Acusan repatriados violaciones a derechos

Busca Carlos Sada dar validez a matrícula consular en México; reclama Jorge Castañeda falta de apoyos en puntos de retorno
Durante una mesa de diálogo celebrada ayer, connacionales denunciaron haber sufrido en su camino de regreso a México desde Estados Unidos, ataques a sus derechos, como detenciones ilegales y violaciones al debido proceso. (BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
15/05/2017
02:03
Alberto Morales
-A +A

[email protected]

Detenciones ilegales, violaciones al debido proceso y a los derechos humanos, falta de información y escasos apoyos gubernamentales para los mexicanos que han sido deportados o regresaron a nuestro país de manera voluntaria fueron algunas de las experiencias expuestas durante el foro Agenda Migrant: New comienzos.

Israel, migrante que fue deportado por no traer licencia, expuso que fue detenido como un criminal y luego lo dejaron en la frontera de Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde fue secuestrado por un grupo criminal.

“Me confundieron con agente de la DEA, porque era el único documento que traía era del gobierno estadounidense”, dijo el joven empresario.

Otro caso es el de Luis Fernando Ortiz, un dreamer que fue detenido por la policía de Kentucky, supuestamente por violencia familiar. Estuvo preso siete meses en un centro de control migratorio, hacinado con otros reos.

“Me tuvieron preso en un centro de control, en una celda para seis personas donde dormíamos 14, algunos junto al inodoro, luego me deportaron esposado de las manos y pies, y llegando a México me dieron 2 mil 500 pesos por dos meses que no sirven para nada”, dijo.

Estos reclamos fueron escuchados por el subsecretario para América del Norte de la Cancillería, Carlos Sada; el titular del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), Mauricio López; Gabriela García, coordinadora del Programa Somos Mexicanos, del INM; la secretaria del Trabajo local, Amalia García; el senador Armando Ríos Piter, y el ex canciller Jorge Castañeda.

El embajador Sada reconoció que uno de los problemas que afectan a los repatriados es que la matrícula consular no es aceptada en nuestro país como documento de identificación e incluso no es válida en los bancos.

“Lo que estamos haciendo en México es tratar de que todas las instancias de gobierno reconozcan la matricula consular, se nos hace absurdo que es una identificación para los mexicanos en el exterior, que hemos batallado para que se acepte en el extranjero, pero llegan a México y no se acepta, en la Ciudad de México ya, pero necesitan reconocerla los bancos y todas las instancias de gobierno”, dijo.

Luego, en entrevista, afirmó que han sostenido pláticas con diferentes instituciones bancarias para que acepten la matrícula consular, pero también para que los connacionales puedan facilitar la apertura de una cuenta de banco sin vivir en el país.

Rechazó que el gobierno federal esté rebasado en la atención a los connacionales deportados o regresan de manera voluntaria a México; sin embargo, reconoció que ha cambiado el perfil de los deportados.

“Si hacemos un comparativo entre los últimos meses de la administración de Barack Obama con los primeros de la administración actual, no hay una diferencia fundamental, no hay una deportación masiva, lo que sí está habiendo es que hay una deportación diferente en el sentido de que no solamente son los que están en la frontera, sino que han regresado a gente que no son criminales, que han contribuido a sociedad”, dijo.

Por su parte, el ex canciller Jorge Castañeda reclamó la falta de visión de las autoridades porque en los 11 puntos por los que retornan los connacionales no había autoridades de Migración, Bansefi y del INEA, para que puedan orientarlos y ayudarlos: “No somos Suiza, son mexicanos que regresan al país. No entiendo porqué la autoridad no los está esperando en los 11 puntos de retorno a su país”, reclamó Castañeda Gutman.

Por su parte, Gabriela García, coordinadora del programa Somos Mexicanos, explicó que el 14 de junio estarán las instituciones en esos puntos, al tiempo que informó que de enero a mayo unos 50 mil mexicanos han sido deportados de Estados Unidos.

Dijo que su labor es invitar a los connacionales a sumarse a los programas de reinserción laboral o, si es el caso, a revalidar sus estudios.

“En la segunda fase de la reinserción, la mitad son los que se acercan, recuerden que este programa no es nuevo, está en marcha desde 2014”, explicó García.

Por separado, el senador Armando Ríos Piter expresó que es necesaria una “ventanilla única” y realizar una amplia campaña de difusión, que sea útil para los migrantes repatriados, así como para aquellas personas a quienes les toca brindar apoyo.

Aseguró que existen esfuerzos tanto de particulares como del gobierno para dar atención a los migrantes en retorno, pero no existe sólo un punto de contacto para ello. “Por un lado está la Secretaría de Educación Pública, por otro lado, Gobernación, y en otro esfuerzo, la Secretaría de Relaciones Exteriores, pero no tenemos una política única de Estado”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS