Con lentitud, avanza proceso judicial contra Javier Duarte en Guatemala

El ex gobernador de Veracruz todavía sigue sin acudir al Tribunal Quinto de Sentencia Penal de Narcoactividad, en donde debía comenzar hoy una primera etapa formal de 60 días que determinará si se aligera o se retrasa su proceso de extradición a México
Foto: Luis Cortés / ELUNIVERSAL
17/04/2017
12:24
José Meléndez/enviado
Ciudad de México
-A +A

El proceso para iniciar los trámites para extraditar de Guatemala a México a Javier Duarte de Ochoa, ex gobernador de Veracruz, avanza esta mañana con lentitud en el sistema judicial guatemalteco, mientras crece la expectativa por la posibilidad de que el ex fugitivo político mexicano acuda a múltiples vías para retrasar su repatriación a México a someterse a la justicia por los presuntos delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

 

Una fuente de alto rango del Ministerio Público (Fiscalía General) de Guatemala dijo esta mañana a EL UNIVERSAL que hay una serie de medidas judiciales que deben ser adoptadas por el Tribunal Quinto de Sentencia Penal de Narcoactividad y delitos contra el Ambiente, que funciona en la capital guatemalteca y es la siguiente instancia ante la que Duarte tiene que comparecer.

 

Tras su arresto provisional con fines de extradición a solicitud de México el sábado anterior aproximadamente a las 20:00 horas locales (21:00 en el centro de México) en el Hotel La Riviera de Atitlán, en el municipio de Panajachel, una localidad turística del departamento de Sololá a unos 140 kilómetros al suroccidente de esta ciudad, se esperaba que Duarte acudiera este lunes a una citación en el Tribunal. Duarte estuvo seis meses en una fuga, en una huida que inició el 14 de octubre de 2016.

 

Sin embargo, el papeleo continúa y el ex gobernador todavía sigue sin acudir a esa dependencia judicial que opera en la torre de tribunales de esta capital. “Desconocemos los detalles de la citación que debe de hacer el Tribunal”, admitió la fuente del Ministerio Público.

 

Las previsiones judiciales indicaron que Duarte debía comenzar hoy una primera etapa formal de 60 días que determinará si se aligera o se retrasa su proceso de extradición a México.

 

El ex gobernador fue trasladado antenoche desde Panajachel, a unos 140 kilómetros al suroccidente de esta ciudad, a Matamoros, una cárcel en un cuartel militar de esta capital a la que llegó cerca de las 02:30 horas de ayer, en un viaje por tierra en una patrulla guatemalteca.

 

Marcado por la lentitud, el eventual traslado de Duarte a suelo mexicano para que enfrente los presuntos delitos de los que se le acusa y que habría cometido durante su gestión como gobernador de Veracruz, de 2010 a 2016, está sometido al tratado de extradición entre México y Guatemala.

 

Luego de la petición planteada el sábado en la mañana por el gobierno de México a la cancillería de Guatemala, para la detención provisional con fines de extradición, la solicitud fue remitida a la Fiscalía y a la Policía Nacional Civil (PNC) y al Juzgado de Primera Instancia de Turno del departamento de Guatemala.

 

Duarte fue localizado en el hotel por autoridades mexicanas de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Policía Federal y guatemaltecas de la PNC y la Fiscalía. Al ser notificado por teléfono a su habitación por un agente mexicano de que se confirmó plenamente que es el ex gobernador, el político aceptó salir del cuarto y dirigirse a la recepción del hotel para entregarse.

 

Después de ser capturado, se le presentó ante el Juzgado, que le notificó los motivos de la detención y ordenó remitirle a Matamoros. Se prevé que la Corte Suprema de Justicia de Guatemala pida hoy a la cancillería que informe oficialmente a México, por medio de su embajada en esta ciudad, sobre el arresto, con lo que se abre el plazo de 60 días para que el gobierno mexicano haga la solicitud formal de extradición.

 

De inmediato seguirá una fase de entrega de la petición de México a cancillería para remitirla a la Fiscalía y empiece el análisis para determinar si se autoriza, con lo que seguiría una etapa de notificación y otra de la extradición.

 

La AIC y la PGR confirmaron ayer que Duarte ingresó a Guatemala al menos desde la primera quincena de noviembre de 2016 y que entró por tierra de México hacia suelo guatemalteco. Las sospechas apuntaron a que, en compañía de su esposa, Karime Macías, el político penetró a Guatemala por alguno de los múltiples puntos ciegos de la frontera con México.

 

Ambas dependencias federales mexicanas aseguraron, en conferencia de prensa ayer en esta capital, que Duarte dispuso de un aparato logístico de vehículos, aviones, inmuebles, dinero y otros instrumentos para esconderse y movilizarse en esta nación.

 

 

cg

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS