15

SCJN aplaza una semana debate del cannabis

Ministro Cossío Díaz propone analizar información científica. Si el caso llega al pleno tardaría hasta 6 meses, señala abogado
Mientras ministros debaten sobre el uso de la marihuana, afuera de la Corte jóvenes integrantes de diversas organizaciones se manifestaron en favor de la legalización del enervante con fines medicinales y recreativos (JORGE RÍOS. XINHUA)
29/10/2015
02:15
Dennis A. García
-A +A

[email protected]

Los integrantes de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aplazaron para el próximo miércoles la discusión del proyecto del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, que autoriza el autoconsumo de la marihuana con fines lúdicos y recreativos, al considerar que se trata de un tema trascendental para el país y que requiere de un estudio más amplio.

Durante la sesión privada, revelaron fuentes de la Corte, el ministro José Ramón Cossío Díaz solicitó posponer la discusión para conocer más a fondo la información científica que se incluye en el proyecto sobre las consecuencias del consumo de marihuana, petición que fue avalada por los integrantes de la primera sala del alto tribunal, y ninguno planteó que el proyecto se llevara al pleno de la SCJN.

El tema del consumo del cannabis llegó al máximo tribunal luego que los quejosos Josefina Ricaño Bandala, Armando Santacruz González, José Pablo Girault Ruiz y Juan Francisco Torres Landa Ruffo, de la organización Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART), promovieron un juicio de amparo indirecto contra la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que les negó la autorización del consumo de marihuana.

En su demanda argumentaron que el individuo tiene derecho a elegir de forma libre y autónoma su proyecto de vida y “el Estado no puede imponer modelos y estándares a los ciudadanos, ni intervenir en asuntos propios de la esfera personal y privada”.

El proyecto de sentencia del ministro Zaldívar propone otorgar el amparo a los quejosos para sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer y transportar el enervante, pero únicamente con fines de consumo lúdico y personal, por lo que no se autoriza su comercialización.

La propuesta es clara: excluye la posibilidad de consumo o comercialización de cualquier otra sustancia narcótica, y no ampara a la SMART, sino a los cuatro individuos. Pero de aprobarse abre la puerta para que otros que busquen el uso de la marihuana con fines lúdicos y recreativos vía amparo.

Sin evidencia de daño permanente. El proyecto del ministro señala que existen investigaciones que sostienen que la marihuana resulta menos dañina que el alcohol; y estudios coinciden en que es incierta la relación entre el cannabis y las alteraciones sicóticas o mentales en los consumidores.

Sostiene que no existe evidencia de que la marihuana genere algún deterioro permanente en el sistema cardiovascular, ni tampoco se ha probado que dosis prolongadas produzcan afectaciones cognitivas como las que se observan con el consumo crónico del alcohol.

“Esta primera sala observa que si bien la evidencia médica muestra que el consumo de marihuana puede ocasionar daños a la salud de los consumidores, se trata de afectaciones menores o similares a los que producen otras sustancias no prohibidas, como el alcohol o el tabaco”, indica el proyecto que se aplazó una semana

Fabián Aguinaco, representante legal de quienes promovieron el amparo, enfatizó que México está preparado para dar ese paso y cambiar la forma de vivir como individuos con plena libertad responsable. “El punto central es la libertad de decidir qué hacer, y no la prohibición; la decisión recae sobre la persona. México está preparado para dar el paso, se debe discutir a partir de los derechos humanos, no de los argumentos del miedo de la sociedad”.

En entrevista en la SCJN, explicó que el país requiere un cambio fundamental para evitar que tanta gente esté en prisiones y disminuir la violencia.

Dijo que espera que el próximo miércoles los ministros resuelvan y no lleven el caso al pleno de la SCJN, pues el fallo tardaría seis meses o un año.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios