Despiden hoy al constructor de la amistad

En el segundo día de honras fúnebres, amigos acompañan al líder religioso
Empresarios como Olegario Vázquez Raña y su esposa María de los Ángeles Aldir acudieron a la catedral. (ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL)
16/06/2017
02:22
Juan Arvizu Arrioja
Huixquilucan, Méx.
-A +A

[email protected]

Ahí están los restos mortales del interlocutor de todos, el arzobispo Antonio Chedraoui Tannous, en el altar de la catedral que construyó durante cuatro años, rodeado de feligreses y amigos que cultivó durante más de medio siglo.

Las naves central y laterales son la capilla fúnebre en sus exequias, ahora a dos luces, las de nueve enormes candiles y los rayos del sol crepuscular que entran por cuatro ventanales de blanco traslúcido. Resaltan los azules y dorados en la iconografía que cubre los muros.

George Chedraoui Tannous, hermano del sayedna, la manera reverencial con la que se refieren al arzobispo finado, recibe las condolencia de cientos de personas a lo largo de este segundo día de
honras fúnebres, que concluirán este viernes con su sepultura en este lugar de Bosque Real.

El primero en llegar hoy es el Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL, Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, junto con sus esposa, Perla Díaz, y sus hijos Perla, María Teresa y Juan Luis.

Un fuerte, emotivo y largo abrazo solidariza en el dolor al Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz con George Chedraoui Tannous, y también con los ministros presentes de la Iglesia Ortodoxa de Antioquia.

Desde 2008, y mientras se construía la catedral, el lugar fue punto de reunión en el cumpleaños de Antonio Chedraoui, los 17 de enero, el día de San Antonio, de personalidades de todos los campos, credos y colores políticos que compartían el pan y la sal y el sabor de la amistad a la sazón de este libanés y mexicano.

El Licenciado Ealy Ortiz comenta al arzobispo de Líbano, Basilios Mansour, que sus lazos de amistad con Antonio Chedraoui, son de amor fraterno. “Es mi hermano”, solía decir el religioso.

La señora Perla Díaz ha escrito en el libro de condolencias, “Cuñadito: Somos afortunados de haberte conocido tan de cerca”. La señorita María Teresa Ealy Díaz ha dejado unas líneas: “Tío Toño: Descansa en paz. Te quiero mucho. El cielo está celebrando tu llegada”.

Ha venido por la tarde el presidente Enrique Peña Nieto, quien como gobernador del Estado de México departió en las celebraciones de cumpleaños de Chedraoui. Monta guardia de honor con los secretarios de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y de Educación, Aurelio Nuño Mayer, el jefe de la Oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán, así como el subsecretario Humberto Roque Villanueva.

Olegario Vázquez Raña y su esposa María de los Ángeles Aldir han expresado su pésame, así como el obispo emérito Onésimo Cepeda y el arzobispo emérito Emilio Berliè, para quien Chedraoui hizo de la amistad “factor de convergencia, ecumenismo y comunión en el amor”. El nuncio Francisco Coppola presentó las condolencias del papa Francisco.

Carlos Peralta rinde homenaje a la memoria del amigo, “al que se le recordará con esta catedral, esta obra magnífica y por los lazos muy grandes de amistad que tejió”. Jorge Juraidini lo describe como un líder de los libaneses, generoso en el consejo y facilitador de soluciones a problemas sociales.

chedraouifunerallc150617040_45859630.jpg

José Romero Apis dice que muchos están “plenos de todo lo que nos dio Chedraoui, generoso, amistoso, provechoso”. Y el diputado Luis Maldonado Venegas (PRD), en un mensaje desde el altar lo llama “predicador del evangelio de la amistad”. Relata lo último que les dijo el arzobispo: “No olviden que el destino de México está en sus manos”.

Chedraoui, el constructor de la mayor catedral, la amistad con todos, será sepultado hoy.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS