Puertos. Marina recupera el control de capitanías

Luego de 41 años, el manejo de los desembarcaderos del país vuelve a la Semar, ante el acoso del crimen organizado
Los puertos mexicanos se convirtieron en un gran atractivo para el crimen organizado, puesto que allí se desarrollan diversas actividades ilícitas como el tráfico de personas, drogas y armas, entre otras. (BERENICE FREGOSO)
26/02/2017
02:20
Pedro Villa y Caña
-A +A

Debido a que los puertos mexicanos se convirtieron en un atractivo para actividades ilícitas, el próximo 17 de junio la Secretaría de Marina (Semar) tomará el control de las 103 capitanías de puerto que existen en el país. Lo hará en medio de señalamientos de que en 41 años a las áreas portuarias no se les invirtió ni un solo centavo y tampoco se fortaleció a las autoridades, las cuales además tenían un presupuesto reducido, trabajaban con personal insuficiente y con el equipamiento inadecuado.

Fue “un error” quitarle la capitanía de puertos a la Semar en 1976, porque desde ese año no se les ha invertido lo suficiente, además de que no cuentan con el equipamiento adecuado, que es totalmente ineficaz, afirma el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, titular de Semar.

“No les invirtieron ni un solo centavo, no fortalecieron a la autoridad, [trabajan] con un presupuesto reducido, con personal insuficiente, equipamiento inadecuado, lo que ocasionó que el ejercicio de la autoridad marítima se limitó completamente y se volvieron completamente ineficaces”, explica.

Frente a este panorama, la solución del Estado mexicano fue regresarle a la Semar las capitanías de puerto, las cuales mantenía en su poder desde 1821 —año de la creación de la Marina—, hasta 1976.

capitania_de_puerto_tampico_41007618.jpg

“Desde hace 20 o 25 años estamos enfrentando problemas con la delincuencia organizada, por tráfico de personas, drogas, armas, dinero. Nuestros puertos igualmente se convirtieron en lugares muy atractivos para hacer una serie de actividades ilícitas”, dice al respecto Soberón Sanz.

Durante un recorrido por el puerto de Tampico, Tamaulipas, el almirante asegura que la reforma aprobada por el Congreso de la Unión logra dividir claramente las funciones en las capitanías, por lo que la cuestión de la seguridad estará al mando de la Marina, en tanto que todos los aspectos económicos estarán a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En diciembre pasado, el Congreso de la Unión aprobó una reforma del presidente Enrique Peña Nieto que establece que la seguridad marítima y portuaria estarán a cargo de la Marina, que además tendrá la labor de prevenir la contaminación, de imponer las sanciones por infracciones y otorgar los permisos para la prestación de servicios de transporte marítimo de pasajeros y de turismo náutico.

Además, asumirá las funciones de autorizar arribos y despachos de embarcaciones y artefactos navales, inspeccionar y certificar a embarcaciones mexicanas y extranjeras en cumplimiento de los tratados internacionales, la legislación nacional, los reglamentos, así como las normas oficiales mexicanas en materia de seguridad y protección marítima y portuaria.

Sobre las versiones de que los puertos marítimos del país se militarizarán, el titular de la Marina dice que es falso: “Los puertos no se militarizan, los puertos siguen estando exactamente igual”.

capitania_de_puerto_tampico_41007674.jpg

Fortalecer la seguridad

Sobre resultados, el secretario Vidal Francisco Soberón Sanz asegura que se prevé que a corto plazo con esta reforma de mando en los puertos se observará un fortalecimiento de las capitanías en el tema de seguridad, además de que se modernizará la infraestructura, puesto que no se puede entender el crecimiento de un puerto sin impulsar su seguridad.

“En el corto plazo se observará un fortalecimiento de las capitanías de puerto en términos del ejercicio de la autoridad y de los medios operativos necesarios para esta labor, con el objetivo de reducir la brecha existente entre la modernidad de la estructura portuaria que tenemos y la capacidad de respuesta que demanda la acción de la autoridad de los puertos.

“Se trata de tener las dos líneas y, sobre todo, garantizar la primera. No se puede entender que haya crecimiento en un puerto si no hay seguridad”, indica.

print_41136745.jpg

Ante la necesidad de ejercer un mayor presupuesto en las instalacines de las capitanías de puerto, el responsable de la política marítima del país detalla que se reunirá con José Antonio Meade, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para ese propósito.

Adelantó que la Marina pondrá a disposición de las capitanías los elementos materiales y humanos que se requieran para mejorar los servicios que en esta área se necesiten.

Agrega que las compañías marítimas no solamente se fijan en que sea un buen puerto, que tenga buenas grúas o cuenten con una gran movilidad, sino que exigen que un puerto brinde plena seguridad a sus mercancías, sus barcos y sus tripulaciones.

El secretario explica que ningún trabajador de esta área mercante, sean trabajadores sindicalizados o de confianza, será afectado con este cambio de mando.

Cuando faltan cerca de cuatro meses para tomar el control de las capitanías, el titular de la Secretaría de Marina señala que se trabaja “hombro con hombro” y que mantienen reuniones continuas con Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, así como con Guillermo Ruiz de Teresa, coordinador general de Puertos y Marina Mercante, para que el traspaso de funciones se realice en tiempo y forma.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS