Es Noticia:

Este chico busca que tu casa sea inteligente

Puertas que abren con smartphone o focos que encienden y apagan en función de la luz, son sólo algunas de las creaciones de Rolando, un mago de la domótica
De niño, a Rolando Fuentes le gustaba jugar con Legos y Meccanos, solía desarmar las videocaseteras de su papá y quería ser inventor. Ahora dirige Funktionell, una empresa enfocada a desarrollar tecnología innovadora y automatizar un hogar (ALEJANDRA LEY)
23/02/2017
03:30
ROCÍO MUNDO
-A +A
Video

Este chico busca que tu casa sea inteligente

Puertas que abren con smartphone o focos que encienden y apagan, son sólo algunas de las creencias de Rolando, un mago de la domótica

 

Con la domótica, la tecnología aplicada al control y automatización de la vivienda, un hogar puede cobrar vida. Si bien no es una técnica nueva, puesto que existe “desde antes del boom de los smartphones”, su incipiente potencialización se debe al surgimiento de la inteligencia artificial.

Hace seis años, tener una casa inteligente en México era una posibilidad muy lejana, una idea fantasiosa sacada de alguna película futurista de Hollywood. Pero hoy ya es un prototipo, funciona y es real.

Tiene casi 100 años de edad y dentro o fuera de ella se puede, desde un smartphone o computadora, subir y bajar persianas, encender y apagar el televisor, cambiar la iluminación de la sala o abrir y cerrar la puerta.

La casa mantiene su diseño y estructura antigua, pero la domótica le ha dado nueva vida, juventud que la personaliza y humaniza. Responde a las necesidades de quienes la habitan de forma intermintente. Facilita tareas. Garantiza bienestar.

Mirar al futuro

Soñaba con ser inventor. De niño le encantaba jugar con Legos y Meccanos, también armar y desarmar las videocaseteras de su papá. Ahora, Rolando Fuentes Veyna, ingeniero en Mecatrónica y director de Hardware en Funktionell, ha dotado de vida a una vieja casa casi centenaria años.

La vivienda, con una fachada poco llamativa, sorprende en su interior. Está adaptada como oficina y es evidente que la tecnología vive en ella. Ahí el futuro llegó.

Mediante un sensor ultrasónico que detecta la presencia de una persona, las puertas se abren de par en par para dar la bienvenida. El dispositivo, conectado a un circuito en protoboard —tablero con orificios conectados eléctricamente entre sí—, tiene la capacidad de ser controlado desde cualquier parte del mundo: basta con tener una conexión a internet.

Dentro de la casa la atmósfera es otra. Su interior se remonta a una época distante, perdida en el tiempo. Las paredes reflejan el pasar de los años. Los candiles desgastados, el barandal de madera y la chimenea en desuso acentúan su antigüedad.

 

rol3.jpg

 

La casa, que renace de los escombros, se ha adaptado a una nueva era. En ella, los electrodomésticos se encienden y se apagan a determinada hora del día, con la ayuda de un sistema electrónico previamente programado.

La magia, además, se extiende al interior de los baños, que combinan parte de su diseño arcaico con la tecnología de los magic mirrors (espejos inteligentes). Por fuera, su diseño es similar a cualquier espejo; por dentro, está alimentado por una microcomputadora Raspberry Pi —un microordenador de placa reducida, desarrollado para estimular la enseñanza de computación en los niños— conectada a la nube, que permite revisar el correo electrónico, consultar el clima, saber qué tan lento es el tráfico en la ciudad o medir la distancia de un lugar a otro, todo mientras te ves en el espejo.

La casa va más allá de lo imaginable, es una muestra de lo que, probablemente, en un futuro serán los hogares mexicanos.

Diseñador inteligente

Rolando formó una primera empresa pero fracasó. Se llamaba Indesign y se enfocaba al diseño mecatrónico. Sus socios: un ingeniero mecatrónico y una diseñadora industrial se encargaban de hacer todo el diseño de hardware para Funktionell, mientras que él hizo toda la tecnología.

Con 10 proyectos realizados, cuatro relacionados con domótica, Rolando Fuentes busca posicionar a México en el desarrollo de dispositivos tecnológicos.

“Nosotros nos podemos subir al tren en el que Estados Unidos está bien subido, levantar la mano y decir: ‘Saben qué, nosotros también podemos desarrollar dispositivos tecnológicos que se acoplen a sus sistemas’”, afirma mientras sostiene entre sus manos un vaso de café.

Aunque hasta el momento todos los proyectos son internos, Rolando sabe que en costos no puede competir contra los chinos, debido a que son rivales muy fuertes: “Creo que en lo que podemos competir fuertemente es en el valor de las cosas. Somos muy ingeniosos creando cosas a partir de que no sean costosas”. En su mayoría, los proyectos provienen de materiales reciclados, cosas que no sirven o de algún prototipo que no funcionó.

 

rolando1.jpg

 

Los proyectos, además, están pensados exclusivamente para atender las necesidades de la población mexicana.

“Estamos diseñando productos enfocados en el público mexicano, no estamos importando una tecnología pensada para otro tipo de clientes, por ejemplo, Estados Unidos”, comenta.

En Funktionell, actualmente Rolando Fuentes está desarrollando un sensor de humedad. Ideado en un principio para jóvenes, el sensor responde a las necesidades de los adultos mayores que tienen o desean tener una planta en su departamento.

“Nos dimos cuenta de que haciendo un producto muy tecnológico la curva de aprendizaje para programarlo y que funcionara iba a ser un poco complicado para nuestro mercado”. Por eso, basta con encender y plantar el sensor para que, desde tierra avise si es momento de ponerle agua a la planta.

Así como con el sensor, antes de comenzar cualquier proyecto domótico es indispensable encontrar una necesidad, después probar con muchas ideas hasta que alguna funcione, además de buscar qué tecnología se adecua mejor al proyecto.

“Teniendo un producto que responde a las necesidades que queremos, se le llama diseño a detalle. Es donde hacemos planos, hacemos dibujos en 3D para empezar a diseñar, tal cual, el producto final.

“Una vez teniendo todo el proceso de diseño a detalle, podemos hacer un prototipo final y este prototipo final es como el producto final va a ser.

“Entonces, se hace el producto final y lo instalamos y empezamos a probar. Si ese producto funciona con todas las personas o clientes que necesitamos, podemos empezar la producción”, explica Rolando.

Costos y beneficios

La domótica, además de satisfacer las necesidades del individuo, contribuye a mejorar su calidad de vida. “Está orientada a eficientar las cosas, a no perder el tiempo en tareas que son repetitivas y tediosas”.

Entre sus ventajas también se encuentran coadyuvar a reducir el consumo energético, puesto que permite aprovechar mejor los recursos naturales. Por ejemplo, al tener programados los electrodomésticos, éstos sólo se encenderán y apagarán a determinada hora del día, contrarrestando los altos índices de luz. De igual manera ocurre con la iluminación de la sala, que estará programada para adaptarse a las condiciones climáticas del día.

Su moldeabilidad, de igual manera, es ideal para personas con discapacidad, puesto que facilita el manejo de aparatos electrónicos o de cualquier otro elemento del hogar.

 

rol2.jpg

 

Rolando conoce las bondades de la domótica. Sin embargo, considera que el mal uso de esta tecnología ocasionaría que “las personas se hagan más flojas”, pues al tener mayor control, se necesitarían hacer menos tareas de lo usual.

Pese a las ventajas que puede proporcionar una casa inteligente, en México la domótica todavía es un campo poco explotado. La falta de divulgación de esta tecnología y la idea de que es un dispositivo costoso, hacen que los mexicanos opten por tener una casa tradicional.

“Debemos quitarle el estereotipo de que es caro. Tenemos que hacer dispositivos inteligentes y fáciles de instalar. En Estados Unidos, por ejemplo, están haciendo mucha publicidad de estos dispositivos, de que puedes conectar un aparatito que se vea minimalista y que no interfiera con la estética de tu hogar”.

Si bien en el mercado existen productos como Amazon Echo y Google Home, Rolando Fuentes busca desarrollar productos más económicos que puedan competir en el mercado mexicano.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS