Detona conflicto sindical en el Senado

Trabajadores encabezados por Julio César Bravo toman oficinas; Bertha Orozco confía en que se normalizará la situación
La sede sindical está cerrada con candado y los inconformes, liderados por Julio César Bravo, colocaron leyendas de 'Clausurado'. (JUAN ARVIZU. EL UNIVERSAL)
14/07/2017
02:10
-A +A

[email protected]

El conflicto interno en el Senado de la República por la titularidad de la Secretaría General del Sindicato se reactivó el miércoles con el bloqueo de las oficinas del Sindicato de Trabajadores de la Cámara Alta por un grupo inconforme, a lo que siguió ayer la protesta de la organización en demanda de recuperar la sede obstruida.

La secretaria general, Bertha Orozco Márquez, giró un comunicado a sus representados en el que informó que su domicilio provisional se ubica en el edificio contiguo del Senado, en Madrid 35, cuarto piso.

La sede sindical, en el mezzanine del mismo inmueble, está cerrada con candado y los inconformes, encabezados por el ex secretario general, Julio César Bravo Villeda, colocaron leyendas de “Clausurado”, en el muro de cristal del sindicato. Ocupan una mesa con papeles alusivos a su causa.

La mañana del miércoles el grupo inconforme bloqueó el acceso a la oficina sindical y ayer jueves, trabajadores sindicalizados, en apoyo de Bertha Orozco, realizaron una protesta con exigencias a la Secretaría General Administrativa para que les sea devuelta el área del sindicato.

Julio César Bravo Villeda encabeza las brigadas que ocupan el acceso a la oficina del sindicato, y la tarde de ayer la guardia disidente incluía a Violeta Hilario Miranda, María Juana Sandoval Gutiérrez, Alejandra García García y Leticia Vázquez Saldaña.

En defensa de su posición sindical, la secretaria general Orozco Márquez explicó ante los periodistas: “Nosotros tenemos una toma de nota vigente, compañeros, y mientras tengamos la toma de nota vigente y el apoyo de nuestros agremiados, ahí estaremos”.

Bravo Villeda, por su parte, dijo que él concluyó su mandato de tres años, en 2010, y fue sucedido por Bertha Orozco, quien ha modificado los estatutos sindicales para prolongar su mandato, que ya cumple siete años.

Bertha Orozco se presentó ante las autoridades administrativas del Senado de la República, con el reclamo de recuperar la sede sindical, y al salir le dijo al grupo que la acompañó: “Hemos llegado a un buen acuerdo [y] las autoridades estarán pendientes de hacer su trabajo para desalojar las instalaciones del sindicato”.

Comisionados. En tanto, circuló información sobre 21 comisionados sindicales, en los que se eroga una nómina mensual de 876 mil pesos, además de que la agrupación recibe 155 mil 452 pesos para “tareas de gestión”.

Se tuvo conocimiento de un oficio de agosto de 2016, de una solicitud de información pública al Senado, sobre “cuántos trabajadores de base tienen comisión sindical (…) y donde desempeñan su comisión, [y] cuánto le cuesta a la Cámara de Senadores cada trabajador”.

La respuesta ofrecida señala que se trata de “21 servidores públicos de base que cuentan con comisión sindical, adscritos a la oficina del Sindicato de Trabajadores de la Cámara de Senadores”, con salarios que van de poco más de 23 mil pesos a 34 mil pesos mensuales.

A otra petición sobre “cuánto se les ha entregado de apoyo monetario”, la respuesta que por ley extendió el Senado indica que de septiembre de 2010 a diciembre de 2014, se otorgaron 126 mil 569 pesos, para “tareas de gestión”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS