Narro destaca liderazgo de Guillermo Soberón

Soberón, ex rector de la UNAM, presentó su libro de memorias "El médico, el rector"
Soberón dijo que la idea de escribir las memorias de su ejercicio profesional fue un anhelo desde que se desempeñó como rector de la UNAM (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
23/06/2015
04:01
Julián Sánchez
-A +A

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, consideró que el ex secretario de Salud y también ex rector de esa universidad, Guillermo Soberón, siempre ha sido un conductor, un verdadero líder que destaca por su honestidad, preparación, convicciones profundas, experiencia y don de gente.

A través de un comunicado, se informó que durante la presentación de libro de memorias de Soberón, "El médico, el rector", Narro dijo que el protagonista del citado volumen "es uno de nuestros médicos, educadores, científicos e intelectuales más completos de las últimas seis décadas.

"Es una persona con una privilegiada memoria y de quien, a través de las páginas de estas remembranzas, podemos seguir aprendiendo mucho", afirmó.

En el acto, al que asisitió la secretaria de Salud, Mercedes Juan López, José Narro Robles sostuvo que a lo largo de su vida profesional Soberón ha sido una persona con enorme capacidad para imaginar transformaciones.

"Pero mejor aún, para ejecutarlas, para fundar instituciones y también para actualizar las que otros realizaron. Ha sido un pensador, pero igualmente, un ejecutor.

"Esta capacidad deriva en parte de su labor inagotable que aún ahora realiza, pero también de su talento para conformar y dirigir grupos de trabajo, para atraer a ellos lo mismo a grandes personajes que a jóvenes entusiastas bien preparados, para definir problemas relevantes y proponer soluciones pertinentes y viables, para determinar metas y poner en práctica las acciones necesarias para alcanzarlas".

En la presentación se destacó que el libro "El médico, el rector", abre una vida y revela una trayectoria, además de que presenta y rinde cuentas de una actuación y numerosos momentos fundamentales de su persona y de distintas instituciones de nuestro país.

"Se trata de una obra reveladora de la vida de un médico y un gran rector, pero también un texto que recoge el tránsito de un país, de singularidades de algunas de sus instituciones de educación superior, con la UNAM a la cabeza, y de las de salud".

Soberón dijo que la idea de escribir las memorias de su ejercicio profesional fue un anhelo desde que se desempeñó como rector de la UNAM, pues "me pareció que debía dejar el testimonio de esa, para mí, inolvidable experiencia, y que tenía que asumirlo como una obligación que debiera cumplirse".

Decidió que debían abarcar tres partes: su formación educativa, su desempeño como rector y el viraje de la bioquímica al campo de la salud pública, que incluye su experiencia como coordinador de los servicios salud de la Presidencia de la República.

Además narra su faena como secretario de Salud del gobierno federal, su participación en la creación y funcionamiento de la Fundación Mexicana para la Salud, y como titular de otras instituciones.

Es en 2015, 34 años después de haber concluido su labor rectoral, que aparecen sus memorias.

Guillermo Soberón dijo: "Pienso que ayuda a la verosimilitud y objetividad del relato el que haya transcurrido ese lapso para ponderar con ecuanimidad lo que aquí se expresa".

Al dar lectura del texto de Juan Ramón de la Fuente, también ex rector de esta casa de estudios, el director de la Facultad de Medicina, Enrique Graue, expresó que Soberón es una de las grandes figuras de esa disciplina en México.

Mercedes Juan resaltó, entre otras contribuciones del autor, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica gracias a su trabajo como secretario de Salud, así como el inicio de la descentralización de los servicios de salud, todo explicado de manera amena en el libro.

Jaime Martuscelli Quintana, coordinador de Asesores del Rector, señaló que el autor es un distinguido universitario y un constructor de instituciones.

Así ocurrió cuando, por ejemplo, se impuso la tarea de crear un sitio de encuentro de investigadores del área y funda, en 1957, la Sociedad Mexicana de Bioquímica, siendo su primer presidente; además, promovió un programa de posgrado adscrito a la Facultad de Química de la UNAM, exitoso hasta nuestros días.

Es el creador del Sistema Nacional de Salud en su concepción moderna; al igual que lo hizo en la Universidad, fue un reformador de las instituciones de salud del país y su legado se ha mantenido así durante años.

Al leer un texto de Diego Valadés, integrante del Instituto de Investigaciones Jurídicas, César Astudillo, abogado General de la UNAM, expuso que en las páginas de la obra el autor ofrece sus razones, preocupaciones, ilusiones y pasiones.

"Aquí nada queda oculto, por eso, éste es un libro que puede ser leído como un fecundo capítulo de la rica historia de la Universidad, como un testimonio de tiempos de crisis, como una memoria personal, una lección de gobierno ético, o como todo eso a la vez".

En una proyección en video, Julio Frenk, ex secretario de Salud, señaló que atento a los signos de su tiempo, Soberón ha enriquecido ese campo en México, con su mirada estratégica, su inagotable energía, su extraordinaria capacidad de organización y su inquebrantable voluntad de servicio. Su contribución a los sistemas de salud es enorme.

ml

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS