Sólo habrá reemplazos en la Federación, dice abogado

28/05/2015
05:22
Jorge Guzmán y Ángel Parra
-A +A

[email protected]

La detención de varios miembros de la FIFA tendrá como inmediata consecuencia el nombramiento de nuevos dirigentes, tanto a nivel nacional como internacional, aunque ni el escándalo de corrupción ni las aprehensiones derivarán en un juicio contra el máximo organismo futbolístico, el cual no está implicado directamente en el proceso legal.

“La FIFA, como tal, no está considerada dentro del juicio”, precisa en entrevista el abogado Ricardo de Buen, quien también es miembro del Tribunal de Arbitraje Deportivo. “La FIFA es persona moral y no está implicada, sin embargo podría tener sus repercusiones en un futuro cercano”.

Se le pregunta qué tipo de consecuencias enfrentaría la FIFA: “Es difícil determinarlo, yo creo que no hay ninguna específica. Habría que ver a detalle el tema de que tendría que haber nuevos representantes de los países que ahora tienen a directivos con una orden de aprehensión; pero en principio habría que estudiar los estatutos y ver si tiene una consecuencia el hecho de que de repente desaparezcan ciertos representantes por estar impedidos para actuar por un proceso legal. En principio no veo nada inmediato, como que eso afecte de modo legal a que cambie algo de forma inmediata en FIFA. De que le afecta en otros ámbitos, obviamente sí”.

Sobre el impacto que pudiera tener este hecho a dos días de las elecciones para presidente de la FIFA, el abogado señala que “la federación nacional tendrá que tener un mecanismo para nombrar un nuevo representante ante FIFA. Es decir, que FIFA no deja de tener la posibilidad de llevar a cabo un consejo, porque a fin de cuentas los que votan si bien es a través de las personas, no son ellas, sino las federaciones representadas por sus presidentes. Después habría que ver cada uno de los mecanismos nacionales, a ver cómo lo pueden sustituir. En principio no tendría por qué suspenderse, pero a lo mejor sí por un tema práctico”.

De Buen cree que la situación legal del proceso “está en pañales”, porque “apenas los acaban de aprehender, tienen una acusación criminal en Estados Unidos y por lo tanto ahora tendrán que comparecer ante la justicia de ese país para llevar un juicio”.

En dicho juicio, como lo establece el comunicado de prensa de la justicia norteamericana, “la aprehensión no implica que sean culpables, el seguimiento del caso lo determinará”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS