Refriegas entre huachicoleros y militares dejan 10 muertos

Detienen a 14 personas al ordeñar ductos tras 2 tiroteos con soldados; habitantes de Palmarito bloquean autopista a Veracruz; exigen salida del Ejército
Los inconformes del Palmarito, bloquearon la carretera Puebla-Veracruz y quemaron llantas para denunciar la supuesta desaparición de 14 de sus vecinos. (OMAR CONTRERAS. EL UNIVERSAL)
05/05/2017
02:41
Edgar Ávila / Corresponsal
Javier Garduño
-A +A

[email protected]

Al menos 10 muertos, cuatro de ellos militares, 11 heridos y 14 detenidos, fue el saldo de dos enfrentamientos entre integrantes del Ejército que acudieron a la localidad de Palmarito en Puebla por el robo de combustible extraído por pobladores a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), y presuntos integrantes del crimen organizado.

En el lugar, autoridades aseguraron, tres cuernos de chivo, una pistola y cuatro camionetas, dos de estas blindadas. Entre las personas que perecieron hay cuatro soldados y 10 de los lesionados son militares. De los imputados tres son menores de edad.

Cronología: Un año de enfrentamiento contra Ejército y Policía

Los hechos se registraron la noche del miércoles en dos eventos ocurridos dentro del llamado “Triángulo Rojo”, zona identificada así por las autoridades por concentrar la mayor incidencia de ordeña de ductos.

Poder de ataque: Fusil AK-47

El primero fue a las 20:15 horas, cuando soldados de la 25 Zona Militar, en Puebla, recibieron la alerta de que en ese lugar había una toma clandestina para robo de hidrocarburos. Al arribar, los criminales utilizaron a mujeres y niños como escudo para impedir que los uniformados se acercaran. Sin embargo, aunque fueron atacados a balazos, los militares no respondieron y se retiraron para preservar la seguridad de los civiles vulnerables.

En la agresión, un soldado recibió balazos en el cuello y abdomen, y otro fue herido en la cabeza. El primero murió en el lugar de los hechos y el segundo cuando era trasladado a un hospital. Un sobreviviente tiene heridas en un brazo y una pierna. Los médicos de un hospital en Puebla, diagnostican que está delicado.

El segundo ataque fue a las 22:00 horas cuando los militares que hacían un reconocimiento terrestre fueron baleados por un grupo de la delincuencia organizada que viajaba en convoy de cinco camionetas, tres con blindaje de fábrica.

En esta ocasión no había niños ni mujeres, por lo que los uniformados repelieron la agresión a balazos.

El enfrentamiento dejó como saldo dos soldados muertos, nueve lesionados, lo mismo que un elemento de Seguridad Pública estatal, además de que murieron seis civiles, entre ellos una mujer.

En ese sitio se detuvo a 12 personas por su probable participación en estos hechos, a quienes les aseguraron tres fusiles de asalto ak-47 y una pistola, cartuchos y vehículos.

La Fiscalía General del Estado reportó a 14 personas detenidas, informó el secretario de Gobierno de Puebla, Diódoro Carrasco Altamirano, lo que generó que decenas de habitantes de Palmarito bloquearan por cuatro horas la autopista Puebla-Veracruz para exigir la salida del Ejército.

Los inconformes, provenientes de esa comunidad del municipio de Quecholac, bloquearon todos los carriles y quemaron llantas para denunciar la supuesta desaparición de 14 de sus vecinos. Las autoridades respondieron que 13 de los supuestos desaparecidos fueron detenidos.

Mas de mil elementos de la Policía Militar y las policías estatal y federal acudieron a resguardar la zona, lo que disuadió a los inconformes que horas después desalojaron la carretera.

Carrasco Altamirano informó que en el operativo participaron 600 elementos del 55 Batallón de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Seguridad Pública, a los que se anexaron 400 agentes, dos helicópteros y vehículos artillados.

El fiscal general del estado, Víctor Antonio Carrancá, informó que los agresores no pertenecen a la banda de Los Bukanas, sino a otro grupo cuyo líder está identificado y cuenta con orden de aprehensión por homicidio.

El gobernador de Puebla, Antonio Gali, lamentó que la presencia de delincuentes “esté envenenando a las familias” del lugar y advirtió que los operativos contra el robo de combustible “van a seguir e intensificar”.

“Al supervisar el operativo veíamos al frente a niños y mujeres como escudo de estos cobardes. Valdría la pena que los familiares de estos niños y jóvenes piensen si por un recurso económico vale la pena el riesgo”, dijo.

El operativo militar ocurrió un día después del violento ataque a una familia en una carretera de Puebla, cuando ocho hombres mataron a un niño de dos años, violaron a la madre y a su hija de 14 años, y luego les robaron su vehículo.

Aunque al principio se reportó como un asalto, luego surgieron las sospechas de que podría tratarse de una venganza entre huachicoleros.

En Puebla, de 2015 a la fecha, soldados han sido atacados por ladrones de gasolina en 14 ocasiones. El modus operandi de estos grupos consiste en agredir a las autoridades y poner como escudo a mujeres y niños.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS