El reto de la niñez mexiquense

Más de 200 infantes desaparecidos en 10 años: 299 mil con algún tipo de desnutrición y 97 mil con obesidad. Estos son los datos a los que se enfrentan los candidatos a la gubernatura
(FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
07/05/2017
04:00
Daniela Guazo
-A +A

En el Estado de México habitan 4 millones 288 mil 825 mexiquenses que tienen entre cero y 14 años. Ellos representan una cuarta parte de la población total de la entidad. Uno de cada tres de estos menores, es decir 1 millón 528 mil 850, no superan los cinco años. Esta etapa del crecimiento es considerada fundamental para el desarrollo de habilidades sicosociales, emocionales y cognitivas. Es por eso que los seis candidatos al gobierno de esta entidad firmaron el Pacto por la Primera Infancia. Los compromisos que se encuentran en el acuerdo se basan en temas como educación, salud, seguridad y violencia.

Los aspirantes a la gubernatura prometieron que al menos 40% de la población menor de tres años tendrá acceso a la educación inicial. ¿Qué se necesita para lograr esto?, los datos del último ciclo escolar 2015-2016 reportan que de los 307 mil 858 niños mexiquenses de esa edad, sólo 27% (83 mil 346) tienen acceso a la educación inicial. Cumplir esa meta implicaría aumentar la matrícula con 39 mil 797 niños.

El otro punto referente a la educación busca incrementar 72% la cobertura de educación preescolar. De acuerdo con los últimos datos del Sistema Nacional de Información Estadística Educativa, 62% de los más de 900 mil niños de entre tres y cinco años asisten a la escuela. Para lograr el aumento que buscan de 10% es necesario que se sumen 90 mil 584 infantes durante el siguiente gobierno.

Con la firma de este pacto todos los contendientes se comprometen a que quien gane tendrá que incluir estas metas en el Plan Estatal de Desarrollo y otorgar presupuesto cada año para su cumplimiento. Pero estas promesas no plantean estrategias claras de cómo se pretenden cumplir. “Más bien deberíamos preguntarnos ¿por qué no lo han logrado antes? Recursos sí hay, pero lo que hace falta es disposición y convicción de querer hacer las cosas”, asegura Teniza Poblano, profesora del Centro de Estudios y Atención Psicológica en Ecatepec.

 

Poco o mucho peso

El tema de la salud también es un reto. En la entidad se tiene el registro de 37 mil 600 niños menores de cinco años con bajo peso. Esta cifra sube cuando el aspecto que se mide es la talla, ahí se reportaron 244 mil 600 menores con una talla menor a la que deberían de tener, según los datos de la ENSANUT 2012. A este dato se le tiene que sumar los 17 mil 200 niños que están en un nivel de delgadez extrema, catalogada como emaciación, generada principalmente por la falta de alimentación.

La prevalencia de baja talla en los menores del Estado de México, considerada como un indicador de desnutrición crónica, es uno de los principales problemas de salud en la entidad. Los datos muestran que 16 de cada 100 niños menores de cinco años la presenta. Esta cifra está por encima incluso de los registrado a nivel nacional (13 de cada 100).

Uno de los objetivos del pacto es reducir la desnutrición crónica en niños de esta edad 9%. Si se toman en cuenta las tres mediciones presentadas en la ENSANUT, 164 mil 670 menores tendrían que salir de estos registros para atacar el tema de la desnutrición en los niveles que se prometieron con la firma del acuerdo.

Pero así como se reportaron a más de 299 mil menores con deficiencias en su peso y talla, el estado también tiene a pequeños que se alimentan, principalmente, de carbohidratos y comida chatarra. La prueba es que en la entidad se contabilizaron a 97 mil 800 menores de cero a cinco años que presentan obesidad.

Especialistas aseguran que combatir este padecimiento tiene que ser uno de los objetivos principales porque las consecuencias de que presenten obesidad a una edad tan corta es que es altamente probable que en la edad adulta también lo padezcan, y esto generaría un incremento de 25% del gasto del gobierno, de acuerdo con datos de organizaciones civiles.

 

Viviendo con lo mínimo

En 2014 en el Estado de México se registró que la mitad de los niños de cero a cinco años vivían en pobreza moderada, según las estadísticas de Coneval. Esto quiere decir que cerca de 840 mil menores son considerados “pobres”; sin embargo, les falta sólo un pequeño escalón para llegar a un nivel extremo.

Estos mismos datos mostraron el registro de 152 mil pequeños que presentaban tres o más carencias o que no tenían ingresos suficientes ni siquiera para adquirir una canasta básica, por lo que se considera que ellos sí viven en un nivel de pobreza extrema.

Este tipo de privaciones afecta directamente aspectos como la desnutrición, obesidad o rendimiento escolar. “Se tiene que atacar el tema de la alimentación, pero es claro que viene derivado de la pobreza de muchas familias, porque obviamente los padres de los niños en su mayoría son obreros, ganan el salario mínimo y no les alcanza para proveer una dieta más o menos balanceada”, asegura Poblano.

Los infantes con menos de cinco años son los que registran mayor incidencia de pobreza y pobreza extrema.

Incluso en el grupo de edad entre cinco y 11 años, este apartado está tres puntos porcentuales por debajo de las cifras de los más pequeños.

Esta etapa se considera fundamental porque “las carencias vividas en los primeros cinco años de vida deja huella, muchas veces irreversibles, por lo que los niños que las padecen deben recibir atención urgente y prioritaria que favorezca su desarrollo y su crecimiento”, aseguró la Unicef en un estudio que publicó en 2014 en conjunto con el Coneval.

 

Muertes y desapariciones

La seguridad es otro de los aspectos más relevantes en estas elecciones, y los niños también han sido afectados por este tema. Se tiene el registro de 218 menores de cinco años reportados como desaparecidos en el estado.

El registro más antiguo es de 2007, de acuerdo con los datos del RNPED. El pacto que firmaron los candidatos promete resolver al menos 80% de esos casos. Para cumplir esto tendrían que encontrar a 174 pequeños que desaparecieron en los últimos 10 años.

Cuatro de cada 10 menores, es decir 92, se extraviaron en cuatro municipios: Toluca, Nezahualcóyotl, Ecatepec y Chalco. La cifra más alta está en Toluca, lugar en el que se ha reportado la desaparición de 36 niños de entre cero y cinco años desde 2007 hasta el tercer trimestre de 2017. De los municipios de esta entidad, 40% registró por lo menos un menor desaparecido en ese periodo.

En 2016 es cuando se tiene el reporte de más de la mitad de las desapariciones: 117 nombres se unieron a la lista en ese año.

En el tema de los homicidios en menores de cinco años, la tasa del Estado de México por cada 100 mil infantes es de tres asesinatos, sólo por debajo de Colima (3.2) y Chihuahua (3.5), dos de las entidades que se han caracterizado por altos niveles de violencia.

Si sólo se contabilizara el número de asesinatos de infantes de cero a cinco años, el Edomex sería el estado con más delitos de este tipo en todo el país, ya que en 2015 este registro llegó a los 46 crímenes. Incluso siguiendo con la comparación de tasas, la entidad tiene el doble de la tasa nacional de homicidios de niños menores de cinco años. Para reducir esta cifra a menos de dos por cada 100 mil habitantes, como lo prometieron en el pacto, se tendrían que registrar menos de 30 asesinatos por año.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios