Crónica. Mitin de “unidad” termina a golpes en medio de la basura

Como en tiempos del PRI, muestran músculo, pero sin respaldo político
“Volvimos a salir y la fuerza del sol azteca regresó al Zócalo capitalino”, afirmó Leonel Luna, presidente de la ALDF, al participar en el mitin (ESPECIAL)
09/04/2017
02:02
-A +A

[email protected]

La golpiza va con todo, en cuanto acaba el mitin de la unidad, la tolerancia y la fuerza del PRD, en el Zócalo. Por los puntapiés en el cuerpo, cabeza y cara, el hombre caído es cubierto con una bandera del sol azteca para que camarógrafos y reporteros no tomen imágenes del humillante saldo de la riña entre huestes perredistas. Un grupo de Iztapalapa tunde a golpes a uno de sus compañeros de partido de Gustavo A. Madero, casi en presencia de Víctor Hugo Lobo, que en la valla metálica se tomaba fotos con sus seguidores.

El bloque de líderes se ha ido. Dolores Padierna, coordinadora del PRD en el Senado, se retira por el centro de la plaza, entre la gente, sola, en el río de personas que se retiran sin más problema que pisar la propaganda convertida en basura, los desechos de miles de refrigerios.

Entrar y salir del Zócalo a las 10 de la mañana es causa de formación de remolinos, por gente que entra en bloques, con sus banderines perredistas, sus playeras y gorras amarillas con leyendas “a favor”, muchas, de “Mancera Presidente.

En sentido contrario, más personas buscan salir o encontrar acomodo en alguna parte, mientras que abuelitas y niños en el suelo se recuperan de la llegada temprano con otras niñas de rostros desnutridos y vientres de embarazadas que llegan acarreados en microbuses, autobuses y otros transportes.

En el templete, una estructura de 15 metros por 25 metros, con tres peldaños, tiene espacio de sobra para senadores, jefes delegacionales, CEN del PRD, diputados federales y locales, y un único gobernador asistente, el de Tabasco, Arturo Núñez. Ahí está Jesús Ortega y Carlos Navarrete, ex presidentes del partido. Los contingentes, como se usa, han entrado temprano, en marchas sin más consigna que llegar, a menos que el tema sea apoyar a Miguel Ángel Mancera, que se menciona para Presidente en gran parte de las playeras de estreno, y en una gran manta que cuelga de la fachada del edificio de la Asamblea Legislativa, como en los tiempos de los dinosaurios del PRI: “¡Mancera, Presidente!”.

Y una panorámica: “El PRD, listo para ganar la Presidencia y retener la jefatura de Gobierno; Mauricio Toledo, Iván Texta”.

Ahí está el Zócalo en su expresión política. Toda la explanada para recibir grupos fieles a las siglas PRD. Esta vez hay menos políticos fundadores —Jesús Ortega, Angélica de la Peña, Dolores Padierna— y también hay un cambio en la militancia, con un perfil de colono, amas de casa, las familias con la abuelita, madres y bebés beneficiarias de asistencia social.

Mitin para mostrar músculo. El maestro de ceremonias dice: hay 140 mil asistentes. Luego ajusta a 200 mil. La Secretaría de Seguridad Pública de Miguel Ángel Mancera, en Twitter, confirma: 200 mil asistentes. Como que nadie se lo cree.

El mitin que acaba con el saldo de un ensangrentado, desdentado, y el robo de pertenencias del que se descuide. Se trata de mostrar músculo y unidad. Ahí está.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS