'El Mencho' es ahora el nuevo enemigo número uno de EU

Nemesio Oseguera Cervantes fue agregado a la lista de fugitivos más buscados; coloca DEA al líder del 'CJNG' a la par de capos como 'El Mayo' y Caro Quintero
La DEA publicó en su página de internet la lista de los prófugos más buscados, en la que aparecen El Mayo Zambada, Caro Quintero y ahora Nemesio Oseguera El Mencho (DEA)
12/05/2016
02:13
Dennis A. García
-A +A

[email protected]

El gobierno de Estados Unidos agregó a su lista de los fugitivos más buscados a Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), por quien el gobierno de México ofrece una recompensa de 2 millones de pesos.

La Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) puso a Oseguera Cervantes a la par de los narcotraficantes Ismael El Mayo Zambada, socio de Joaquín El Chapo Guzmán, y Rafael Caro Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara.

En la ficha del ahora enemigo número uno de Estados Unidos se indica que la última dirección conocida de El Mencho fue en México y que es requerido por la Corte del Distrito Oeste de Texas.

Nemesio Oseguera posicionó en poco tiempo al CJNG como el grupo criminal más poderoso del que se tenga registro en la actualidad, al grado de que la DEA la clasifica como la organización trasnacional más poderosa en el tráfico de cocaína, heroína y metanfetaminas.

El martes pasado la Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer que a esa organización le han asegurado 160 millones de pesos en inmuebles, embarcaciones, joyas, cuentas bancarias y vehículos de lujo; sin embargo, la dimensión del Cártel de Jalisco va más allá, puesto que en menos de una década logró extenderse en parte del continente americano, Asia y Europa.

A las órdenes de El Chapo. El hoy prófugo de la justicia estadounidense, originario del estado de Michoacán, inició sus actividades a las órdenes de Ignacio Nacho Coronel, uno de los principales operadores de El Chapo y quien contribuyó a consolidar sus laboratorios ilegales de producción de droga sintética.

Después de la muerte de este capo en julio de 2010 —ocurrida durante un enfrentamiento con militares—, la organización tuvo escisiones, una de ellas el CJNG.

De inmediato, Nemesio tomó el control de la organización y de la plaza en Jalisco y junto con su brazo financiero, identificado como Los Cuinis, operado por los hermanos González Valencia, comenzaron a extenderse por la Ciudad de México, Colima, Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Guerrero, Morelos, Veracruz y Baja California, según información de la Procuraduría General de la República, quien también lo tiene en la lista de fugitivos más buscados en el país.

Mientras el gobierno mexicano se centró en el combate de otros cárteles como el de Sinaloa, Arellano Felix, Caballeros Templarios y Familia Michoacana, ignoró que la nueva organización aumentaba su capacidad financiera y su poder de fuego, el cual se hizo evidente durante la presente administración.

Los integrantes del CJNG habían protagonizado enfrentamientos, pero el 1 de mayo de 2015 chocaron con las Fuerzas Armadas y derribaron uno de sus helicópteros tipo Cougar, utilizando un lanzacohetes RPG.

El objetivo de la operación militar era la captura de Oseguera Cervantes, pero la organización que encabeza respondió con armas de grueso calibre y granadas.

Distintas averiguaciones previas de la PGR dan cuenta de la capacidad de fuego del CJNG al decomisarles subametralladoras MP-5 de diseño alemán, fusiles AR-15 y AK-47, además de granadas y ametralladoras Barret calibre 50 milímetros antiaéreas y que penetran blindaje.

En cuanto al financiamiento del grupo criminal, labores de inteligencia han documentado que Abigael González Valencia, líder de Los Cuinis, comenzó a adquirir bienes inmuebles para blanquear dinero a través de familiares que adquirieron empresas constituidas en México, Panamá y Uruguay, que han sido rastreadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Entre lo asegurado al CJNG destaca el complejo turístico Hotelito Desconocido, ubicado en el poblado de La Cruz de Loreto, en Tomatlán, Jalisco, con un valor superior a los 61 millones de pesos, en una zona declarada por la UNESCO como paraíso acuífero.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios