Al que se salga del carril, hay que leerle la cartilla: Enrique Burgos

El legislador dice que el tricolor debe ser realista; vive situación difícil; considera que la gente debe decidir si gana López Obrador en 2018
Enrique Burgos García Ex gobernador de Querétaro y senador del PRI (DEMIAN CHÁVEZ/ EL UNIVERSAL)
22/05/2017
04:30
FRANCISCO FLORES
-A +A

[email protected]

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) pasa por un momento difícil de cara a lo que será su participación en las elecciones presidenciales de 2018, y para revertir su imagen negativa debe ser cero tolerante con los militantes que se desvíen por el camino de la corrupción y la impunidad, como fue el caso de los ex gobernadores Javier Duarte, de Veracruz, y Roberto Borge Angulo, de Quintana Roo, afirma el senador priísta, Enrique Burgos García.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el ex gobernador de Querétaro, y hoy presidente de Comisión de Puntos Constitucionales en la Cámara Alta, advierte que son tiempos difíciles para el tricolor, debido a que las encuestas no lo dan como favorito en 2018, pero subraya que sería un error darlo por muerto para repetir por segundo periodo consecutivo en la Presidencia de la República.

Puntualiza que el Partido Revolucionario Institucional tiene poco tiempo para revertir el difícil momento por el que pasa y para poder “tener una participación realista en la siguiente elección presidencial”.

Burgos García también considera que el tricolor debe plantearse resolver problemas de fondo como es la generación de más empleos y que estén mejor remunerados, además de mejorar la atención en el Seguro Social y garantizar la seguridad de sus bienes a las personas.

El senador priísta expone que la figura de Andrés Manuel López Obrador, presidente nacional de Morena, es parecida a la de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ambos con un discurso radical.

Por ello, Burgos García pide a los electores mexicanos que consideren “que no lo es mismo ser candidato que gobernar”.

Hay que ser realistas

¿Cómo ve al PRI?, las encuestas dicen que no va a ganar las elecciones presidenciales

—Hay que tomar en cuenta las encuestas. El PRI tiene que se ser realista y advertir que son tiempos difíciles para nuestro partido.

No hay que decir que no pasa nada. Sí hay un tema serio, nuestro partido pasa por un momento difícil. Para poder tener una participación realista tenemos poco tiempo.

Lo que tenemos que hacer como partido es involucrarnos mucho con la gente, particularmente con la población que más lo requiere.

Los mexicanos hoy en día requieren un mejor empleo, un salario mejor remunerado, seguridad de sus bienes y de sus seres queridos, asistencia social para que cuando acudan al Seguro Social no tengan que esperar dos semanas para que los puedan operar.

Los ciudadanos requieren que haya un médico que pueda ir a su domicilio a las dos de la mañana, “debido a que tengo un hijo enfermo”, que haya medicinas en sus clínicas, también se requiere que haya menos rechazo de aspirantes a la universidad. Esos temas son lo de fondo, esos son los problemas que aquejan día a día de la gente y hay que darle respuesta.

En la medida en la que mi partido se vaya comprometiendo con la gente y que combata frontalmente la impunidad ganará nuevamente la confianza de la ciudadanía. Al que se salga del carril, aunque sea de nuestro partido, hay que leerle la cartilla, hay que responsabilizarlo de lo que haya hecho.

Contra los que se sirvieron del poder

¿Aplicarles la ley?

—Sí, debemos aplicarles la ley y actuar con cero impunidad.

¿Es el caso de los ex gobernadores, que le han hecho mucho daño a la imagen al PRI?

—Sí, por supuesto, yo he referido, y lo puedo decir de nueva cuenta, que casos como el de Duarte en Veracruz y Borge en Quintana Roo, por supuesto que dañan la imagen del partido. Los priístas les dieron la oportunidad de servir y se sirvieron. Entonces, ya está acreditado que actuaron fuera de la ley y no solamente fuera, sino también contra la ley. Lo que se espera es que haya sanción y castigo, que no pase que ellos [los ex gobernadores] digan “me van a cuestionar los medios y me van a criticar, pero ya tengo asegurada mi vida presente y futura”. La corrupción y la impunidad son gemelos. Hay corrupción debido a que hay impunidad, eres una persona corrupta y no te pasa nada.

Hay que actuar contra ellos, hay que dejar en claro que si eres corrupto te va a pesar y, además, te vamos a ajustar cuentas. Entonces, corrupción e impunidad pueden ser hermanos gemelos si no se atacan ambos.

¿Es un error dar por muerto al PRI a pesar de que las encuestas dicen que no va a ganar?

—Claro, sería un error pensar que el PRI no tiene ninguna posibilidad de triunfar. Yo creo que habrá oportunidad, habrá que ver qué personas van a participar en todos los partidos, qué tesis presentarán, cómo las va recibir la sociedad, cuál es el nivel con el que conectan con la sociedad, qué tipo de credibilidad van a tener con la sociedad y eso será lo que determine el resultado final. No se debe por anticipado descalificar. Bien decía Luis Donaldo Colosio: “Ni los triunfos son para siempre ni las derrotas son eternas”. Esto puede cambiar, de tal manera, que lo mejor que puede hacer mi partido es hacer un pase de lista de aciertos pero, sobre todo, de desaciertos y cuáles pueden ser las medidas correctivas.

La sociedad decidirá si llega López Obrador al poder

¿Ve como un peligro que llegue a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República?

— Si llega, llegará por decisión de la sociedad. Si tuviese esa expectativa tendrá la altísima responsabilidad de dar cuenta de eso. No es lo mismo ser candidato que ser Presidente de la República, ahí tenemos el caso del señor Donald Trump, actual presidente de Estados Unidos.

Todos creían que Donald Trump no llegaría y llegó [a la presidencia de la Unión Americana], pero no era lo mismo decir cosas siendo candidato que decirlas y cumplirlas ahora.

En este momento se encuentra en un verdadero problema después del cese que le da de manera fulminante al director del FBI, pues ahora debe de enfrentar los cuestionamientos de cuáles fueron los tratos a los que llegó con los rusos, qué tipo de información les dio y su partido lo está observando, mientras que el Partido Demócrata está en lo correcto, pidiendo cuentas.

[Donald Trump] entró en enero de este año, ya estamos en mayo y está dándose cuenta que no es lo mismo ser candidato que presidente. Ya constató que no es tan fácil poner un muro en la frontera con México, pero también sabe que necesita de los mexicanos y pretender deportarlos es una violación franca de derechos humanos.

Tampoco puede borrar de un plumazo el Tratado de Libre Comercio. Ya se está dando cuenta por los propios empresarios de su país que tampoco les conviene.

El Tratado de Libre Comercio se realizó debido a que era altamente beneficioso para las tres naciones que lo conforman (México, Estados Unidos y Canadá).

Mantente al día con el boletín de El Universal