Recorre “Jesucristo” camino hacia el Calvario en el Zócalo

Asisten 250 personas a representación del Viacrucis: SSP; destacan importancia de preservar valores de esta tradición
Cristo, interpretado por Francisco Arroyo, dio la vuelta a la plancha del Zócalo capitalino, donde recreó las tres caídas que Jesús sufrió en su camino hacia el monte Calvario. (FOTOS: JOEL MERINO. EL UNIVERSAL)
15/04/2017
02:13
Astrid Rivera
-A +A

[email protected]

Bajo los rayos del sol que quemaban la piel, Cristo recorrió la plancha del Zócalo en la décimo primera representación del Viacrucis en el Centro Histórico Con la asistencia de 250 personas, según cálculos de elementos de la Secretaria de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP), Cristo, interpretado por Francisco Arroyo, dio la vuelta a la plancha capitalina, donde recreó las tres caídas que Jesús tuvo hacia el Calvario.

Minutos antes de las 10:00 horas comenzaron a llegar personas a las inmediaciones del zócalo para presenciar el Viacrucis realizado por la Compañía Nacional de Teatro Clásico Fénix Novohispano; los asistentes eran niños de ocho años hasta adultos mayores que buscaban brincar la cuerda de seguridad para seguir a Jesús en su recorrido y capturar con las cámaras de sus celulares los gestos del actor.

Alfonso Jiménez, habitante de la delegación Gustavo A. Madero, se levantó desde las 8:00 horas para presenciar la representación. El hombre de 62 años portaba su celular y un selfie stick para que entre la multitud pudiera tener una mejor toma.

“Vengo cada año, me gusta mucho este viacrucis por el vestuario de los actores, es muy importante que estos ritos se sigan conservando”, dijo sin descuidar el objetivo de su cámara.

Conforme avanzaba en su viacrucis, el cansancio invadía el rostro sangrante del actor de 27 años, quien como Jesús, se desplomó en tres ocasiones; frente a su fatiga, Simón Cireneo se le acercó, a la altura de las oficinas del Gobierno de la CDMX, para ofrecerse a cargar por unos momentos la cruz del nazareno, pero los guardias romanos se lo impidieron.

En el cruce con la avenida Pino Suárez una mujer, Verónica, se acerca a limpiarle el rostro a Jesús, puesto que las heridas que le causaban la corona de espinas le hacían sangrar.

Cuanto más cerca estaba de las inmediaciones de la Catedral Metropolitana, el número de asistentes se incrementaba y buscaban acomodarse para ver por breves instantes el rostro del intérprete del hijo de Dios.

Tras cuarenta minutos de viacrucis a la plancha capitalina, el momento culminante se acercaba y los teléfonos celulares dominaban el frente del escenario para grabar el momento culminante de la representación.

Hacia el medio día, con la participación de 40 actores, Cristo fue crucificado, en medio de las súplicas de María, su madre, interpretada por Jacqueline Bribiesca.

La representación del Viacrucis surgió en Jerusalén para acompañar espiritualmente a Cristo en su pasión y después se extendió por todo el mundo. La palabra Viacrucis significa camino de la cruz.

El Viernes Santo recuerda la muerte de Jesús, es día de oración, reflexión y transformación, así como de ayuno, abstinencia y el único día en que no se celebra misa, porque la Iglesia está de luto.

 

“Orgulloso de ser Jesús”. Francisco Arroyo comentó que lo más difícil de interpretar el papel de Jesús es cargar la cruz de 50 kilos. Dijo estar muy orgulloso de interpretar por primera vez el papel y que esta representación significa recordar valores universales como la justicia.

“Es una gran responsabilidad tener este papel, es un personaje que ha trascendido las épocas, el tiempo, lugar y modo; fue muy revolucionario su pensamiento. Es importante que el público sienta esa empatía, que no se queden con los brazos cruzados si algo en su corazón les dice que está mal”, dijo.

Francisco Hernández Ramos, director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico Fénix Novohispano informó que la representación de la Pasión de Cristo iniciaría a las 10 de la mañana y concluirá hacia el medio día; señaló que el propósito de esta escenificación es darle “vigencia al pensamiento filosófico de Jesús en estos tiempos difíciles”.

Destacó que el Viacrucis busca mostrar tanto al público nacional como al internacional de la plancha del Zócalo capitalino la tradición de las manifestaciones teatrales del siglo XVI de la Pasión de Cristo en la Nueva España, puesto que el viacrucis se representaba en la antigua calle del Calvario, hoy avenida Juárez.

“El Viacrucis rescata esta tradición, donde, además de utilizar un vestuario propio de la época, se recrea un ambiente al estilo barroco”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS