Locutora indígena sobrevive a balazo que atravesó su rostro

Dos hombres la atacaron al salir de la estación Radio y Televisión de Guerrero; Marcela de Jesús Natalia permanece grave en el Hospital General de Acapulco
Marcela de Jesús Natalia (centro), quien trabaja en la estación Radio y Televisión de Guerrero, en Ometepec (TOMADA DE FACEBOOK)
05/06/2017
02:01
Arturo de Dios Palma
Chilpancingo, Gro.
-A +A

[email protected]

Marcela de Jesús Natalia resiste la bala que el sábado pasado hombres armados le dispararon en la boca y que le salió por la oreja.

Marcela está postrada en una cama del Hospital General de Acapulco. Los médicos la reportan estable pero aún grave.

El secretario de Salud en el estado, Carlos de la Peña Pintos, informó que hasta las 12 horas de ayer, Marcela permanecía en el área de cuidados intensivos, sedada, con apoyo mecánico ventilatorio, sin presentar síntomas de deterioro neurológico, con febrícula y taquicardia leve, además de que recibe transfusiones de plasma y glóbulos rojos.

El sábado pasado, Marcela de Jesús Natalia fue atacada por hombres armados en la puerta de la estación oficial Radio y Televisión de Guerrero (RTG), en Ometepec, en la Costa Chica.

Marcela llegó a la estación de radio antes de las 5 de la mañana para conducir su programa infantil que dura cuatro horas. Iba vestida con un huipil verde que tejen con dedicación muchas de las mujeres indígenas amuzgas de su pueblo: Xochistlahuaca.

A las 9:20 horas, según el reporte policiaco, hombres armados a bordo de un carro modelo Tsuru se pararon justo frente de la puerta de la estación y cuando vieron que salía le dispararon en dos ocasiones. Uno entró por la boca y le salió por la oreja, y el otro le impactó en el brazo izquierdo. El primero la puso al filo de la muerte.

A la locutora la trasladaron al hospital de Ometepec, donde los médicos sólo pudieron estabilizarla y de inmediato pidieron que fuera llevada a un centro médico donde le pudieran dar la ayuda de alto nivel que necesitaba.

Hasta el sitio llegó un helicóptero del gobierno del estado que la trasladó al Hospital Militar y de ahí al Hospital General de Acapulco, donde su estado de salud es grave. Marcela responde a los estímulos, dijo el vocero del Grupo Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Álvarez Heredia.

Después de 24 horas del ataque en contra de Marcela, se desconoce si la Fiscalía General del Estado (FGE) está investigando la agresión. No se ha informado sobre el móvil del ataque ni tampoco si se persigue a los responsables materiales e intelectuales.

El vocero del GCG informó que a la locutora y a su familia, el gobierno del estado le asignó medidas cautelares.

Los tiros en contra de Marcela son apenas la última agresión en contra de un reportero en Guerrero. El viernes pasado, la reportera de El Sur, María Avilés Rodríguez, fue agredida por una asistente de la secretaria de la Mujer, Rosa Inés de la O García, cuando intentó cuestionarla. La asistente la empujó en dos ocasiones y le tomó fotografías. Todo lo presenció la secretaria sin que intentara impedirlo.

El alcalde de Zihuatanejo, Gustavo García Bello, en redes sociales denostó el trabajo del reportero Noé Aguirre, por la cobertura que hizo de la detención de más 60 policías municipales a mediados de mayo.

También esta el hostigamiento que ha recibido la reportera de El Sur, Brenda Escobar, por la cobertura que realizó por la desaparición y crimen de la doctora Adela Rivas Obed.

El pasado 13 de mayo, en Tierra Caliente, unos 100 hombres armados les quitaron todo su equipo y una camioneta a siete reporteros en medio de dos retenes militares.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS