Genéricos, aun inaccesibles en países en desarrollo

De acuerdo con el sitio Medicamentalia, un trabajador de Kirguistán necesita 11 días de sueldo para comprar en la farmacia un inhalador para el asma, frente a los 48 minutos de un español o los 115 de un alemán
Entre los medicamentos subsidiados por el Estado, que registran mayores diferencias en sus costos en 60 países distintos, es el antiinflamatorio diclofenaco.
07/07/2015
13:25
Natalia García
Ciudad de México
-A +A

periodismodatos@eluniversalcom.mx

El omeprazol, medicamento para proteger el estómago, es el más caro para los mexicanos de un grupo de 14 medicinas. Para poder costearlo, un mexicano requiere de dos días de trabajo. El más barato es el Cotrimoxazol, jarabe antibiótico contra infecciones bacterianas, y la Glibenclamida, para tratar la diabetes tipo dos, que sólo implican dos horas de trabajo.

Un tratamiento con un medicamento no patentado puede costar unos 880 euros en Estados Unidos (15 mil 255 pesos), 280 en España (4 mil 854 pesos) y 490 en Francia (4 mil 494 pesos).

La brecha en el costo de  diferentes tratamientos es una realidad. En Nigeria o El Congo, un tratamiento con omeprazol de 30 pastillas puede costar casi 13 días de trabajo, mientras que en España, Italia y Alemania, se costea con una o dos horas de salario.

La Fundación Civio y un grupo de medios, como La Nación de Argentina, contrastaron y analizaron el costo de 14 medicamentos en 56 países en desarrollo, Argentina, Italia, España y Alemania, a partir de las horas de trabajo necesarias por los habitantes de éstos para comprar un tratamiento completo y basados en el genérico más barato.

Este trabajo, presentado en la plataforma Medicamentalia (medicamentalia.org), está basado en una recopilación y comparación de precios, accesibilidad y estructura de costes de 14 medicamentos esenciales, como la penicilina, el diclofenaco o la amoxicilina, en la que han trabajado la organización Health Action International (HAI) y la OMS desde 2003.

A pesar de que ninguno de ellos está registrado bajo patente; es decir, todos son genéricos, existe una diferencia entre lo que cuesta adquirirlos en unos países y otros. Un ciudadano de un país en desarrollo tiene que trabajar mucho más para poder costear un tratamiento.

Un trabajador de Kirguistán necesita 11 días de sueldo para comprar en la farmacia un inhalador para el asma (salbutamol), frente a los 48 minutos de un español o los 115 de un alemán, según datos del sitio medicamentalia.org

El precio es uno de los principales obstáculos para adquirir un medicamento y según la OMS, un tercio de la población mundial tiene problemas para acceder a las medicinas necesarias y, al mismo tiempo, el 15% de la población consume el 90% del gasto mundial en productos farmacéuticos. 

La investigación también reveló que la simvastatina, destinada a reducir los niveles de colesterol en la sangre, es el fármaco más difícil de adquirir, ya que son necesarios casi cinco días de trabajo para pagar el tratamiento en los 60 países.

En contraste, el diazepam, ansiolítico para aliviar la ansiedad, espasmos musculares y crisis convulsivas, es el más accesible porque se paga con menos de una hora de trabajo.

El país africano Santo Tomé es el que presenta mayores diferencias para la compra de medicamentos. Lo mínimo que tienen que laborar sus habitantes para poder costear cualquiera de los 14 tratamientos, son 14 días en promedio.

A éste le sigue Kuwait, al ser necesarios siete días de labores. Al contrario, en Italia, España se requieren menos de una hora y en Alemania sólo una hora y media de trabajo para conseguir cualquiera de los fármacos.

En cuanto al antibiótico ciprofloxacino, su precio en farmacia es el más variable en los 60 países analizados. Sin embargo, entre los medicamentos subsidiados por el Estado, que registran mayores diferencias, dependiendo el país donde se adquiera, es el diclofenaco, un antiinflamatorio. 

 

Comentarios