1

Académicos lamentan "error" de Chuayffet

09/06/2015
04:00
Ciudad de México
-A +A

La “suspensión indefinida” de la evaluación docente queda como un “mal precedente, deja un espacio politizado y polarizado” que puede ser utilizado como figura jurídica, a la menor muestra de fuerza en contra del sistema educativo, para suspender actos de la reforma educativa, coinciden ex funcionarios de la Secretaría de Educación Pública (SEP) e investigadores del sector.

Además se trató de una “equivocación”, una decisión “impulsiva” que resultó ser, por las reacciones, una de las más costosas para el gobierno federal en los últimos años.

José Ángel Pescador Osuna, ex titular de la SEP, asegura que “no se debió tomar una decisión tan impulsivamente” para presentar una decisión política que tenía como propósito cuidar el proceso electoral ante la violencia generada por movimientos sociales en Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Michoacán; o la inseguridad que se extendía a entidades como Jalisco.

Considera que a pesar de la explicación del secretario de Educación, Emilio Chuayffet, aún existen lagunas sobre las razones políticas que llevaron a la suspensión indefinida de la evaluación de maestros, pero a pesar de eso se puede advertir que la reforma educativa tiene elementos para seguir adelante.

El ex funcionario plantea que los argumentos del titular de la SEP sólo hacen ver que hubo razones políticas que no están suficientemente explicadas, pero lo que sí se advierte es que tuvo el respaldo del presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Para ello será necesario esperar las comparecencias del titular de la SEP y de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de lograrse ante las comisiones correspondientes en el Congreso.

Piden aclarar explicación. Para Roberto Rodríguez Gómez, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, la de Chuayffet Chemor es una “desafortunada explicación”, y que por el entorno político, “queda opaca y necesita que se explique, se esclarezca”.

Según el estudioso del sistema educativo, “la autoridad, la SEP y el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) quedan desgastados, lo que demuestra que la decisión que se tomó es la falta de coordinación entre todos. Pero peor aún fue que al instituto se le ubicó en la posición de ser obligado a salir y hacer frente a la situación”.

Desde su visión, la organización Mexicanos Primero “es la triunfadora en todo esto. Sea cierto o no, queda la impresión de que la SEP resultó ser muy sensible a la fuerza expresada desde las organizaciones que la siguieron”, dice el investigador.

Quienes argumentaron que la evaluación de maestros es el pilar o el meollo de la reforma educativa se equivocan, sólo es una herramienta para monitorearla, agrega.

“Haya sido como haya sido, la SEP tomó decisiones o recibió indicaciones para la suspensión, pero lo que es real es que más bien parece que sólo le quedó como recurso el acato a una decisión presidencial”.

Insiste que la figura del titular de la Secretaría de Educación queda “erosionada y desgastada en términos de credibilidad ante el magisterio, porque [las razones políticas] se consideraron como una decisión por prudencia. Diría que más bien resultó imprudente porque no desactivó a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)”.

Al final la “suspensión indefinida queda como una figura jurídica fuera y extraña en el diccionario del secretario Chuayffet que bien podría haberse identificado de otra manera, como momentánea. Los términos abren la puerta, con la fuerza necesaria, para que en otro momento se puedan suspender actos de la reforma bajo la misma figura. Se trata de un mal precedente que puede dar sentido a una figura jurídica”.

Rodríguez Gómez asegura que por ahora el espacio de la reforma educativa “queda politizado y polarizado... regresamos a un panorama evaluacionista y no de una visión educativa que tanto se había pedido”.

Para el ex subsecretario de Educación Básica, Lorenzo Gómez-Morín Fuentes, la suspensión es más “un argumento de la Segob que de la SEP, que suena extraño frente a una postura que hasta ahora se había caracterizado en la SEP por ser firme, respetuosa pero dentro del marco de la ley en su llamado a la CNTE hacia la vida institucional”.

Después de la explicación del secretario pide que la educación no quede sujeta a los procesos políticos, una vez que la decisión que se tomó tuvo razones no del todo claras en ello.

“Es una equivocación que resultó muy costosa para el gobierno federal por la reacción masiva y contundente de las organizaciones sociales, civiles y del sector académico”, argumentó. El ahora académico de la Flacso afirma que fue “un error de cálculo inaceptable... El tamaño del gazapo fue mayúsculo frente a la respuesta general, por lo que podemos decir que la reforma puede regresar a su curso”.

Coincide en que la figura del secretario Emilio Chuayffet queda lesionada porque ha tenido que dar una explicación y en las primeras horas no ha logrado ser satisfactoria.

Hugo Casanova Cardiel, académico del Instituto de Investigaciones Sobre la Universidad y la Educación de la Universidad Nacional Autónoma de México, refiere que “lo que sorprende es la forma en la que las autoridades educativas han jugado con un tema de la más alta significación para los profesores y los alumnos; además del desdén con la que fue tratada la normatividad del sistema educativo”. 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS