Ejército reforzará lucha contra adicciones: EPN

Sedena, Semar y Ssa integrarán frente común, anuncia Peña Nieto. Con medidas preventivas buscan contrarrestar este flagelo
El presidente Enrique Peña Nieto, acompañado del almirante Vidal Francisco Soberón y del general Salvador Cienfuegos, secretarios de Marina y de la Defe n s a Nacional, encabezaron el evento Unidos Frente a las Adicciones. (ESPECIAL)
22/07/2015
01:28
Francisco Reséndiz y Juan Omar Fierro
-A +A

[email protected]

El gobierno federal desplegará a integrantes de las Fuerzas Armadas con el respaldo técnico de la Comisión Nacional contra las Adicciones, para apuntalar en todo el territorio nacional la estrategia para combatir con medidas preventivas este flagelo entre los niños y jóvenes del país.

Ayer, el presidente Enrique Peña Nieto encabezó el evento Unidos Frente a las Adicciones, en el que se firmaron las bases de colaboración entre las secretarías de la Defensa Nacional, de Marina y de Salud, para crear un frente común mediante el Esfuerzo Nacional Frente a las Adicciones (ENFA) ante el consumo y abuso de sustancias adictivas en el país.

“México, en pocas palabras, contará con un gran ejército de la prevención”, subrayó el Presidente, quien detalló que soldados y marinos, integrantes del Servicio Militar Nacional, los pelotones de sanidad de los batallones, los estudiantes y egresados de las escuelas de Educación Militar y Naval, así como promotores y voluntarios civiles, irán a comunidades rurales, barrios y colonias para realizar labores preventivas contra las adicciones.

El jefe del Ejecutivo mexicano precisó que la meta para 2018 es capacitar a más de 770 mil promotores. “Esto nos permitirá llegar a una población objetivo de al menos 7.7 millones de personas en todos los rincones de la geografía de nuestro país.

“A partir de la prevención enfrentaremos esta amenaza e impediremos que esta enfermedad acabe con los sueños de jóvenes y de familias”, dijo.

La estrategia forma parte del Programa de Prevención y Atención de Adicciones anunciado en enero pasado.

El Presidente indicó que los integrantes del Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada luchan con valentía, honor y disciplina contra el crimen organizado, por lo que reiteró su reconocimiento a los soldados de mar, aire y tierra.

Enfatizó que el consumo y abuso de sustancias adictivas es un problema de salud pública, una enfermedad que destruye a las personas, quebranta el entorno familiar y, lo más grave, deteriora el tejido social, y que la mejor manera de enfrentar esta situación es con prevención más que con correción.

“Ahora, nuestras Fuerzas Armadas, no sólo seguirán trabajando por la seguridad interior, por apoyar todas las acciones que nos permitan lograr un México de paz y de tranquilidad. Ahora se incorporan también, y particularmente lo hacen quienes participan en el Servicio Militar Nacional de las Fuerzas Armadas, a la prevención que hay contra las adicciones”.

Señaló que los militares y conscriptos se sumarán a las labores de promoción que realizan ya 116 centros de Integración Juvenil y los 338 centros de Atención Primaria en Adicciones y unidades de Atención Médica Especializada, con lo que se multiplica y amplía el despliegue de sociedad civil y autoridades locales y federales para prevenir las adicciones.

Anunció que México se ha pronunciado en los foros multilaterales porque se dé un debate abierto, incluyente, con información científica y objetiva sobre el problema mundial de las drogas.

Dijo que el próximo año México participará activamente en la sesión especial convocada por la ONU para revisar el problema mundial de las drogas.

Reducción de violencia. En este marco, el presidente Peña destacó que “la acción conjunta de las Fuerzas Armadas, la Policía Federal, la PGR y el Cisen, ha sido decisiva para reducir la violencia e ir recuperando la tranquilidad de las familias mexicanas”.

Aseguró que cifras dadas a conocer la víspera por el Inegi señalan que la tasa de homicidios registrada en 2014 fue de 16.4 por cada 100 mil habitantes, lo que representa una mejora de 26% respecto a la tasa que había en 2012, que era entonces de 22.2 homicidios por cada 100 mil habitantes”.

Consideró “muy alentador” que esta cifra esté mostrando una clara tendencia a la baja.

Ratificó el compromiso de su gobierno para trabajar con las entidades y que con un frente común se disminuyan los índices de inseguridad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS