“No se escogió a lo mejor en el Comité anticorrupción”

Réplica
José Luis Juan Caballero Ochoa, Cynthia Patricia Cantero Pacheco, Juan Pardinas, María Elena Morera, Pedro Salazar Ugarte, Edna Jaimes Treviño, Viridiana Ríos Contreras, Sergio López Ayllón y Antonio Carlos Gómez Espiñeira. (CORTESÍA)
12/04/2017
02:02
Antonio Carlos Gómez Espiñeira
-A +A

Señor Director:

A través de esta carta quisiera compartirle algunos comentarios respecto a la información publicada sobre mi persona el pasado 10 de abril de 2017, en su prestigiado medio de comunicación, específicamente dentro la columna editorial Bajo Reserva, en el apartado El Contador “Mudo”.

Tengo el honor de ser contador público certificado, profesión que he desempeñado durante más de 42 años y que he sido distinguido para ser Presidente del Colegio de Contadores Públicos de México, A.C.; del Instituto Mexicano de Contadores Públicos A.C., de la Academia Mexicana de Auditoría Integral y al Desempeño, A.C. y actualmente presido la Asociación Interamericana de Contabilidad a nivel internacional. Mi experiencia como auditor externo de entidades públicas designado principalmente por la Secretaría de la Función Pública, me permite conocer los temas de que se ocupa el Sistema Nacional Anticorrupción y sus necesidades para un adecuado funcionamiento, por lo que cuento con la capacidad y experiencia profesional; así como con la calidad moral para formar parte de la Comisión de Selección del SNA.

Como Contador Público, considero que el Comité de Participación Ciudadana (CPC), en sus atribuciones de dar seguimiento al funcionamiento del SNA, el cual es presidido también por el Presidente del CPC, el cual está integrado, entre otras instituciones, por la Auditoría Superior de la Federación y la Secretaría de la Función Pública, debió haber incluido entre sus filas a personajes con experiencia en la labor de auditoría pública, pues precisamente es el inadecuado manejo de recursos públicos una de las principales formas de corrupción. Le comento que la mayoría de los actos de corrupción son detectados por Contadores Públicos que ejercen funciones de fiscalización en las instituciones antes señaladas, por lo que era necesario haber incorporado a un profesionista con estas capacidades para dar seguimiento a las funciones del SNA, lo que obviamente incluye darle seguimiento a cada una de las instituciones que lo integran y en mi muy personal opinión con personas que le dedicaran tiempo completo al combate de este importante flagelo que es la corrupción.

La situación descrita en el párrafo anterior fue dada a conocer a todos los integrantes de la Comisión de Selección del CPC, en las sesiones que llevamos a cabo los integrantes de la Comisión de Selección en las instalaciones del CIDE en días previos a la designación final de los integrantes al CPC, máxime cuando entre los finalistas había un destacado auditor externo, con más de 30 años de experiencia en los temas de Auditoría Pública y había sustentado una de las mejores entrevistas de entre los 15 finalistas. Por lo que aclaro que nunca permanecí “mudo” como lo señala su columna, en referencia a lo que le señalaron algunos de mis compañeros de la Comisión de Selección, según ellos “su pequeña, pero consideran muy importante observación”, respecto a que avalé y de que nunca manifesté ningún desacuerdo.

Mi actuación dentro del grupo de trabajo nunca presentó consignas y se mantuvo apegada al respeto a los resultados de las evaluaciones de los aspirantes, esperando con esta premisa que el producto final para el CPC fuera el listado de los ciudadanos mejor calificados para el puesto.

Bajo la mencionada premisa, y como integrante de la Comisión de Selección, puedo asegurar que los nombres que integraron finalmente el CPC no fueron en su totalidad los que ocuparon los cinco primeros lugares del ranking, resultado de la evaluación de los expedientes y de las entrevistas.

Sin apuntar en lo personal hacia posibles conflictos de interés de algún miembro de la Comisión de Selección en la designación del CPC, ya que hay hechos que han sido de mi conocimiento con posterioridad a la integración del mismo, como se ha venido manejando en los últimos días en los medios de comunicación, también creo que es mi obligación como mexicano, que participó en este proceso con el único interés de buscar a las mejores mexicanas y mexicanos en los temas de que se ocupa el SNA, con independencia y objetividad, sin pertenecer a ninguna organización o grupo, sin recomendar a ningún participante y ser el único que no conocía a ninguno de los otros integrantes de la Comisión de Selección, destacar las mencionadas situaciones y asegurar que, a pesar de que creo en los procesos democráticos y en la voluntad de las mayorías, nunca manifesté mi beneplácito con las decisiones que se oficializaron el pasado lunes 30 de enero de 2017. Como prueba de ello le anexo una fotografía de dicho evento, donde claramente se manifiesta lo anterior.

Quiero dejar en claro que no es mi objetivo con estos comentarios afectar o debilitar el naciente Sistema Nacional Anticorrupción; por el contrario, creo en la formación de una estructura que permita a los ciudadanos construir un mejor país.

Agradezco de antemano su apoyo para publicar en sus páginas las líneas contenidas en esta misiva.

 

C.P.C. Antonio Carlos Gómez Espiñeira

Integrante de la Comisión de Selección del SNA

 

COMPROMISO CON LA PRECISIÓN

[email protected]

EL UNIVERSAL da la bienvenida a sus observaciones sobre errores o imprecisiones.

TAGS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS