Se encuentra usted aquí

Propuesta de consejo fiscal independiente: buena señal

El consejo fiscal independiente ha sido una recomendación planteada para mejorar la transparencia y rendición de cuentas del gasto público
05/07/2018
01:54
-A +A

En su primera presentación con los inversionistas el lunes pasado, Carlos Urzúa, quien fue propuesto por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) como secretario de Hacienda, declaró que apoyará la creación de un consejo fiscal independiente, con lo que dio un buen mensaje de que buscará una mayor disciplina de las finanzas públicas.

Ésta ha sido una recomendación ampliamente planteada para mejorar la transparencia y rendición de cuentas del gasto público y que insistentemente han venido haciendo organizaciones de la sociedad civil (OSC), así como el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde hace tiempo.

Sin ir muy lejos, recordemos que EL UNIVERSAL en su edición del 23 de mayo publicó una nota en donde diversas organizaciones como el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), México Evalúa, entre otras, hacían dicha propuesta a los candidatos a la Presidencia para que se fusionara el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados y el Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado para crear un Consejo Fiscal, que por cierto era similar a la del candidato de la coalición Todos por México.

Por lo que respecta al FMI, el 7 de diciembre del año pasado en esta columna comenté el Reporte del Staff de las Consultas 2017 del Artículo IV con México, la que por su relevancia reproduzco con traducción libre de nuevo:

“22. Un consejo fiscal no partidista, adecuadamente financiado con mandato formal para proporcionar una evaluación independiente de la política fiscal que ayudaría a apoyar los compromisos gubernamentales para la responsabilidad presupuestal. Para revisar los pronósticos macroeconómicos, monitorear las finanzas públicas, asegurar el cumplimiento de las reglas fiscales e informar al público sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas, incluyendo aquellas de los gobiernos subnacionales, tal institucional fortalecería los debates de la política fiscal e incrementaría la rendición de cuentas. Las autoridades respondieron que el gobierno ya había demostrado su credibilidad al consistentemente deliberar sobre sus compromisos fiscales y responder la necesidad de un escrutinio externo, dado el gran número de bancos, agencias calificadoras de crédito y otras instituciones académicas y no académicas que ya han analizado las finanzas públicas de México. Desde su punto de vista, sería más importante fortalecer la capacidad del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas del Congreso, mientras se asegura que no sea partidista en sus evaluaciones”.

El inconveniente que le veo a la propuesta de esas OSC es que ese consejo fiscal seguiría siendo partidista, y no sería un organismo independiente que realice estudios principalmente sobre finanzas públicas, como propuso el doctor Urzúa.

Hago hincapié en que es necesaria la independencia del consejo fiscal porque los organismos existentes han estado capturados por la fracción mayoritaria en cada Cámara y especialmente en el caso del CEFP por el partido en el gobierno desde 2012, por lo que no han ejercido un contrapeso real al Ejecutivo. Con el control que tendrá Morena a partir del 1 de septiembre del Congreso, no creo que esto vaya a cambiar y mucho menos cuando tendrá una mayoría absoluta en ambas Cámaras.

En el caso del IBD, si bien dio muestras de mayor independencia porque la correlación de fuerzas políticas estaba más distribuida en el Senado, no dejaron de presentarse casos graves de censura a investigaciones y estudios ordenadas desde la Presidencia de la Cámara Alta y denunciadas por algunos medios.

Pero no sólo el anuncio de un consejo fiscal independiente fue un buen indicio de que el gobierno de AMLO tendrá una política hacendaria adecuada.

El futuro secretario declaró: “En primer lugar vamos a tener una política fiscal, macroeconómica y de deuda responsable. En segundo lugar, respetaremos la autonomía del Banco de México y, en tercero, vamos a tener un régimen de tipo de cambio de libre flotación”.

La reacción de los mercados a estas noticias y a que el nuevo equipo económico está dispuesto a continuar con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue favorable. El tipo de cambio spot que había regresado el lunes pasado a 20.06, se apreció con fuerza a 19.58 el martes. Por su parte, las calificadoras de riesgo como Moody’s y Fitch expresaron que le concederían el beneficio de la duda a AMLO.

También es esperanzador que sean parte del equipo de Urzúa, Arturo Herrera, economista y actual gerente de la Unidad de Servicio Público de Gobernanza del Banco Mundial, y Gerardo Esquivel, investigador de El Colegio de México, quien ha destacado que México no podrá lograr un crecimiento sostenido si seguimos con el actual modelo de desarrollo excluyente.

Finalmente, recuerdo que hasta el Staff del FMI consideraba que la corrupción era percibida como alta y generalizada, por lo que será necesario fortalecer al Sistema Nacional Anticorrupción, respaldando al Comité de Participación Ciudadana y apoyando la reforma al Artículo 102 Constitucional para que el fiscal general sea autónomo del presidente. Se busca que esta transición nos lleve a una sociedad más democrática.

Catedrático de la EST-IPN
Email: [email protected]

Comentarios