Ofician primera misa en náhuatl en la Basílica de Guadalupe

Obispos señalan que se deben valorar las culturas indígenas que hay en el país
La misa fue realizada por el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez, los obispos de Teotihuacán, Guillermo Escobar Galicia, y de San Cristóbal de las Casas (JOSÉ PAZOS. NOTIMEX)
14/10/2015
01:30
Astrid Rivera
-A +A

[email protected]

En la Basílica de Guadalupe se celebró ayer la primera misa solemne en lengua náhuatl. Después de cuatro años de trabajo en el que colaboraron traductores de diversas diócesis y congregaciones religiosas, se concluyó el texto litúrgico que se utilizó en el rito.

En su homilía, el obispo de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Felipe Arizmendi Esquivel, reprochó que no haya una Biblia Católica en náhuatl y no haya una traducción oficial en esa lengua para las celebraciones litúrgicas de todos los sacramentos.

“Es una pena, una vergüenza, una injusticia, que hasta ahora el pueblo náhuatl no tenga una Biblia católica aprobada por la Conferencia Episcopal. De igual manera, es una pena que aún no tengamos una traducción oficialmente autorizada para las celebraciones litúrgicas en náhuatl, de todos los sacramentos, particularmente de la Santa Misa. Hemos dado los primeros pasos para ello, pero aún nos falta mucho camino por recorrer”, expresó.

Con el canto La Guadalupana, en la lengua hablada por los mexicas, comenzó la celebración. La misa fue encabezada por el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez, quien ingresó al altar de la Basílica de Guadalupe junto con los obispos de Teotihuacán, Guillermo Francisco Escobar Galicia, y de San Cristóbal de las Casas, además de otros 20 representantes de diócesis del país; todos portaban un collar y una corona de flores de cempasúchil.

Arizmendi lamentó que en lugar de valorar y promover la cultura indígena, la hemos despreciado e infravalorado, calificando su lengua como “dialecto”, como si fuera una subcultura.

“Muchos mexicanos quisieran que no existieran más los indígenas; quisieran desecharlos, descartarlos, que fueran sólo un recuerdo de museo. No los conocen, por eso no los valoran ni les dan su lugar”, aseveró el también presidente de la dimensión de Cultura del Episcopado Mexicano.

Desde los cantos, alabanzas, hasta las oraciones y el evangelio se hablaron de manera simultánea en español y náhuatl, lengua utilizada —indica la tradición católica— por la Virgen de Guadalupe para hablar a Juan Diego. Los feligreses que se dieron cita para estar presentes en la celebración pusieron atención mientras seguían la misa en el texto litúrgico que les fue entregado en la entrada de la Basílica.

El obispo de San Cristóbal de las Casas destacó que la traducción del texto litúrgico que se utilizó para la celebración de la misa será presentada a la Conferencia del Episcopado Mexicano para solicitar su aprobación, y después harán el procedimiento ante la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en Roma.

El prelado dijo que la traducción no se realiza por publicidad eclesial ni por demagogia, sino para mantener vivo al pueblo náhuatl, pues aseveró que sería una irresponsabilidad dejarlo perder.

Comentó que los pueblos originarios no están condenados a desaparecer, sino que tienen presente y futuro.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS