Ya es posible enviar sabores a través de Internet

Un grupo de investigadores logró diseñar un sistema capaz de transmitir el sabor de una limonada por Internet a través de una estimulación eléctrica en la lengua
Actualmente, la reproducción de sabores y olores a través del Internet o la reproducción de sus características en objetos virtuales no deja de ser una tarea casi imposible
06/04/2017
11:47
Redacción
-A +A

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Singapur logró diseñar un sistema que es capaz de transmitir el sabor de una limonada por Internet a través de una estimulación eléctrica en la lengua.

Los autores presentaron el informe del proyecto en la conferencia TEI 2017 (Tangible, Embedded and Embodied Interactions) en Yokohama, Japón, cuyo resumen comparte New Scientist.

Actualmente, la reproducción de sabores y olores a través del Internet o la reproducción de sus características en objetos virtuales no deja de ser una tarea casi imposible, dado que la tecnología disponible carece de los medios para crear sensaciones gustativas y/u olfativas efectivas.

Hasta ahora, la tarea solo se ha sido resuelto de manera parcial en los casos donde se utilizó un número limitado de olores que el receptor ya conocía de antemano.

Sin embargo, los científicos crearon un sistema que puede transmitir el sabor de una limonada a través de Internet. En el sistema, el emisor tiene una limonada real dentro de la cual se colocó un sensor de pH para determinar su nivel de acidez.

Asimismo, el sistema también utiliza un sensor para calcular el color de la bebida, el cual también será transmitido al receptor, quien a su vez utilizará un jarro especial con iluminación RGB y electrodos.

El receptor deberá pasar sus labios por unos electrodos que reproducen el sabor en la boca a través de unos débiles impulsos electrónicos, al momento de probar el contenido del jarro, el cual contiene únicamente agua pura.

Para hacer una demostración, los inventores convocaron a 13 voluntarios, quienes aprendieron cómo colocar la lengua en los electrodos. Posteriormente, bebieron al azar, una limonada real y una virtual de tres colores distintos: amarillo, verde y blanco turbio.

Los resultados mostraron, que los voluntarios consideraron que la limonada real era más ácida que la virtual, aunque la limonada de color blanco turbio fue considerada como la más ácida de entre todas las virtuales. Los autores sugieren que la percepción subjetiva del sabor puede verse afectada por la iluminación de la luz de fondo.  

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS