcas añaden a sus sillas unos cojines acolchados para esas zonas. Así lo hace la marca Trust Gaming, una de las más importantes en Europa. Cuentan, además, con un respaldo reclinable (lo ideal es que la persona lo use en un ángulo que varía entre 90º y 120º), además de incluir un ángulo completo de rotación de 360º.

Además, las sillas más avanzadas incluyen múltiples conexiones inalámbricas mediante Bluetooth o wifi. Un buen modelo se consigue desde los US$ 200.

Dispositivo adaptable

Si el cuello y la espalda sufren por una mala postura, algo similar les ocurre a la mano y la muñeca sin un buen mando o control.

En el caso de quienes juegan en PC, el mouse se vuelve un elemento esencial. "Un buen mouse debe ajustarse al tamaño de la mano, para que pueda ser cómodo manipularlo", comenta Pinto.

Diversas marcas en la E3 ofrecían dispositivos adaptables al tamaño de la mano, tanto para zurdos como diestros. Los expertos aconsejan que el sensor sea de tipo láser, ya que funciona en prácticamente cualquier superficie y facilita los movimientos, sin forzar la muñeca ni los dedos.

La superficie idealmente debe ser de goma (y no de plástico), al menos en los laterales, para facilitar el agarre, según sugieren los expertos.

El peso es otro detalle: muchos mouses para videojugadores incluyen pesas intercambiables para variar el centro de gravedad del ratón, y además hacerlo más firme al movimiento. Unos 130 gramos es un peso adecuado, y un buen modelo no se encuentra por menos de US$ 50.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS