Obesidad, causa de múltiples daños en la piel, alertan

Especialista señala que es importante identificar las enfermedades de la piel en los pacientes con obesidad porque algunas incluso pueden ser marcadores de diabetes
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
19/01/2017
11:14
Perla Miranda
Ciudad de México
-A +A

Las personas con obesidad pierden más agua a través de la superficie de la piel, lo cual implica tenerla seca y con una capacidad de reparación disminuida.

Por ello es importante mantenerla lo más lubricada posible con cremas blancas, sin aroma, y no “friccionar” la piel durante el baño ni con zacates, estropajos o esponjas, ya que esto favorece más la resequedad de la piel y por lo tanto la presencia de comezón, eccemas e irritaciones, alertó Linda García, presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD).

Es importante identificar las enfermedades de la piel en los pacientes con obesidad porque algunas incluso pueden ser marcadores de diabetes, agregó la especialista, porque además cuando se presentan en los grandes pliegues de la piel aumenta el calor, la humedad y el roce y se genera el ambiente propicio para la aparición de hongos.

Linda García recomendó “mantener dichas zonas lo más secas posible, usar ropa de algodón y evitar el uso de talcos medicados, pues junto con la humedad, se forman grumos que con la fricción irritarían más la piel.

“Lo mismo sucede con los pies y entre los dedos, hay que mantenerlos secos, usar calcetines o medias de algodón que eviten el contacto con los materiales del forro de los zapatos y que favorecen la sudoración y la humedad”.

En el caso de los menores con obesidad, es importante identificar los cambios en la piel sobre todo aquellos que se localizan en el cuello, axilas, dorso de las manos, codos y rodillas, donde la piel se torna oscura y engrosada.

“Esta entidad conocida como acantosis nigricans, es un marcador cutáneo predictivo para diabetes”, agregó.

Más aún, de acuerdo con la experta, los cambios metabólicos que causa la obesidad favorecen también que se eleven ciertas hormonas (hiperandrogenismo), lo cual genera aparición de vello en la cara, abdomen y piernas en las mujeres (hirsutismo); mientras que en la piel cabelluda sucede lo contrario, se empieza a caer el pelo de la parte frontal (alopecia androgenética).

La presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología añadió que “las manifestaciones asociadas a la obesidad dependen del grado de la misma, por ello es primordial consultar al especialista en dermatología, quien diagnosticará y definirá el tratamiento más adecuado para cada caso”.

 

spb

Mantente al día con el boletín de El Universal