Entregan en España premios de la Asicom

Preside ceremonia el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz; activistas, humanistas y artistas reciben el reconocimiento
El Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL (atrás, al centro), posa con los galardonados en la Universidad de Oviedo, en Asturias (ESPECIAL)
16/10/2015
02:02
Ana Anabitarte / Enviada
-A +A

[email protected]

Oviedo, Asturias.— “Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos”, con estas palabras del famoso ensayista y filósofo español José Ortega y Gasset, comenzó ayer su discurso el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL, en la ceremonia de los premios que cada año entrega la Asociación Iberoamericana de la Comunicación (Asicom) conjuntamente con la Universidad de Oviedo y la Fundación Ealy Ortiz A.C.

El acto se celebró en el Paraninfo de la Universidad de Oviedo. El rector Vicente Gotor Santamaría, quien tuvo unas palabras de felicitación por el primer centenario de EL UNIVERSAL, presidió la ceremonia junto con el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz; Carlos Fernández Collado, presidente de la Asicom, y el alcalde de Oviedo, Wenceslao López.

“Esta noche están aquí reconocidos aquellos que han logrado poner su mirada más allá del horizonte visible, que han sabido identificar oportunidades y desde sus diferentes trincheras han luchado por el respeto y el reencuentro de causas justas y lo han hecho con un profundo valor, a pesar de entornos complejos e incluso peligrosos”, añadió el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz en referencia a los premiados. “Todos ustedes son ejemplo de un amplio sentido de la justicia, con miras en la prosperidad y el bienestar de los habitantes de nuestros países iberoamericanos”.

A continuación, en su discurso, Carlos Fernández Collado citó a Santiago Ramón y Cajal, quien afirmó que las ideas no duran mucho y hay que hacer algo con ellas. Recordó cuando hace casi 10 años tuvieron la idea de organizar unos premios “que simbolizan lo mejor de dos orillas, y representan fielmente nuestros valores y nuestra cultura”.

Después de que el Licenciado Ealy Ortiz entregara una placa de reconocimiento al rector Vicente Gotor, por su apoyo a los premios durante todos estos años, Enrique Bustamante Martínez, director de la Fundación Ealy Ortiz A.C., leyó una semblanza sobre cada uno de los seis premiados: el activista venezolano y presidente de Voluntad Popular hasta antes de ser encarcelado, Leopoldo López (en su nombre lo recibieron sus padres, Leopoldo López y Antonieta Mendoza); el catedrático de Historia Latinoamericana de la Universidad de Oxford Alan Knight; el Centro Asturiano de México; el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal); el escritor y director de cine asturiano Gonzalo Suárez y el abogado Pedro Dallari, coordinador de la Comisión Nacional de la Verdad, en Brasil.

Visiblemente emocionado y sin poder evitar las lágrimas, Leopoldo López recordó a su hijo preso en Venezuela y condenado hace unos días a casi 14 años de cárcel, acusado de instigar las revueltas populares contra el presidente Nicolás Maduro, que se saldaron con 43 muertos. “Encontró un sueño”, dijo, “ser un servidor a su patria, y acabó preso”. López denunció la falta de libertad existente en su país y expresó que mientras “la verdad y la justicia son difíciles de conseguir, también son fáciles de perder y en Venezuela se han perdido”.

Tras un gran aplauso de los asistentes, le tocó el turno al catedrático de Historia Latinoamericana de la Universidad de Oxford Alan Knight, quien explicó el por qué había dedicado su vida a estudiar la historia de México. “Se lo debo a Fidel Castro y a sus barbudos del 59, ya que a raíz de ellos el gobierno británico se dio cuenta de que había muy poco conocimiento sobre la historia latinoamericana y decidió abrir un centro de estudios latinoamericanos y crear becas, una de las cuales yo recibí”, bromeó.

El cineasta Gonzalo Suárez aprovechó su discurso para hablar del carácter cultural del premio. Detalló que este galardón es un ejemplo de cómo se deben tender puentes entre ambos continentes. Francisco Sierra, presidente del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal), señaló que lo recibía con la obligación “de seguir dando sin recibir nada a cambio” y citó el significado etimológico de la palabra comunicación, “que precisamente significa eso: compartir algo, poner algo en común”. Mientras Manuel Arias, presidente del Centro Asturiano, reconoció que recibir premios como este “animan a seguir adelante”.

El abogado brasileño Pedro Dallari, coordinador de la Comisión Nacional de la Verdad en Brasil, con la que se investigó lo sucedido durante la dictadura militar (1964 y 1985) que dejó 362 muertos o desaparecidos y más de mil 500 torturados, entre ellos la actual presidenta, Dilma Rousseff, se refirió al informe final que elaboraron después de años de trabajo y dijo que había sido un trabajo “en defensa de los valores supremos de la civilización”.

En la ceremonia, a la que asistió la señora Perla Díaz de Ealy, todos los galardonados recibieron una escultura diseñada por el artista español Hugo Fontela. El acto comenzó con el sonido de las gaitas de la Orquesta de Oviedo, y terminó con el Gaudeamus Igitur, interpretado por una soprano del coro de la Universidad.

Asistieron también María Teresita González de Bustamante; Antonio Marbez y S. Patricia de Marbez; los señores Javier y Yolanda Gómez, Pilar Baptista; Laura Galguera, vicepresidenta de Asicom, Jorge Menéndez Vallina, presidente del Real Oviedo; Jesús Gutiérrez, cónsul de México en Oviedo; Carmen Alberto, cónsul de Brasil; José Ramón y Eloísa Alonso.

Mantente al día con el boletín de El Universal