10

Desde 2014 vigilaron nexo Kate-'El Chapo'

Personal de inteligencia siguió los pasos de la actriz y el criminal desde agosto de ese año; informes detallan que estaba dispuesta a colaborar con el narco en lo que le fuera solicitado
Los actores y sus acompañantes se trasladan al Hotel Villa Ganz, donde se registran, dejan su equipaje y viajan, en dos vehículos, desde Guadalajara hacia el Paraíso del Sol, ubicado en Tepic, Nayarit (ESPECIAL)
11/01/2016
02:42
Juan Omar Fierro
-A +A

[email protected]

Desde agosto de 2014, cuando Joaquín El Chapo Guzmán ordenó a sus abogados establecer la primera comunicación con la actriz Kate del Castillo para que lo asesorara en la filmación de una película autobiográfica y la escritura de un libro, personal de inteligencia comenzó a seguir paso a paso todos los contactos y negociaciones que ambos sostenían.

Informes de inteligencia que forman parte de la investigación sobre la fuga de Guzmán Loera detallan cuatro reuniones que Del Castillo Negrete sostuvo con los abogados del sinaloense, así como el uso de avionetas privadas para trasladar al actor estadounidense Sean Penn y a la actriz mexicana al municipio de Cosalá, Sinaloa, en la zona serrana del llamado Triángulo Dorado.

El primer contacto de Kate del Castillo con el capo se hizo a través del abogado Andrés Granados Flores, el cual tramitó dos amparos en contra de la extradición del líder del Cártel de Sinaloa. Era octubre de 2014.

En esa fecha, la protagonista de La Reina del Sur inició las comunicaciones con el narcotraficante originario de Badiraguato, Sinaloa, quien llevaba para entonces ocho meses preso en el penal federal El Altiplano.

Desde el principio Kate del Castillo le dijo que estaba dispuesta a colaborar con El Chapo Guzmán en lo que le fuera solicitado. El narcotraficante respondió que estaba muy interesado en que la actriz participara en un filme sobre su vida. Las cartas iban y venían a través del equipo legal del criminal, que en octubre de 2014 contaba con 11 procesos penales abiertos en México.

La primera cita directa entre Kate del Castillo y el abogado Andrés Granados ocurrió el 16 de junio de 2015 en el exclusivo restaurante San Ángel Inn, ubicado en las calles de Altavista y Diego Rivera, al sur de la ciudad de México. Las fotos del encuentro muestran que la actriz vestía una blusa negra y falda blanca, mientras que el litigante llevaba traje negro.

Las conversaciones de ese día sirvieron para especificar los términos del contrato para el pago de derechos y regalías de la película autobiográfica de Guzmán Loera, según el reporte. Por órdenes del capo, la actriz fue nombrada “jefa” y coordinadora del proyecto fílmico, pero las negociaciones apenas comenzaban. El seguimiento de inteligencia permitió documentar una segunda reunión entre ambas partes. El abogado Granados Flores viajó a Guadalajara, Jalisco, el 25 de septiembre de 2015. Ese mismo día Kate del Castillo arribó a la capital tapatía en el vuelo 783 de Aeroméxico, procedente de Los Ángeles, California.

Después se trasladó al Hotel NH Collection Crystal Providencia que se ubica en la calle de Sao Paulo, colonia Providencia de Guadalajara. Esa misma noche Del Castillo Negrete cenó con los abogados de Guzmán Loera.

Asistieron Granados Flores y Óscar Manuel Gómez Núñez, quien está detenido, así como otras personas involucradas en la producción de la película. El único tema del encuentro fueron los detalles para la realización del filme autobiográfico.

Entrada la noche ambos penalistas se retiraron del lugar, pero regresaron al hotel de la actriz a la mañana siguiente para entregarle un teléfono de características especiales. El aparato serviría para que la también empresaria de una marca de tequila hablara con Joaquín Guzmán de manera directa. Eran las llamadas previas a su encuentro personal.

Kate del Castillo regresó a Los Ángeles, pero volvió a Guadalajara el 2 de octubre de 2015 para sostener una nueva reunión con los abogados del criminal, pero esta vez acompañada por el actor Sean Penn.

Ambos arribaron a México a bordo de un avión Hawker 900XP, un modelo de jet privado que tiene capacidad para ocho pasajeros, el cual tiene un costo superior a los 3 mil dólares por hora de vuelo en compañías de aerotaxis.

Kate del Castillo, Sean Penn y otros de sus acompañantes se dirigieron al hotel Villa Ganz, donde los esperaba Andrés Granados. Una vez que arribaron al lugar se registraron, dejaron su equipaje y se retiraron.

De inmediato, abordaron dos camionetas para trasladarse, desde Guadalajara hacia el complejo turístico Paraíso del Sol, que se encuentra en Tepic, Nayarit, el cual cuenta con una pista aérea, conocida como Pacama, para abordar dos avionetas privadas, una de color blanco y otra de color amarillo.

Esas aeronaves volaron hacia el llamado Triángulo Dorado para el encuentro del capo con sus biógrafos de Hollywood. Las imágenes del encuentro son propiedad exclusiva de Kate del Castillo Productions, derechos reservados, que la propia actriz se ha encargado de difundir.

La reunión no solamente permitió a los protagonistas de esta historia conocerse de forma personal. Se convirtió en una valiosa información de inteligencia que permitió a las fuerzas especiales de la Marina localizar un refugio de El Chapo en Cosalá, Sinaloa, municipio colindante con Pueblo Nuevo, Durango.

Cuatro días después, el 6 de octubre de 2015, se llevó cabo un operativo para capturar al narcotraficante. Apenas escapó arrojándose a un acantilado; sin embargo, cayeron seis de sus escoltas. El cerco se iba estrechando.

 

Comentarios