Grupos al interior del PAN deben unirse para 2018

Expertos destacan el control de Ricardo Anaya sobre el instituto político y ven improbable una coalición entre Zavala y Moreno Valle
Ricardo Anaya, líder nacional del Partido Acción Nacional; Josefina Vázquez Mota, candidata panista al gobierno del Estado de México, y el ex presidente Felipe Calderón durante el pasado Consejo Nacional del partido (FOTOS: ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
22/05/2017
04:20
Horacio Jiménez - enviado
-A +A

Distintos analistas políticos aseguran que las expresiones al interior del Partido Acción Nacional (PAN) buscarán aliarse para tratar de lograr una candidatura para 2018, como se ha hecho en contiendas del pasado. Opinan que el control y poder que ha alcanzado Ricardo Anaya, presidente nacional de ese instituto, podría bastarle para ser electo como el próximo abanderado presidencial. Incluso, si decide no participar se convertiría en un factor relevante.

Los expertos consideran imposible una alianza entre Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, debido a que no se ve quién de ellos podría declinar a favor del otro para enfrenar al actual líder del albiazul.

Los distintos grupos o corrientes al interior del PAN siempre han hecho alianzas para ganar candidaturas o cargos en el blanquiazul. Por ejemplo, Felipe Calderón sumó a la mayoría de los diputados en la 58 Legislatura (2000-2003), en 2006, debido a que fue su coordinador parlamentario. El michoacano también se apoyó de otros de los diputados federales que estuvieron con Margarita Zavala en la 59 Legis- latura de 2003 a 2006, así como del entonces gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña, quien lo destapó como aspirante presidencial el 29 de mayo de 2004.

Otra alianza importante que se concretó al interior del PAN fue la del 4 de diciembre de 2010, cuando Gustavo Madero fue electo presidente nacional del partido y pactó el apoyo de sus oponentes: Cecilia Romero, Francisco Ramírez Acuña y Blanca Judith Díaz, quienes lo respaldaron para ganarle a Roberto Gil Zuarth, candidato del ex presidente Felipe Calderón. Otro caso es la unión que Ricardo Anaya hizo con el propio Gustavo Madero para sucederlo en la dirigencia nacional.

De acuerdo con politólogos, actualmente Ricardo Anaya tiene el apoyo de la mayoría de los dirigentes estatales y sus estructuras, así como del Consejo Nacional, situación que se evidenció en la pasada sesión del máximo órgano del partido, cuando rechazaron, por amplia mayoría, todas las propuestas que hizo el ex mandatario Felipe Calderón y que generó un choque directo con Juan José Rodríguez Prats.

Actualmente hay diferentes grupos de poder al interior del PAN: está el de Ricardo Anaya como líder nacional del partido, quien tiene cerca a la mayoría de los diputados federales, a los presidentes estatales, a 80% de los integrantes del Consejo Nacional, a una parte de los senadores panistas y a algunos gobernadores.

Del otro lado está el grupo de Margarita Zavala, quien tiene al ex presidente Felipe Calderón, a distintos ex gobernadores y mandatarios locales, a muchos ex funcionarios federales, algunos diputados y a un grupo importante de senadores. El ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle tiene al mandatario de Puebla, Antonio Gali; al senador con licencia, Javier Lozano, a algunos legisladores federales y locales de su entidad. Además, su estructura se basa más en panistas de tierra y buenos operadores políticos. Otro grupo que también juega un papel importante es el de los gobernadores o de la corriente más conservadora.

Víctor Reynoso, especialista en temas del PAN y maestro de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), considera que es normal que en busca de la candidatura presidencial hayan pasiones e intereses enfrentados, pero en este caso están mal administrados.

Opina que Ricardo Anaya está detrás del enfrentamiento panista, pero él no se desgasta, puesto que quienes salieron afectados son Prats y Calderón. “Son ellos quienes pagan los costos del enfrentamiento, pero quien sale beneficiado indirectamente es Anaya”, dice.

Al preguntarle a Víctor Reynoso si se ve una alianza de algunas corrientes rumbo a 2018, respondió que aún no se ve claro, porque el PAN más que ser un partido de corrientes es un partido de redes.

“Son relaciones que en algún momento son sólidas, pero que pueden reconfigurarse, por ahora no veo claro que se estén formando estas uniones. Existen la de Margarita o la de Anaya, la de Moreno Valle y es muy pronto para saber cómo van a quedar al final, porque cualquiera de ellos que no quede como ganador va a jugar sus cartas”, declara.

Reynoso informa que desde su perspectiva, no hay ningún precandidato con la suficiente fuerza para que con su expresión actual pueda ganar, tendría que armar o ampliar su propia red. “Si fuera Zavala, debería ampliar su red con algunos otros panistas o atraer militantes o dirigentes que no están comprometidos con algún precandidato, es lo que tienen que hacer y seguramente es lo que están realizando.

“Definió que se debe ver qué tipo de acuerdos se quedan para descifrar si no pasan por encima de la agenda de la sociedad o si simplemente van a ser pacto para repartirse el pastel y no en función de una agenda del interés público, puesto que van a perder los ciudadanos”, dice.

Víctor Alarcón, especialista en temas del PAN y profesor de la UAM Xochimilco, opina a su vez que Anaya está manteniéndose en el proceso conforme al librito: “no suelta prenda y al mismo tiempo fortalece los controles que son necesarios a nivel regional, porque tiene una buena cantidad de dirigentes que cambió a nivel local. Eso permite que haya una cercanía y una supervisión de las estructuras locales, a diferencia de lo que podríamos pensar, que fue un poco lo que provocó la crisis interna anterior”.

El analista asegura que Ricardo Anaya es quien va a marcar el tiempo de esta contienda, primero, si decide buscar la candidatura a la dirigencia o no, porque así abrirá un juego nuevo, o incluso podría inclinar la balanza en la contienda entre Zavala o Moreno Valle.

Alfonso Zárate, analista político y presidente del Grupo Consultor Interdisciplinario, considera que si el PAN llega unido a las elecciones, tiene posibilidad de competir en 2018; sin embargo, irían en tercer lugar y ahí dependería de muchos factores.

Afirma que la fractura en Acción Nacional es una muy buena noticia para el PRI. Dice que el blanquiazul llegará débil si crece la disputa entre el grupo de Ricardo Anaya contra el de Felipe Calderón o si Margarita Zavala se lanza como candidata independiente.

Agrega que el control del aparato es muy importante, que en la elección del Consejo Nacional del partido Ricardo Anaya logró ubicar al mayor número de aliados y serán ellos quienes definan el método.

“Los órganos internos están en control de Anaya y lo van a convertir en candidato. Si los aspirantes fueran Margarita, Moreno Valle o Juan Carlos Romero Hicks, Anaya sería el más competitivo hacia afuera”, explica.

Al cuestionarle si ve la posibilidad de una alianza entre Margarita Zavala y Moreno Valle para enfrentar a Ricardo Anaya, quien encabeza al partido, respondió que no, “son como el agua y el aceite”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS