Arquidiócesis critica la legalización de drogas

Uso medicinal de marihuana, un paso a liberación total, dice; alerta del aumento en los índices de consumo en el país
El cardenal Norberto Rivera Carrera pidió ayer en la homilía en la Catedral Metropolitana por las personas afectadas por las recientes lluvias que se registraron en el país, para que recuperen “la esperanza y los bienes que han perdido” (GALO CAÑAS)
03/07/2017
02:00
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

Tras la legalización de la marihuana para uso medicinal, la Arquidiócesis Primada de México advirtió que “si bien esta aplicación médica exige los más estrictos controles para su administración en personas con enfermedades crónicas y terminales, México aún no está preparado para impedir que la corrupción e impunidad del comercio en el mercado negro hagan de esta veta un lucrativo negocio”.

En el editorial del semanario religioso Desde la fe, autoridades eclesiásticas expresaron que a pesar de las evidencias, el gobierno consideró como mejor paliativo la legalización de las drogas “abriendo las puertas a las adicciones para dejar descubiertos frentes importantes relacionados con la seguridad de millones de mexicanos, minimizando los riesgos y las potenciales afectaciones a la salud”.

El texto titulado Enfermo y violento, mostró las cifras que recientemente dio a conocer la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016, y las calificó de “alarmantes”, debido al incremento del uso de drogas ilegales entre jóvenes, quienes consumen particularmente marihuana.

Se destacó que 8.4 millones de personas han probado algún tipo de drogas, de las cuales 6.5 millones son hombres consumidores, en comparación con la última medición de 2011, en la que eran 4.8 millones; es decir, se reportó un incremento de 25%.

En cuanto a las mujeres, 1.9 millones de ellas han usado drogas, comparado con las 926 mil que se reportaron en 2011, elevándose la cifra 105%. Los jóvenes también registran altos índices. “Los números que encienden las alarmas dicen que en 2016 hubo 888 mil 800 jóvenes, de 12 a 17 años que experimentaron con drogas. Entre las sustancias más populares están la marihuana, las anfetaminas, las metanfetaminas y el éxtasis, las últimas consideradas como sintéticas”, indicó.

La arquidiócesis dijo que el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 19 de junio, que reforma y adiciona disposiciones del Código Penal Federal y la Ley General de Salud para el uso medicinal de la marihuana es “el primer paso de los defensores de la cannabis en su liberación total, a fin de impedir la penalización por el uso lúdico y consumo personal, permitiendo su cultivo y comercialización”.

Agregó que el incremento de consumidores de drogas se presenta en un periodo sensible, cuando el número de muertes violentas se ha disparado durante esta administración, desde diciembre de 2012.

“Hay más de 90 mil muertos por la guerra contra el narcotráfico y al combate de la violencia. Los hechos exhiben, de forma contundente, los gravísimos problemas que las autoridades pretenden resolver, a la manera de dar una aspirina al paciente en estado terminal, a través de la legalización de drogas para desatar un nudo gordiano que nos ahorca hasta la asfixia”, indicó.

La arquidiócesis, encabezada por el cardenal Norberto Rivera, aseguró que las políticas de prevención en el consumo de drogas “demuestran un fallo” y argumentó que el problema ha proliferado por la falta de valores.

“Las acciones de Estado han soslayado el fortalecimiento de la familia, coadyuvando a la generación de modelos extraños, dinamitando esta institución fundamental, que en gran medida es una escuela de prevención de las adicciones”, destacó.

Hizo un llamado para desarrollar medidas eficaces en contra de las adicciones, “mientras no haya buenas directrices promovidas desde las instancias políticas responsables, el combate sólo será traducido en medidas represivas y acciones legislativas que incrementarán el número de adictos que, con el paso de los años, representarán un grave problema de salud y de asistencia social que no sabremos cómo resolver. En nuestro triste horizonte se asoma un país enfermo y violento”.

Pide cardenal por trabajadores. Al presidir la homilía en la Catedral Metropolitana, el cardenal Norberto Rivera Carrera pidió orar por los trabajadores del país, para que sean respetados sus derechos laborales, “especialmente por los periodistas, a fin de que justamente, sea reconocida y remunerada su labor informativa”.

Se elevó una súplica por todas las personas que resultaron afectadas por las recientes lluvias, “para que, con el apoyo de todos puedan recuperar la esperanza y los bienes que han perdido”. También se rezó por los gobernantes de todos los países, “para que promuevan paz, justicia y fraternidad de los pueblos que dirigen”.

En su mensaje, el cardenal dijo que en un mundo lleno de grupos enfrentados, partidos, sindicatos, clubes, razas, países y hasta iglesias y religiones, es importante la llamada evangélica a saber recibir, acoger, y hospedar a los demás, porque esto implica “abrir las puertas de nuestro hogar y de nuestros corazones, es escuchar y ofrecer una posibilidad de diálogo; es dar algo de nuestro tiempo, de nuestros bienes y de nosotros mismos”.

Señaló que muchas de las grandes obras que hacen posible a nuestro país y que deben enorgullecernos como mexicanos son aquellas que se realizan por personas que jamás aparecerán en televisión o en medios de comunicación. “Son hombres y mujeres grandes, porque su vida es una bendición en medio de esta sociedad. Ellos forman ese ejército pacífico del voluntariado que trabaja de manera gratuita y callada, en los miles de rincones de nuestro mundo, sólo porque les nace del corazón estar junto a los que sufren, a los caídos, a los abandonados”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS