Necesario, unificar izquierdas para 2018: Muñoz Ledo

Un candidato independiente sólo serviría al PRI, afirma; no es un asunto de nombres, sino de sumas políticas, dice el ex embajador ante la Unión Europea
Porfirio Muñoz Ledo, ex embajador ante la Unión Europea (BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
30/03/2017
03:10
Ricardo Gómez
-A +A

[email protected]

Porfirio Muñoz Ledo urge a conformar un bloque de todas las izquierdas en torno a un único candidato a la Presidencia de la República, por los métodos de selección que se estimen pertinentes.

En entrevista con EL UNIVERSAL, luego de que el pasado sábado se realizó la reunión nacional de Por México Hoy, Muñoz Ledo advierte que inició la cuenta regresiva para un cambio.

Acepta que el movimiento debe tener un candidato a la Presidencia, pero sobre todo se busca “la unidad independiente de todas las fuerzas de izquierda y democráticas.

“Hemos sido explícitos en el sentido de que necesitamos una nueva mayoría social y una nueva mayoría política, esto sería imposible incluso divisorio si no nos unimos todas las fuerzas nacionalistas y progresistas del país, lo demás es utopía o encubrimiento del divisionismo, o peor aún, hacerle el juego, aún involuntariamente, a los propósitos del régimen que pretende pulverizar a las oposiciones”, expresa.

Muñoz Ledo adelanta que de no concretarse el bloque democrático, vendrán la pérdida de la soberanía y de la identidad nacional.

¿A dónde va la organización Por México Hoy?

—Tuvimos un encuentro excepcional del movimiento, que nació hace unos años como recordatorio del gran impulso ciudadano que estuvo a punto de cambiar al país: la corriente democrática. Existimos en nuestro mismo propósito, un cambio radical de la orientación política y económica del país y, sobre todo, que esto pudiera ser consagrado en una nueva Constitución.

Hemos sido explícitos en el sentido de que necesitamos una nueva mayoría social y una nueva mayoría política, esto sería imposible, incluso divisorio, si no nos unimos todas las fuerzas nacionalistas y progresistas del país.

Lo demás es utopía o encubrimiento del divisionismo, o peor aún, hacerle el juego, aún involuntariamente, a los propósitos del régimen, que pretende pulverizar a las oposiciones.

Esta nueva forma de vislumbrar, de vivir la política en México, puede tener un derrotero electoral necesariamente, ¿o cómo lo están planeando?

—Necesariamente lo tiene, si en Por México Hoy se empezó a hablar de elecciones, desde luego que en los medios oficialistas se dijo que queremos un candidato independiente, esto no es cierto, queremos la unidad independiente de todas las fuerzas de izquierda y democráticas.

Yo no le llamo propósito de unidad, porque es una palabra degradada por el PRI, es un disfraz a la sumisión política, ni siquiera unidad.

Porque unidad desde un propósito de unión, porque es una expresión estadounidense, yo le llamo “movimiento federalista”, en el que quepamos todas las fuerzas y todas las tendencias que estamos en contra del derrumbe del país y de entregar los intereses al extranjero, es un movimiento que debe ser apoyado por la sociedad, de carácter reflexivo y dialogante, pero no servil, necesitamos debatir los términos de nuestro proyecto, es menester de aproximaciones políticas serias entre todas las fuerzas de la izquierda y de la sociedad, respeto mutuo y elaboración de una plataforma de coincidencias ideológicas.

Ahora, una vez definido este andamiaje ideológico, ¿podrían arropar a algún aspirante a la Presidencia en las elecciones de 2018?

—Necesariamente tendrá que haber un candidato a la Presidencia...

Emanado de este movimiento...

—Emanado de todas las fuerzas progresistas del país, tomando en cuenta las tendencias evidentes de la opinión pública.

¿Qué nombres podrían empezarse a decantar?

—No es de nombres, no es una cuestión de nombres, es una cuestión de sumas políticas, ideológicas y aritméticas. Claro, se dijo que dentro de este movimiento puede haber candidatos que se presenten por diversos partidos, lo que es obvio, porque estoy hablando de una Federación, una especie de masonerías, digamos, con propósitos claros o de —perdóname que lo diga— Opus Patriae, al contrario del Opus Dei, el equivalente al Opus Dei, pero no se trata de romper la unidad, estamos en días muy difíciles, la primera de las acciones de esta federación, que en los hechos se está dando, es la defensa de la construcción de la ciudad, esta es la frontera entre el pasado y el futuro, las fuerzas más regresivas del país encabezadas por el propio gobierno de [Enrique] Peña Nieto, están tratando de nulificar los avances, la construcción.

El llamado de Por México Hoy es al mismo tiempo un llamado a la defensa de la construcción de la ciudad, ¿si no con qué cara y con qué armas vamos a proponer una nueva construcción para el país?

¿En este frente caben todos?

—Cabemos todos los partidos, cabemos absolutamente todos, como lo vimos en el constituyente, en la que se armó un bloque de izquierda con aliados democráticos, sobre todo del PAN, de Movimiento Ciudadano, para no hablar de otros, en que logramos la constitución más avanzada del país. Tenemos que repetir a nivel nacional lo que hemos hecho en la escala de la Ciudad de México, sino no hay esperanza, sin la Suprema Corte de Justicia de la Nación no hay esperanza para un cambio, elimina, vulnera gravemente los principios de la Constitución local, perdón, ¿a qué estamos jugando?

Entonces, ¿la defensa de la Constitución de la Ciudad de México es parte de éste…?

—Es la clave, es la clave, lo dijo Miguel Concha, para la defensa o la posibilidad o la viabilidad de un cambio político en el país, se llama Por México Hoy, porque es de actuar en este momento, en este año, si este año no se consagran en leyes y luego en reformas constitucionales los pactos convus, se acabó la posibilidad de un país independiente.

Es la línea, estamos ya con la cuenta regresiva para poder hacerlo.

—Estamos con la cuenta regresiva, es México hoy, no mañana, claro que hay la gran esperanza en los jóvenes, fue excepcional la participación de las nuevas generaciones, pero tienen que entender estos muchachos entusiastas que tienen que actuar ahora, porque si no van a acabar en el Estadio Azteca como acabaron los jóvenes torturados en el estadio de Santiago de Chile en la época de Pinochet, y luego apertura. Así como una alianza de mujeres, creciente, de todos los partidos para imponer la agenda de las mujeres, tiene que haber una alianza de todos los jóvenes, de todos los partidos unidos y sociales para imponer su propia agenda.

¿Qué temas de usted son prioritarios en esta agenda que se pretende construir?

—Aquí hay un equilibrio, ¿cuál es la columna vertebral del acuerdo político entre las izquierdas?, ¡El proyecto constitucional! Es el proyecto de país, de qué gobierno queremos parlamentario, presidencialista, esto surgió mucho durante el debate del federalismo, el tema del municipalismo, de los derechos humanos, del combate a la corrupción y a la forma del Poder Judicial de una política exterior de Estado y, sobre todo, el de la devolución del poder a los ciudadano, de todas las formas de participación de la ciudadanía en la toma de las decisiones públicas.

¿Andrés Manuel López Obrador está incluido para este llamado?

—Obviamente están incluidas todas las fuerzas de izquierda y progresistas. Es obvio, deberían estar incluidas, si no esto se va a ver como una maniobra divisionista que va a ser votada por el régimen.

¿Usted le haría el llamado a Andrés Manuel López Obrador?

—No, yo no llamo a nadie, porque no tengo personalidad para eso. Yo creo que es un conjunto de acercamientos políticos, una red de acercamientos políticos, una artesanía de relaciones y, sobre todo, un proyecto que todos podamos compartir.

Permítame la figura retórica, ¿es como ir armando el coche, un último modelo para que el que sea el aspirante se suba a ese coche armado, pintado y con todo lo necesario para esta carrera electoral de 2018…?

—Yo no lo compararía con un coche, yo lo compararía con una suerte de movimiento social, se trata de que la sociedad recupere el poder. Evidentemente cualquier llamado a la división de las izquierdas, cualquier imaginería en torno a un candidato independiente sólo sirve a los intereses del PRI.

¿El país ya no aguanta seguir bajo este esquema en el que estamos?

—No aguanta ni siquiera meses, viene la renegociación del TLCAN, quieren parar la reforma del Distrito Federal, porque afecta muchos de los capítulos que ellos quieren entregar en colaboración con Estados Unidos y de las leyes y reformas que quieren imponer.

Fui senador, voté en contra el TLCAN y sufrimos 27 reformas legislativas para adaptar la legislación mexicana a la de Estados Unidos, ellos no cambiaron un solo reglamento, entonces estamos en vísperas de un golpe de fuerza en el país, de un pacto de sumisión con la Unión Americana. Toda maniobra divisionista da la espalda a la enorme y urgente necesidad de defendernos frente al desastre, frente al precipicio.

¿Cuál considera que es el riesgo de no generar este cambio, esta plataforma ideológica que dé vida a un nuevo partido?

—Obviamente todas las izquierdas deberían tener un solo candidato a la Presidencia de la República, por los métodos de selección que se estimen pertinentes.

¿Ese sería el ideal?

—No es el ideal, es una necesidad nacional de sobrevivencia.

Y el riesgo de no concretar este gran proyecto de cambio en el país, ¿cuál es el riesgo?

—La pérdida de la soberanía y de la identidad nacional.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS