Relación México-EU, en punto crítico: embajador

Gutiérrez reconoce un intento de ambas partes para llegar a puntos en común
GERÓNIMO GUTIÉRREZ, Embajador mexicano en Washington (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
26/05/2017
03:50
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington.
-A +A

[email protected]

El embajador mexicano en Washington, Gerónimo Gutiérrez, advirtió que un cambio a priori en las relaciones entre Estados Unidos y México podría afectar en la cooperación en seguridad: “¿Si hay un gran descarrilamiento, un revés en la relación, está la cooperación en seguridad en riesgo? Desafortunadamente creo que sí”, opinó el diplomático en el discurso inaugural de una charla sobre la relación entre México y Estados Unidos organizada por el reconocido think tank Brookings.

Gutiérrez quiso dejar claro que, a pesar de eso, México no iba a usar la seguridad como “ficha de cambio” en ninguna negociación o en la propia relación bilateral. “Ese no es el punto”, aseguró.

“Está en nuestro mejor interés tener seguridad, pero si el clima político en la relación se deteriora, podrían ocurrir cosas”, sentenció el diplomático mexicano.

La declaración de Gutiérrez pareció más un aviso pesimista de lo que podría suceder si la relación entre ambos países, que reiteró está en “un punto crítico”, no avanza por el camino correcto y se sigue poniendo en duda “la idea de considerarse socios”.

Especialmente vehemente fue en recordar la retórica expuesta en la campaña electoral y primeras semanas del presidente Donald Trump, narrativa que los mexicanos no consideran “el tono” de un aliado por su agresividad.

Sin embargo, el diplomático se mostró optimista de que eso no vaya a suceder, ya que reconoció haber visto “un intento honesto de ambas partes de llegar a puntos en común”.

Puso como ejemplo el encuentro de hace una semana entre los ministros de Exterior e Interior de ambos países en Washington para empezar a trazar una estrategia común contra el narcotráfico y las bandas criminales que afectan los dos lados de la frontera.

Como ya había dicho en anteriores ocasiones, Gutiérrez cree que en caso de superar la situación “en punto crítico” de las relaciones bilaterales, se conseguirá una relación “más madura”.

En su intervención, Gutiérrez también quiso dejar claro los cuatro puntos elementales que México tendrá como base en la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC), a pocos meses de que inicie el diálogo. Según explicó, la apuesta es que se mantenga bilateral, que “no cause daño”, que los flujos sigan siendo libres (evitando impuestos o aranceles, como se ha insinuado en alguna ocasión desde EU) y que se concluya antes de finales de año.

AMLO, un riesgo: Sarukhán. El ex embajador mexicano en Washington (2007-2013), Arturo Sarukhán, alertó ayer del “riesgo” que supondría para las relaciones entre México y Estados Unidos que el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, ganara las próximas elecciones y se convirtiera en presidente de México.

En una charla organizada por el  think tank  Brookings y sentado al lado de Anthony Wayne, ex embajador estadounidense en México, Sarukhán advirtió del “impacto” que tendría contar como principal líder del país con alguien que “entiende México con una visión del siglo XIX”.

Si bien quiso aclarar que actualmente no está afiliado a ningún partido político afirmó: “No quiero decir a los mexicanos que no voten por López Obrador” y el diplomático expuso sus razones para evitar que el tabasqueño sea el próximo inquilino de Los Pinos.

Según explicó, su decisión en 2006 de renunciar a su cargo como cónsul en Nueva York para unirse a la campaña de Felipe Calderón se produjo porque estaba “aterrorizado” por cómo López Obrador, que por entonces intentaba su primer llegada a Los Pinos, entendía “el rol de México en la arena internacional” y, por extensión, la relación con el vecino del norte.

“No creo que en los 12 años que han pasado haya cambiado [su opinión] de forma dramática”, lamentó el diplomático. “Sólo hay que mirar sus posiciones sobre Venezuela hoy en día”, ejemplificó.

En ese sentido, Sarukhán expresó su deseo de que las negociaciones para la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) “puedan concluir antes de la campaña” electoral, ya que de no ser así y con las presiones de las presidenciales se vivirá una situación “muy compleja”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS