Para el PRI, primera reelección del país

Hace poco más de tres meses Lilia Isabel Gutiérrez Burciaga y dos diputados de su partido participaron en la elección de legisladores locales, pero sólo ella ganó
La diputada Lilia Gutiérrez reconoce que la figura del legislador está ligada a la corrupción y a la impunidad y eso le duele porque, asegura, no todos son iguales (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
17/06/2017
02:05
Horacio Jiménez e Hilda Fernández, enviado y corresponsal
Saltillo, Coah.
-A +A

Hace poco más de 100 años, el coahuilense Francisco I. Madero, el mártir de la democracia, acuñó la histórica frase: “Sufragio efectivo, no reelección”, la cual aparece en todos los documentos oficiales del gobierno, con el objetivo de impedir otra dictadura como la del ex presidente, Porfirio Díaz, quien duró más de 34 años en el poder.

Ahora, 100 años después, en el mismo estado de Coahuila, se rompió ese tabú y el pasado 4 de junio una diputada del PRI se convirtió en la primera legisladora del país en ser reelecta para permanecer tres años más en el cargo.

Hace poco más de tres meses la priísta Lilia Isabel Gutiérrez Burciaga, junto con otros dos diputados locales del PRI en Coahuila (Georgina Cano, de Ciudad Acuña, y Javier Díaz, de Saltillo) solicitaron licencia para ir por el refrendo de la ciudadanía y tratar de reelegirse como diputados para la 61 Legislatura local. Sin embargo, sólo Gutiérrez Burciaga ganó.

El 10 de febrero de 2014 el presidente Enrique Peña Nieto publicó en el Diario Oficial de la Federación la aprobación de la reforma política y con la que se permitió la reelección de diputados, senadores y alcaldes.

Esta ley generó un debate en el Congreso de la Unión, debido a que había argumentos a favor de la reelección y otros que la descalificaban. Algunos argumentaban que se profesionalizaría la labor del servidor público que llegara al cargo y al buscar la reelección se sometería al refrendo de la sociedad. En contra, hubo quienes explicaron que esta figura solamente perpetuará a los funcionarios en sus cargos.

Según la reforma política aprobada, los diputados, ya sean federales o locales, pueden permanecer en sus curules por tres periodos (nueve años); los senadores, dos (12 años), y los alcaldes, tres administraciones (tres periodos).

Esta aprobación a nivel nacional provocó que las legislaturas locales trabajaran en sus constituciones y homologaran que se permita la reelección. Por eso, el 14 de mayo de 2015 el Congreso de Coahuila aprobó la reforma político-electoral, que en ese entonces envió el gobernador Rubén Moreira y este candado fue roto. En las pasadas elecciones tres legisladores de 25 que conforman el Congreso local se involucraron en este proceso.

Auge

Lilia Isabel Gutiérrez Burciaga tiene 49 años, es originaria del municipio de Ramos Arizpe, la cuna de Miguel Ramos Arizpe, padre del federalismo. Es un municipio conurbado de Coahuila al que el progreso llegó y hay quien dice que este municipio en unos años se va a convertir en el nuevo Monterrey, debido a la cantidad de empresas trasnacionales que llegaron a establecerse ahí.

Gutiérrez Burciaga es sicóloga de profesión. Toda su vida ha vivido en su municipio natal. De joven trabajó en una ensambladora multinacional de autos por 40 pesos a la semana. Tiene dos hijos y se casó hace 30 años.

Doble triunfo

En entrevista con EL UNIVERSAL, Gutiérrez Burciaga revela que el secreto para obtener la reelección fue estar cerca de la gente y ayudar en sus necesidades.

Describe que al interior del partido no fue difícil postularse para buscar ese objetivo, aunque eso implicara que un priísta nuevo buscara el espacio, pero asegura que fue un triunfo doble: como mujer y como legisladora, por obtener por segunda vez el apoyo de los ciudadanos.

La priísta, quien se describe tricolor de hueso colorado y con una larga trayectoria dentro del PRI, arrasó el pasado 4 de junio en las urnas. Ella obtuvo 26 mil 800 votos y el segundo lugar solamente 16 mil; es decir, quedó arriba por 10 mil votos, que son bastantes para una votación de diputado local. En la pasada Legislatura, la 60, Gutiérrez Burciaga llegó a la Cámara de Diputados con 29 mil votos, mientras el segundo lugar sólo obtuvo 7 mil sufragios.

“En la pasada elección tuvimos una amplia ventaja, pero eran condiciones completamente diferentes, la elección de 2014 solamente se jugaba diputación local, era una elección intermedia. El electorado solamente iba a elegir diputados locales y se tenían que definir por el PRI o por el PAN. Esta elección fue mucho más competida porque hubo más partidos”, asegura Gutiérrez Burciaga.

Reconoce que la figura del diputado está muy ligada a la corrupción y a la impunidad y eso le duele porque, asegura, no todos son iguales. Pero enfatiza que la reelección va a ayudar a legitimar su trabajo.

“La reelección es legitimar que tu electorado confía en ti. Abona a dignificar porque la figura del diputado está muy ligada a la corrupción y a la impunidad y a mí eso a veces me lastima y me duele porque digo: ‘Yo no, yo trato de hacer las cosas bien, ahí está lo que gano, ahí está en lo que me lo gasto, igual que los profesores, igual que los sacerdotes, pues no todos son iguales”, explica la legisladora.

Excesos

Reconoce que muchas veces los diputados, senadores y funcionarios públicos cometen excesos, pero también los hay honestos que, por ejemplo, destinan la mitad de su sueldo en gestiones: “Es esa parte de la política que es honesta y que está cercana a la gente, a veces no puedes resolver todas las cosas que quisieras, pero sí escuchar a la gente que votó por ti y decirle que no manejamos recursos, pero les podemos ayudar a la gestión, tocar puertas o hacer una llamada para que escuchen sus peticiones”.

Detalla que para ella estar cerca de la gente es lo más importante porque los ciudadanos le dan las claves de lo que se tiene que resolver.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS