Perfil: Tomás Yarrington. De alcalde a conspirador

Se activó una ficha por Interpol para su localización, ya era prófugo de la justicia
Foto: Archivo. EL UNIVERSAL
10/04/2017
02:23
Dennis A. García
-A +A

[email protected]

Nacido en Matamoros, Tamaulipas, Tomás Yarrington se desempeñó como alcalde de ese municipio entre 1993 y 1995. Cuatro años después gobernó esa entidad fronteriza y con ello surgieron sus presuntos nexos con el Cártel del Golfo y Los Zetas, catalogados como los más sanguinarios en esos tiempos.

Durante ese periodo estuvo en la mira de agencias estadounidenses como el FBI y la DEA; no había duda, Yarrington Ruvalcaba estaba relacionado con los cárteles de la droga.

Se hizo de casas, joyas, incluso se menciona una isla en Veracruz, todo con dinero del crimen organizado. Además, la investigación de Estados Unidos indica que la campaña para gobernador de Tamaulipas fue financiada por el Cártel del Golfo. A cambio, el priísta dejaría operar el trasiego de droga.

Aunque por medio de sus abogados asegura que todo eso era mentira, al terminar su mandato se fue, abandonó México. Ante los señalamientos, la Procuraduría General de la República (PGR) comenzó a investigarlo desde 2004, cuando aún era gobernador. En 2012 el PRI se deslindó de Yarrington Ruvalcaba y el 23 de mayo suspendió su militancia. Dejó de ser priísta y no se supo de él.

El 22 de noviembre de 2016, la PGR puso precio a su captura, 15 millones de pesos por el ex gobernador de Tamaulipas.

Se activó una ficha por Interpol para su localización, ya era prófugo de la justicia. Es acusado en el Distrito Sur de Texas por conspirar para violar las disposiciones del estatuto de Chantaje Civil, Influencia y Organización Corrupta (RICO), conspiración para lavar dinero, para cometer fraude y para hacer declaraciones falsas a los bancos estadounidenses con garantía federal.

En el documento del FBI se menciona que se le acusa de una conspiración para violar las disposiciones de la Ley de Sustancias Controladas, dos cargos sustantivos de fraude bancario, y una conspiración para estructurar las transacciones de divisas en una institución financiera nacional. Siempre lo negó, aseguró que no tenía nexos con el narcotráfico, pero testigos protegidos lo delataron.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS