Admite críticas, pero no revela "¿de quién fue la idea?"

Emilio Chuayffet se defendió con documentos y oficios
24/06/2015
03:40
Natalia Gómez, Alberto Morales y Juan Arvizu
México, DF
-A +A

[email protected]

La comparecencia de Emilio Chuayffet a ratos toma el tono de un juicio oral. En su defensa, el inculpado de violar la Constitución y la autonomía del INEE, porque la SEP aplazó y repuso luego las fechas de la evaluación educativa, responde con una “narrativa” que deja insatisfechos a panistas, perredistas y petistas, que en casi cuatro horas logran que les diga “sí, admito la crítica de que fue lacónico” el boletín que puso de cabeza todo.

El titular de la SEP, en descargo de responsabilidades, lee documentos y entrega un kilo de oficios de los que da fe un Notario Público que rechaza la oposición.

Oradores del PRI y el PVEM le dan su respaldo y al presidente Enrique Peña Nieto, y se manifiestan contra los “violentos” de la CNTE que apoya el PRD, y que resaltan la entrega del sector a Elba Esther Gordillo, por Vicente Fox y Felipe Calderón, que les recuerda el senador Daniel Amador Gaxiola.

En el salón de sesiones de la Comisión Permanente del Congreso, en el Senado, transcurren poco menos de cuatro horas en que la oposición critica la actuación de Chuayffet, y formula preguntas sobre la decisión del viernes 29 de mayo. Las incógnitas quedan abiertas.

Chuayffet había llegado a las 11:35 horas a la Cámara Alta, recibido por el presidente de la Junta de Coordinación Política, Emilio Gamboa (PRI), y desde las oficinas de su anfitrión sigue en televisión casi una hora de incidencias de la comparecencia de los integrantes de la Junta de Gobierno del INEE.

Ahí ve a la presidenta del INEE, Sylvia Schmelkes, cuando revela que recibió el aviso de suspensión de las evaluaciones con dos horas de anticipación, y que se consideró interponer una controversia ante la Corte.

Más tarde el secretario informa que sólo 13 estados se habían preparado para las pruebas, y de ello hay fe del Notario Público 190 del DF; que se repusieron las mismas fechas, y aplicó 83.4% de los inscritos.

El diputado Miguel Alonso Raya (PRD) lanza reclamaciones sobre los vicios en la nómina del sector, y critica el estilo de Chuayffet. Pide difundir ventajas de la evaluación, pero están presentes “las amenazas, los retos del secretario, que como un gallo de pelea [busca] ver quién le brinca en el corral de tal o cual feria”.

El aludido escucha. Su rostro, sin gestos. Sigue el ataque del senador panista Juan Carlos Romero Hicks, quien pedía que renunciara, y califica: “La explicación que hemos escuchado es inverosímil”.

Dice que el mensaje de rectificación le hizo recordar a su paisano, el escritor Jorge Ibargüengoitia, con la idea de un personaje: “Quien creyó que todo lo que dije fue en serio, es un cándido; y quien creyó que todo fue en broma, es un imbécil”.

Si el boletín, la madre de esta batalla, fue lacónico, Chuayffet nada expone ante los gritos de la panista Esther Quintana: “Acláreme, francamente estoy preocupada, ¡estoy molesta, estoy enojada! ¡Quiero una explicación lógica y racional!”. Se guarda las respuestas “de quién fue la idea” de suspensión en pleno proceso electoral”. Chuayffet muestra otra vez un rostro sin expresión, inescrutable, que esconde la respuesta a la pregunta: “¿De quién fue la idea?”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS