Se encuentra usted aquí

Definen terna para la UAM

La Junta Directiva de la Universidad Autónoma Metropolitana anunció que sólo entrevistará a tres de los 12 aspirantes a rector general para el periodo 2017-2021. EL UNIVERSAL convocó a los candidatos a plantear su visión sobre temas como transparencia, retos institucionales, financiamiento y visión a futuro
Norberto Manjarrez Álvarez, Iris Edith Santacruz Fabila, Eduardo Abel Peñalosa Castro, aspirantes a la rectoría de la UAM (CORTESÍA Y ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL)
29/06/2017
04:10
Teresa Moreno
-A +A

Norberto Manjarrez Álvarez Secretario general de la UAM

“Urgente, recuperar confianza de comunidad”
 

 “Mi cargo no me ha dado ventaja”; el reto es mejorar los canales de comunicación para que la comunidad pueda consultar la información, afirma
 

El ex rector de la unidad Xochimilco y actual secretario general de la UAM, Norberto Manjarrez Álvarez, reconoce que el reto a enfrentar en caso de convertirse en rector general será la estrechez económica y la falta de confianza de la comunidad.
 

Asegura que su cargo no le ha dado ventaja en la competencia, y señala que la Junta Directiva no tuvo tiempo de nombrar a su noveno integrante para la designación.
 

¿Ser secretario general le da ventaja?
 

—Yo lo veo como una desventaja, estar en este cargo me ha retenido para no estar moviéndome por todas las unidades, mi interacción con la comunidad se restringió por hacer la tarea.
 

¿Cuál es el reto en materia de transparencia?
 

—Es necesario tener mejores canales de comunicación en los que la comunidad pueda consultar la información que considere necesaria. Eso significa mejorar nuestra página y los espacios que tenemos. No debemos quedarnos en la idea de la transparencia y rendición de cuentas, sino en el verdadero efecto que tiene invertir un recurso en una tarea. Si logramos conjuntar eso, podremos tener una comunidad mejor informada y que se va a comprometer más con la UAM.
 

¿Cuál es el reto institucional más importante?
 

—Necesitamos recuperar la comunicación entre todas las instancias, la confianza, y tener cohesión. Sin ello no vamos a tener certidumbre. Necesitamos sumar la fuerza de las cinco unidades para tener más potencialidad. Es un mito que falte el dinero u otras cosas. El problema es recuperar la confianza de la comunidad.
 

¿En materia financiera qué se necesita?
 

—Necesitamos sumarnos a todos los esfuerzos para que los presupuestos de las universidades sean multianuales, hacerlo de manera conjunta y que para este ejercicio que viene que no se tengan recortes presupuestales. Con eso podríamos mantener un nivel de trabajo mínimo, no el más adecuado.
 

¿Cómo le gustaría ver a la universidad en el futuro?
 

—La clave es cumplir nuestro plan de desarrollo. Tenemos que ver una universidad que tenga un mayor reconocimiento, que sea más visible y reconozca que es la UAM sin pensar en la Universidad Autónoma de Madrid. Necesitamos tener mayor presencia y que la gente entienda que esta es una universidad pública. Quisiera ver una universidad mucho más consolidada, veo muy difícil pensar en otra unidad académica: debe consolidar Cuajimalpa y Lerma y trabajar fuertemente en la infraestructura de las unidades originarias. Veo una UAM con una mayor presencia internacional y un perfil claro en su matrícula.

Iris Edith Santacruz Fabila Ex secretaria general

“Se debe replantear el rumbo institucional” 
 

Los acuerdos que tome el rector deben ser públicos; urge garantizar la transparencia, rendición de cuentas y los valores cívicos y comunitarios, dice
 

A pesar de haber estado alejada de la vida académica de la UAM, Iris Santacruz Fabila
considera que siempre pertenecerá a la comunidad uamita, a la que dice “deberle todo”. Fue secretaria general en el rectorado de Enrique Fernández Fassnacht, de quien ahora es coordinadora de asesores en el IPN, y quien, dice, no ha operado a su favor. Espera que la universidad recupere su vida colegiada y que sea esta la manera de hacer política.

¿Por qué quiere ser rectora?

—Pienso que podía poner en este proceso el tema de la transparencia y la rendición de cuentas, un código de ética, priorizar los valores cívicos y comunitarios. Quise regresar porque a esta institución le debo todo y necesita replantearse su rumbo.  

¿Cuál es el reto institucional más importante?

—Necesitamos replantear el sistema de evaluación del trabajo académico, una jubilación decorosa y un programa de retiro paulatino; el compromiso del profesorado con los problemas nacionales y la capacitación del personal administrativo; trabajar a fondo con las carencias formativas de los estudiantes.

¿Cuál es el reto en materia financiera?

—Tenemos obras paradas y dos unidades nuevas que necesitan recursos para terminar de construir una infraestructura que nos permita satisfacer la demanda. Habrá que tocar puertas y conseguir recursos extraordinarios. 

¿Cuál es el desafío en materia de transparencia?

—Es un problema severo en la institución, derivado de las medidas que se han tomado por la actual gestión. Los acuerdos del rector deben ser públicos y las decisiones deben ser a través de los órganos colegiados, no en reuniones secretas a las que asiste exclusivamente la burocracia de la institución. Alguien que aspire a dirigir la universidad tiene que tener un compromiso explícito, claro y definitivo a favor de la transparencia: que los acuerdos del rector se hagan públicos. En el manejo de los recursos necesitamos rendirle cuentas a la sociedad.

¿Cómo le gustaría ver a la universidad en el futuro?

—Lo decisivo sería recuperar la vida colegiada, su centralidad como los espacios en que se hace política en la universidad. Que se conviertan los órganos colegiados en los espacios para la toma de decisiones, y que prevalezca la legalidad, que terminemos con la intermediación política.

¿Será una desventaja el que haya estado apartada de la vida interna de la UAM? 

—Me he ido muchas veces de la UAM, a tener experiencia fuera de la institución. Eso me permite verla con objetividad.  

Eduardo Abel Peñalosa Castro Ex rector de la unidad Cuajimalpa

“Universidad tiene todo para brillar a nivel mundial” 
 

La transparencia es fundamental para que la institución destaque en rankings internacionales; necesario, buscar el autofinanciamiento, afirma
 

Para Eduardo Abel Peñalosa Castro, la UAM debe “brillar” y convertirse en la segunda mejor universidad del país, además de escalar en los rankings internacionales que actualmente la colocan casi al fondo de la tabla de las mejores universidades del mundo. 

Señala que la transparencia es fundamental y que para lograrla es necesario establecer un reglamento en la universidad que aclare desde el principio y con precisión cuál es el uso que se les da a los recursos públicos. En materia financiera está convencido de que además de mantener la exigencia al gobierno federal de que cumpla con su compromiso de financiar la educación pública en el país, también es necesario que la institución refuerce sus medidas para obtener ingresos por cuenta propia, tal como lo hace, por ejemplo, la UNAM.

¿Cuáles son los principales retos de la UAM?
—El problema más importante es el deterioro de la presencia de la UAM. La universidad debe brillar a nivel nacional e internacional, debe ser reconocida porque tiene con qué. Estamos en el lugar 700 en las listas internacionales de universidades, en el nacional estamos en los primeros cinco lugares cuando deberíamos ser el segundo, por lo menos.

¿Cuál es el reto en materia financiera?
—En el aspecto financiero veo dos grandes vertientes: la universidad es pública y debe seguir teniendo el financiamiento del gobierno federal. Que no haya reducciones y que haya un incremento, pero exigirlo nosotros como universidad pública; otro punto está en los servicios que la universidad presta: que tengamos una diversificación de los ingresos. No quiero compararnos con la UNAM, pero ellos tienen un porcentaje mucho mayor de servicios autosostenibles que incluso dejan dividendos a la universidad y en la UAM esto no es tan prominente. Tendríamos que hacer las dos cosas. Sabemos que hay dinero en la Federación pero se pierde porque hay funcionarios que abusan; sin embargo, la educación es una prioridad. Con los cambios en la Ley de Ciencia y Tecnología, ahora podemos hacer empresas y ofrecer todos los servicios remunerados.

¿Qué propone en materia de transparencia?
—La transparencia es fundamental. Propongo construir un reglamento de transparencia que se integre a todos los que tenemos y que podamos aplicarlo de la mejor manera.

La UAM es sujeto obligado por las leyes federales, pero se han presentado cuestionamientos sobre el uso de los recursos...

—Debemos transparentar y en la medida en que se transparente para qué se tienen los dineros y cuál es el gasto que se está haciendo con precisión, eso habría aclarado las cosas. Si en su momento se transparenta todo, no habrían problemas. 

 

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS