Deficientes, estaciones de monitoreo del aire, alertan

De las 30 activas en el país, 25% requieren modernizar equipo; en 11, algún contaminante rebasa límite permitido: Sinaica
Los sistemas de monitoreo instalados en el país registran los niveles de contaminantes en el aire, como ozono, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y óxido nítrico. (FOTOS: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
15/04/2017
02:00
Astrid Rivera
-A +A

[email protected]

De las 30 redes para monitorear la calidad del aire que hay en el país, en 11 algún contaminante rebasa los límites permitidos, 12 no tienen información sobre la calidad del aire en las ciudades que abarcan y sólo en siete los niveles de contaminación son los adecuados, según datos del Sistema Nacional de Información de la Calidad del Aire (Sinaica).

De las estaciones de monitoreo, 25% requieren modernizar sus equipos, puesto que rebasan 10 años de antigüedad, y sustituir los que son manuales por automáticos, para que puedan arrojar información en tiempo real sobre la calidad del aire de las ciudades donde están instaladas, indicó a EL UNIVERSAL María Amparo Martínez Arroyo, directora general del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

Las redes de monitoreo que rebasan los límites permitidos de contaminantes son las del Estado de México, Chihuahua, Durango, Coahuila, Nayarit, San Luis Potosí, Guanajuato, Jalisco, Hidalgo, Ciudad de México y Morelos. Mientras que las que carecen de información que permita evaluar la calidad del aire son: Sonora, Ciudad Juárez-Chihuahua, Sinaloa, Zacatecas, Colima, Querétaro, Puebla, Guerrero, Chiapas, Tabasco y Campeche.

Las redes que reportan buena calidad del aire al registrar niveles de contaminantes en los límites permitidos son: Baja California, Aguascalientes, Michoacán, Tlaxcala, Veracruz, Oaxaca y Yucatán.

Los sistemas de monitoreo registran los niveles de contaminantes en el aire, como ozono, partículas PM 10 y 2.5, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y óxido nítrico.

Martínez Arroyo señaló que con los equipos automáticos las estaciones de monitoreo pueden arrojar datos en tiempo real, mientras que los equipos manuales no tienen esa capacidad, sino que tardan en procesar los datos, lo que repercute en que la ciudadanía no conozca de manera inmediata las condiciones del aire que respira.

encuentro_nacional_de_respuestas_al_cambio_climatico_43221097.jpg

Señaló que no existe un presupuesto específico para la mejora de la calidad del aire, por lo que consideró que con recursos etiquetados para este fin mejoraría en gran medida la gestión de las redes de monitoreo en las entidades.

Para la puesta en marcha del Sinaica, que tuvo lugar en octubre pasado, el INECC calibró todos los equipos de las redes de monitoreo a fin de que arrojaran datos confiables y la población pueda consultar el estado de la calidad del aire de su ciudad. Sin embargo, la directora de este instituto advirtió que las estaciones requieren de un mantenimiento constante, que es atribución de los gobiernos estatales.

“Estos sistemas deben de tener un mantenimiento constante; nosotros hicimos todo porque estén bien instalados, para calibrarlos, para saber que estamos midiendo; es un trabajo para asegurarnos de que está caminando, pero si no se le está dando mantenimiento, si no tiene personal que lo esté operando, eso se puede echar a perder muy rápido. Entonces es importante recordar que es una atribución del gobierno de los estados. Hay que entusiasmarlos mucho para que les den ese mantenimiento”, indicó.

En julio de 2016, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) anunció la inversión de 150 millones de pesos para fortalecer las redes de monitoreo atmosférico a fin de homologar todas las estaciones para que midan los mismos contaminantes; el recurso sería canalizado a través del Fondo Nacional de Infraestructura.

María Amparo Martínez comentó que se realizaron una serie de licitaciones, las cuales aún están en proceso de resolverse, para la compra del equipo.

“Actualmente la sociedad pide cada vez más saber qué está respirando, hay cada vez más conciencia de querer saber qué respira, para eso se necesitan estas redes de monitoreo”, afirmó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS