Nocivas, labores del hogar: investigadoras

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el rector de la UNAM, Enrique Luis Graue, entregó el galardón Sor Juana Inés de la Cruz a 79 académicas para reconocer su labor en la docencia, la investigación y la cultura (UNAM)
09/03/2017
02:08
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

Mujeres galardonadas con el reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) coincidieron en que las labores del hogar “quitan tiempo” e impactan negativamente en las carreras profesionales de las científicas mexicanas.

Tan sólo en la UNAM, las académicas e investigadoras invierten semanalmente en el trabajo doméstico nueve horas más que sus colegas varones.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la UNAM entregó el galardón Sor Juana Inés de la Cruz a 79 académicas para reconocer su “sobresaliente” labor en la docencia, la investigación y la difusión de la cultura.

La investigadora Antígona Segura Peralta, del Instituto de Ciencias Nucleares y nivel I del Sistema Nacional de Investigadores señaló que está construido y pensado en los hombres, puesto que no considera los plazos para entregar investigaciones o ensayos de las mujeres, que además de trabajar, necesitan tiempo para dedicarle a la maternidad, o que aplazan su desarrollo profesional al momento de tener hijos.

“Estamos en desventaja: se espera que te dediques de tiempo completo, que viajes, estés en congresos durante una semana pero esa dinámica se contrapone con lo que se espera de las mujeres y lo que muchas de nosotras todavía cumplimos como cuidar hijos y hacernos cargo de la casa. No le podemos dedicar a nuestro trabajo el mismo tiempo que los hombres”, dijo en entrevista.

Lamentó que en la comunidad científica mexicana persista el machismo puesto que investigadoras y estudiantes a menudo son “cosificadas” por los varones, quienes incluso en reuniones de trabajo desechan su capacidad como científicas y les hacen referencias sexuales. Las mujeres han tenido que aprender a sobrevivir a la violencia para poder continuar en el medio.

Claudia Chibici-Reneanu, catedrática e investigadora de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) unidad León, explicó que existen pocas oportunidades para combinar el trabajo académico con las labores del hogar, y que se percibe la discriminación en el ámbito académico puesto que muchas profesoras han sufrido discriminación cuando de manera “automática” se juzga que los hombres son mejores docentes que las mujeres.

“Es alarmante porque a veces los prejuicios contra la mujer son inconscientes: a los profesores universitarios, por ejemplo, se nos juzga de antemano peor a las mujeres que a los hombres, a las profesoras nos ven menos capaces de antemano”.

Elizabeth Solleiro Rebolledo, del Instituto de Geología de la UNAM, señaló que en su medio no ha sentido que el género represente un impedimento para obtener ascensos.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios