​Perfil. Raúl Escobar, el frentista chileno prófugo en México

Tras años sin noticias de su paradero, al "Comandante Emilio" lo detuvieron en México por secuestro. En 1991, perpetró junto con otros cómplices el homicidio del senador conservador Jaime Guzmán
Imagen tomada del portal de la Policía de Investigación de Chile
10/06/2017
15:38
GDA / El Mercurio / Chile
Santiago de Chile
-A +A

Orden de detención por infracción a la Ley Antiterrorista. Orden de detención por robo con fuerza. Orden de detención por homicidio. Orden de detención por robo con intimidación. Todas contra Raúl Julio Escobar Poblete.
 
También conocido como "Comandante Emilio", fue integrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez y tras años sin noticias sobre él, este viernes llegó una. Y grande: fue detenido en México.
 
Nació el 17 de octubre de 1963 pero fue en 1990 cuando se comenzó a saber de él. Ese año participó junto a Ricardo Palma Salamanca, "El Negro", en el asesinato de Luis Fontaine, director de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (Dicomcar).
 
Disfrazados de estudiantes se acercaron al taxi en el que el uniformado viajaba con su secretaria y dispararon. Fueron 18 tiros de balas que destruyeron su mandíbula y cráneo.
 
El mismo año, pero en octubre, Víctor Fuentes, agente de la CNI y escolta de Pinochet muere en Macul. "Comandante Emilio" y "El Negro" estuvieron detrás de su acribillamiento.
 
Fue el 1 de abril de 1991 cuando volvieron a trabajar juntos, esta vez subieron a un taxi Opala robado por Alexis Soto Pastrián, alias "El Rambo", y se dirigieron al Campus Oriente de la Universidad Católica, ubicado en Providencia.
 
Ahí esperaron a que el senador UDI y líder gremialista, Jaime Guzmán, saliera del recinto para interceptarlo y matarlo a tiros.
 
Luego de eso hay un gran salto hacia fines de 1996 cuando ocurre la fuga de la Cárcel de Alta Seguridad, más conocida como "El Gran Rescate". Este consistió en el escape de los frentistas Ricardo Palma Salamanca, Pablo Muñoz Hoffmann, Mauricio Hernández y Patricio Ortiz Montenegro.
 
Cerca de las tres de la tarde del 30 de diciembre cuando una canasta blindada sostenida por un helicóptero se posó en el patio del recinto penitenciario.
 
Ráfagas de metralletas sorprendieron a los gendarmes que tuvieron que buscar refugio al interior del penal. Dos detenidos alcanzaron a subir, otros dos quedaron colgando pero alcanzaron a escapar.
 
Escobar no fue tan solo uno de los que disparaban en contra de los uniformados, era el líder de la operación. Fue a buscar a su amigo pistolero que había sido condenado a cadena perpetua.
 
La última información conocida sobre él era que se encontraba en la ciudad de Santana do Livramento en Brasil en el año 2002 cuando fue cercado por la policía de ese país.
 
Estuvo a punto de ser capturado, pero inexplicablemente se perdió su rastro.
 
Después, en 2003 se sospechaba que se encontraba en Cuba con su pareja, la también integrante del FPMR, Marcela Eugenia Mardones Rojas.
 
La familia de ella, sus hermanos, el hijo y el nieto, salieron de Chile con rumbo a Argentina y desde ese país tomaron un avión hacia la isla. Nada pasó con Escobar. Hasta este viernes en México.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS